Juan Carlos Osorio: "Aprendimos la lección en Copa"

El equipo de Manizales recibirá el miércoles a Cruzeiro de Brasil, por el partido de ida de los octavos de Libertadores.

A sus 21 años, Juan Carlos Osorio Arbeláez decidió dejar la camiseta del Deportivo Pereira —esa que se enfundó como volante creativo en la década de los ochenta— y probar suerte en Estados Unidos. En piso americano se convirtió en un hombre de temple, disciplina y compromiso, virtudes que con decoro ha demostrado en los equipos que ha dirigido: Chicago Fire, New York Red Bulls, de EE.UU., y Millonarios y Once Caldas.

Calificativos que le han servido a este técnico nacido hace 49 años en Santa Rosa de Cabal, (Risaralda) para superar duros escollos en su vida y en el fútbol. Así como tuvo que oficiar como obrero de construcción, en Manizales por ejemplo, salió campeón en diciembre pasado tras haber estado en la cuerda floja, y hoy es protagonista en todos los torneos que juega el blanco-blanco en medio de la crisis económica por la que pasan el club y el fútbol colombiano.

El hombre de la libreta logró clasificar a su equipo, para sorpresa de muchos, a los octavos de Copa Libertadores (recibirá el miércoles a Cruzeiro), para aliviar la crisis, para ilusionar y seguir al frente de su batalla.

¿Una bocanada de oxígeno haber clasificado a octavos de Libertadores?

Sí. Esperemos que lo sea. Pudimos superar un obstáculo que parecía difícil. Y además, esto sirve para aliviar la crisis por la que pasa la institución en el aspecto económico, pues continuando en competencia podremos ayudarle a la junta.

¿Por qué sufrieron tanto para clasificar?

Desafortunadamente perdimos puntos importantes, nos empataron en el final de tres partidos. No pudimos manejar resultados porque este es un equipo joven, sin experiencia en copas internacionales.

¿De ahí su reacción al final del partido en Paraguay?

Cuando uno prepara un partido, lo planifica y tiene estrategia y táctica para ganarlo pero no se puede, es difícil de ocultar tristeza.

¿Ya aprendieron la lección?

Sí, ya aprendimos la lección, al menos eso espero. Que de ahora en adelante ya cada uno asuma sus responsabilidades. De esa forma podremos lograr objetivos.

¿Cómo analiza al Cruzeiro?

Es muy duro, de los mejores en Suramérica. Será muy duro vencerlo, pero espero que los muchachos asuman el compromiso como tal, que rindan en su potencial y así tendremos muchas posibilidades. Queremos seguir contribuyéndole a la junta en la parte económica.

Los hinchas serán fundamentales también para eso...

Definitivamente. Tenemos la esperanza de que, a través de la invitación de ustedes, nos vayan a apoyar al estadio este miércoles y así se seguirá aliviando la situación por la que estamos pasando.

¿Cómo ha afectado la crisis económica del fútbol colombiano al plantel?

Pudo haber influido mucho, pues si a un jugador no le pagan no se le puede exigir de la misma forma. El fútbol colombiano está pasando por un momento coyuntural y es responsabilidad de todos sacarlo adelante: técnicos, árbitros, medios, y definitivamente directivos. A los jugadores se les debe remunerar no sólo de forma apropiada, sino cumplidamente, para así poder exigirles mucho más.

¿Qué propone para que así sea?

Es tiempo de que todos reflexionemos. De proponer proyectos que sean serios, responsables y sobre todo asequibles y viables. En Colombia muchos no lo son y por eso estamos en una crisis.

¿Qué ambiente hay en el plantel tras la posible suspensión que le profirió Coldeportes al club?

Nos preocupa mucho, pero seguimos concentrados y atentos a la parte deportiva. Lo demás, es una pregunta para la junta y la administración.

¿A la falta de pago se debe la irregularidad de Once en el torneo local?

Eso en parte sí influye. Pero además, el fútbol nuestro es inconsistente. En otras ligas del mundo los torneos son de dos o tres equipos. Acá es muy parejo y cualquiera le puede ganar a cualquiera. Siempre hemos dicho que este plantel está en construcción, pues hay jugadores muy jóvenes y por eso nos costó mantener el liderato. Por eso no merecemos ser líderes ahora.

El grupo del año pasado tuvo que pasar por la misma situación económica y fue campeón...

El anterior plantel era muy maduro, con mucha experiencia, en ligas locales e internacionales. Supo manejar esa situación porque tenían uniones conyugales más estables, por ejemplo. Los de ahora son más jóvenes, apenas están empezando, van mejorando mucho. Espero que este año pueda lograr algo similar o hasta mejor que el anterior.

¿Qué significan Wason Rentería y Dayro Moreno en su plantilla?

Son muy importantes, no sólo para el Once sino también para el fútbol colombiano. Tienen potencial para estar en la selección, para jugar en cualquier liga del mundo. Espero que estén en su mejor nivel para afrontar el nuevo obstáculo en Copa Libertadores y los torneos locales, en donde pelearemos por los primeros puestos.

¿Se arrepiente de no haber ido a dirigir a Honduras?

Cumplí con mi palabra, aunque me hayan incumplido. Fue muy dura la decisión, pero ya está tomada. Tengo que seguir trabajando a cabalidad para poder dirigir alguna vez algún seleccionado, ese es mi sueño.

¿Están contados sus días en Manizales entonces?

No lo sé, por ahora concentraré todas mis energías para lograr que este equipo dé batalla en los tres torneos.