La dinastía que se transformó en leyenda

En la madrugada del domingo se conocieron los ganadores del Festival de la Leyenda Vallenata, que en su versión 44 coronó a este virtuoso exponente del acordeón.

Mientras su hermano, Ovidio, se las ingeniaba para arreglar los acordeones, Almes Granados no tenía que hacer mucho esfuerzo para perforar las ollas de su mamá. Su intención era hacer más fuerte la dinastía de su apellido asentado desde hace varios años en el corregimiento de Mariangola, en Valledupar. Pero lo quería hacer desde un ángulo distinto al del tradicional instrumento de fuelle y lo intentó con la caja. Practicó de tal manera que sus manos se volvieron expertas en la sonora actividad de la percusión y todo ese proceso le sirvió para abonar el camino hacia lo que, en realidad, sería su destino.

Al verlo sobre las tarimas aficionadas en las diversas provincias caribeñas pocos lograban sustraerse de asociar su figura con la de Alejo Durán. Almes Granados es alto, corpulento y durante la velada final del Festival en Valladupar pasada la 1 de la mañana del domingo dio una razón más para confirmar que su sobrenombre de ‘El negro grande del vallenato’, es mucho más que un apodo.

De sus 52 años, 30 Granados los ha transitado al lado del acordeón. Comenzó ayudándole a su hermano a probar todos los instrumentos que le llegaban al taller, luego optó por participar en todos los festivales folclóricos, obteniendo lugares destacados. Incluso, el año pasado se quedó con el primer puesto en un evento en la Sierra Nevada, realizado en homenaje a la población desplazada de la Guajira.

Para su participación en el Festival de la Leyenda Vallenata, que este año cumplió su edición 44, este artista interpretó el merengue ‘El malherido’, de Leandro Díaz; el paseo ‘El pobrecito’, original de Ovidio Granados; la puya ‘Los parecidos’, una creación de Andrés Emilio Beleño, y el son ‘El soncito’, de Calixto Ochoa. Con estas versiones, Aldes Granados no sólo sacó a flote su casta musical para quedarse con la corona en el certamen sino que quiso hacerles un homenaje especial a dos de las leyendas vivientes del folclor del Caribe: Lorenzo Morales y Leandro Díaz.

El recién coronado ‘Rey Profesional’ estuvo acompañado por su hermano Adelmo ‘Memo’ Granados en la caja y Reynaldo Ortiz en la guacharaca, y al finalizar su participación expresó lo siguiente: “Dentro de los proyectos que tengo están los 18 temas que vienen incluidos en un trabajo musical, sólo falta darle los últimos retoques y definir la fecha para el lanzamiento de este álbum que hicimos preservando las raíces del vallenato”.

Es un hecho que Granados ya no piensa en alterar las ollas de su mamá. Su pasado como cajero quedó bien atrás y ahora estará concentrado en exhibir su corona y lo va a hacer con orgullo, como toda su dinastía.

Cuadro real en Valledupar

Categoría Profesional
1. Almes Granados.
2. Fernando Rangel.
3.  Manuel Vega.

Rey Aficionado
Jairo Andrés De La Osa (Barrancabermeja).

Rey Infantil
José Camilo Mugno Pinzón (12 años). José Jairo Alejandro Acosta (caja) y Luís Gabriel
Acosta (guacharaca).

Rey Juvenil
Camilo Andrés Carvajal. Alejandro Marrugo (caja) y Breiner Gutiérrez (guacharaca).

Rey de la Piqueria   
William Felizzola.

Canción Inédita
‘Ciegos nosotros’.