Jorge Cruz: "La final será para alquilar balcón"

El técnico del Cali dice que hace un par de fechas los daban por eliminados, pero que no se puede subestimar a un club con tanta historia.

Sea cual sea su posición en la tabla, el Deportivo Cali es un rival que siempre genera respeto. Incluso en tiempos de crisis ningún equipo se atreve a pronosticar una victoria ante los verdiblancos, así como su actual entrenador, Jorge Cruz, no les permite a sus jugadores tirar la toalla antes de tiempo. Se encargó del plantel en la quinta fecha, cuando no había sumado ningún punto, y lo primero que les dijo a sus muchachos fue “hay que dar la pelea hasta el final”.

Y eso es lo que está haciendo el Cali. De los últimos 10 juegos ganó seis, empató dos y perdió dos. Marcó 13 goles y recibió 10. Lleva 20 puntos, los mismos del octavo, y decidirá su clasificación en los duelos contra América, Santa Fe, Júnior y Huila.

Y aunque la prioridad del estratega vallecaucano, exjugador de Cali, Quindío, Tolima y Cúcuta, es meterse entre los ocho y disputar el título, no se atormenta pensando en su futuro. Lo que sí quiere es dejar huella en el club, así como lo hizo en el primer semestre del año pasado, cuando además de conseguir buenos resultados, consolidó a varios jugadores de las divisiones menores verdiblancas, como Michael Ortega, Carlos Lizarazo, Luis Fernando Muriel, Andrés Escobar, Fabián Castillo y Gustavo Cuéllar, entre otros.

¿Cuál ha sido la clave de la recuperación de su equipo?

Pues el trabajo, la credibilidad que tienen los futbolistas en nuestra filosofía de juego y la unión, el apoyo de toda le gente del club, desde el presidente hasta el último de los colaboradores. Teníamos la certeza de contar con un grupo suficiente para hacer cosas mejores que las que se estaban haciendo.

¿Qué faltaba antes?

Yo no califico el trabajo del profesor Jaime de la Pava, ni más faltaba. Simplemente tomamos el proceso que él traía, lo evaluamos y tratamos de potencializarlo, de implementarle nuestra idea, porque este es un cuerpo técnico diferente.

¿Pero con la presión de los resultados no temió asumir semejante ‘papa caliente’?

Lo primero era tratar de que el equipo expresara alegría, buen juego, que es el estilo del Cali, pero lógicamente sabiendo que no había suficiente tiempo, porque tocaba empezar a sumar.

Y lo hizo: 20 puntos en 10 fechas.

El grupo comenzó a reaccionar y ha ido mejorando poco a poco. Es una utopía pensar que uno cambia todo de la noche a la mañana, así que toca ir de a poquitos. Implementar algunos conceptos y ya, mantener la base.

Igual que el año pasado...

Pero el equipo que tomé en el primer semestre de 2010 tenía más veteranos, más recorrido. Eran casi todos jugadores con experiencia y dos o tres muchachos. Ahora es diferente, hay más jóvenes y cuatro o cinco mayores, lo que hace todo más difícil, porque hay muchos futbolistas en etapa de aprendizaje, aunque siempre he pensado que ya son profesionales y como tales deben responder.

¿Le han respondido los veteranos, como Gonzalo Martínez, Gabriel Fernández y Diego Álvarez?

Son buenos futbolistas y buenos líderes, nos han ayudado a encaminar bien a los muchachos, a demostrarles que llegar al Cali no es sólo ponerse la camiseta, que hay otro tipo de responsabilidades. Ellos han ayudado a armar un grupo de amigos, alegre, eso se siente.

¿Le gusta cómo juega su equipo?

Por momentos jugamos bien, pero en realidad sacar resultados y jugar bonito es difícil. Por momentos se logra, pero las estadísticas presionan y condicionan mucho. Eso sí, siempre tratamos de mantener los marcadores a favor jugando, no colgándonos de un arco.

¿La victoria ante Equidad, el sábado, los mantuvo con opciones?

Equidad es un equipo muy complicado, venía de líder, con un técnico que admiro mucho, Alexis García. Pero sabíamos que si no ganábamos estábamos prácticamente eliminados, así que había que darlo todo, porque tenemos nómina para estar entre los ocho.

¿Se ve clasificado?

Estamos pensando en el día a día y no en lo que pasará dentro de dos o tres fechas. Ahora nos preocupa el clásico ante América, en el que seguramente habrá lleno en nuestro estadio y ganando abriríamos mucho más la puerta para la siguiente fase.

¿Y luego se las verán con Santa Fe, Júnior y Huila?

Duro. Santa Fe se ha recuperado, Júnior reacciona en cualquier momento y el Huila es un equipo peligroso desde hace varios años.

¿Eso significaría su continuidad en el cargo?

Yo pienso más a largo plazo, no estoy desesperado por ser técnico en propiedad, lo que pretendo realmente es dejar huella en el club, formar muchos jugadores en las divisiones menores y consolidar una verdadera infraestructura, dejarle algo bueno.

¿Entonces qué pasará con usted al final del torneo?

No lo sé, sinceramente. Ahora me preocupa clasificar al Cali, más adelante ya veremos qué pasa, acá o en otro lado, ya llegará el momento para preocuparme por eso.

¿Cómo le ha parecido el torneo?

Muy lindo. Algunas fechas atrás los entendidos decían que ya estaban definidos los ocho clasificados y vea cómo se puso esto. El final del torneo será para alquilar balcón. Los de arriba no han tenido la suficiente regularidad para consolidarse y los que vienen de atrás, entre ellos nosotros, vienen empujando duro. Tolima nos lleva apenas cuatro puntos y Millonarios, que ha hecho un gran torneo, sólo tres.

¿Qué equipo le ha llamado la atención?

Desde hace rato me encanta lo que hace el Tolima, un equipo muy creado a la europea, por su base de jugadores y una filosofía de juego colectivo, pero sin olvidar las raíces del fútbol de acá. Esa es la idea que me gusta a mí y que estoy tratando de implementar en el Cali.

¿Y ve algún favorito?

Lo que pasa es que con el nuevo sistema cualquier cosa puede pasar en los enfrentamientos directos, pero lo claro es que el torneo está muy parejo y no hay un favorito al título.