La encrucijada de Mockus

La versión de que el profesor estaría interesado en aspirar a la Alcaldía de Bogotá toma fuerza.

Cada vez suena con más fuerza el rumor de que tras las duras críticas de Antanas Mockus, en contra de cualquier acuerdo del Partido de la U con la campaña de Enrique Peñalosa estaría, además de sus convicciones, su deseo por participar en las elecciones por la Alcaldía de Bogotá.

Pese a que el vocero de los Verdes, Luis Eduardo Garzón, insista en que nadie es el dueño del partido, ni más importante que el otro, algunos consideran a Mockus como la figura más representativa entre los exalcaldes, quien además ha demostrado que su electorado está en la capital del país.

Basta con echar un vistazo a su trayectoria política. Logró ser alcalde de Bogotá entre 1995 y 1997 con la estrategia de impulsar la cultura ciudadana. Al darse cuenta del éxito de su gestión, renunció en 1997 para lanzarse a las elecciones presidenciales de 1998, pero perdió y les pidió perdón a los capitalinos. En 2000 volvió a aspirar a la Alcaldía de Bogotá, como en una especie de segunda oportunidad, y los ciudadanos volvieron a elegirlo.

Todavía con su deseo de llegar a la Presidencia, en 2006 Mockus volvió a insistir representando a la Alianza Social Indígena, sin tener éxito. En 2010 se midió en una consulta con Enrique Peñalosa y Garzón, en la que ganó con sobrada ventaja. Al ser nombrado oficialmente candidato, a pesar de su gran crecimiento en las encuestas, su favoritismo no se reflejó al final en las urnas.

En enero, cuando era casi un hecho que Peñalosa sería el candidato verde para la Alcaldía de Bogotá, apareció Mockus diciendo que no descartaba su postulación a este cargo. Después de muchas tensiones y de que se alcanzara a contemplar la realización de una consulta interna para decidir entre los dos aspirantes, Mockus dio un paso al costado y anunció el respaldo a su compañero.

En medio de los insistentes coqueteos del expresidente Álvaro Uribe a la campaña de Peñalosa, Mockus manifestó su inconformismo con este hecho y esta semana llegó a invitarlo a marcharse para la U. Peñalosa se ha defendiendo y le recordó a su copartidario que hace un año le dijo a Uribe que él también podía cuidarle sus tres “huevitos”, es decir, la seguridad democrática, la confianza inversionanista y la cohesión social.

Desde otros partidos, el senador de la U Armando Benedetti aseguró que lo que Mockus busca es ser candidato: “Intuyo que si Mockus le dice a Enrique Peñalosa que escoja entre Uribe y él, lo que en realidad le está queriendo decir es que él o su esposa quieren ser candidatos a la Alcaldía de Bogotá”.

Para la investigadora en temas electorales de la Universidad del Rosario, Beatriz Franco, “en política nada es imposible. Uno no puede decir si (Mockus) se va a lanzar o no. Todos los políticos dicen en principio que no quieren y después todo cambia”.

Sin embargo, Franco cree que Mockus sí es una figura y que por eso reclama su liderazgo, pero el liderazgo no debe ser una persona sino un partido, por eso no hay que imponer a como dé lugar el punto de vista de una sola persona. “Él es un demócrata, no debe imponer y puede personificar el sentimiento de muchas personas, pero debe ver cómo equilibrar eso sin imponer”.

Pero mientras en los verdes se enfrentan entre sí, dicen que algunos de sus colaborares han buscado acercamiento con las Autoridades Indígenas de Colombia  para que Mockus sea candidato en Bogotá.

Uno de los congresistas más cercanos al profesor, el senador John Sudarsky, consideró que la versión de dicho acercamiento es una hipótesis que, aunque está en el imaginario de la colectividad, no se está considerando, pero aclaró que llegar a tal situación “depende del comportamiento de las partes, eso impulsaría la posibilidad de una candidatura. Para irnos del partido tenemos restricciones por ser parte de la bancada verde y son temas que habrá que mirar. Hay que dejar que la cabeza se enfríe para tomar una decisión”.

La representante a la Cámara Ángela Robledo sostuvo que no ha escuchado hablar que Mockus esté haciendo consultas con otros partidos o que esté contemplando la posibilidad de aspirar a la Alcaldía. “En su momento yo le envié una carta a Antanas planteándole la posibilidad de que el Partido Verde hiciera una consulta popular para escoger su carta para la Alcaldía, tal como lo hicimos para la Presidencia, eso hubiera enriquecido mucho al partido. Pero ahora la realidad es otra, está Peñalosa, y lo importante es hacer un trabajo desde lo programático, presentarles respuestas a los ciudadanos y escuchar sus necesidades. Con la voz de los tenores no basta”, concluyó.

Temas relacionados