La construcción de Sarmiento

El Grupo Aval hizo oficial la donación de 400 apartamentos que serán entregados a familias afectadas por el invierno.

Vivienda, una de las “necesidades más sentidas” que tienen cerca de dos millones de  colombianos quienes, a causa del cambio climático, las inundaciones y la poca planificación de las Corporaciones Autónomas Regionales,  perdieron sus casas y todo lo que en ellas habían construido.

Con la edificación  del proyecto de vivienda Miradores de Usme, ubicado en el sur de Bogotá, 400 familias y 1.500 personas encontrarán un techo en terrenos apropiados  para este fin, lejos de las inundaciones, rodeados por grandes zonas verdes  y en un sitio con fácil acceso al transporte público. Colombia Humanitaria se encargará del proceso de selección de las familias.

Este es el aporte que el Grupo Aval hace al país y a los damnificados por el invierno, y que consta de una inversión de $18.000 millones. Miradores de Usme será entregado el 21 de diciembre de este año y será construido en un lote de 16.735 metros cuadrados que fue adquirido a Metrovivienda –entidad del Distrito que promueve la vivienda de interés social–. De la totalidad del área del proyecto, 7.500 metros cuadrados  serán destinados  para zonas verdes y de recreación. Cada apartamento constará de 54,7 metros cuadrados y tendrá un valor de $42,5 millones. También habrá espacio para 102  parqueaderos.       

En diciembre del año pasado, el presidente  Juan Manuel Santos y María Clemencia Rodríguez, primera dama de la Nación, convocaron a los más grandes empresarios colombianos para que propusieran soluciones a la problemática a la que se enfrentaría el país pasados los días de invierno y agua.

Acudiendo a este llamado, Luis Carlos Sarmiento Angulo, presidente de la junta directiva del Grupo Aval, el 7 de diciembre de 2010 anunció la donación de 15.000 millones al programa Colombia Humanitaria. Sarmiento Angulo explicó:  “en primera instancia íbamos a donar el dinero, pero decidimos que es mejor entregar un producto terminado y aprovechamos la experiencia que tenemos en construcción” También agregó: “Yo mismo  seré el vigilante de la obra”.

Ayer, en el acto simbólico en el que se puso la primera piedra del proyecto, se oficializó la donación, la cual pasó a ser de $18.000 millones. Durante el evento, el presidente Santos,  entre chiste y chanza, le pidió a Sarmiento Angulo: si “ le queda tiempo, le pido que sea el vigilante de ciertas obras del país que no han sido entregadas. Yo confío en la calidad de esta gran obra, y en nombre de los 3,7 millones de colombianos afectados por el invierno, le doy las gracias”. Santos anotó que con esta donación el presidente de la junta directiva del Grupo Aval se convertía en  el mayor contribuyente del país.