A la espera de un 'salvavidas'

Mientras el Gobierno colombiano es optimista frente a la consolidación de un tratado comercial con EE.UU., necesita que ese país le renueve pronto las preferencias arancelarias para no afectar a los sectores productivos.

Luego de que ayer se destrabó una rencilla entre los republicanos y la Casa Blanca que consistía en no dar luz verde a la renovación del programa de Asistencia de Ajuste al Comercio (TAA por sus siglas en inglés) como parte del proceso para impulsar los acuerdos comerciales con Colombia, Panamá y Corea del Sur, el Gobierno colombiano manifestó su optimismo frente a la aprobación del TLC, pero pidió que se que se renueven las preferencias arancelarias (Atpdea) para que los productos nacionales ingresen al mercado estadounidense mientras se consolida el proceso que desde 2006 viene en camino.

Sergio Díaz-Granados, ministro de Comercio, Industria y Turismo manifestó que el país necesita la renovación del Aptdea como puente “mientras se aprueba el tratado definitivamente y se implementa”. Consideró que aunque la relación comercial del país con Estados Unidos está llena de sobresaltos –como la reciente suspensión de las preferencias arancelarias–, se podría esperar que durante el primer año de vigencia del acuerdo bilateral ingresen al país US$1.500 millones a US$2.000 millones más como resultado del crecimiento de las exportaciones.

Según Washington, de entrar en vigencia el tratado, las exportaciones hacia Colombia aumentarían US$1.000 millones. Pese al cálculo del Ministro de Comercio, Industria y Turismo, las ventas colombianas no tendrían mayor variación según Estados Unidos debido a que el 90% están cubiertas por el Atpdea.

Díaz-Granados explicó que luego de finalizado el pulso entre la Casa Blanca y los republicanos, vendrá la fase de aprobación (a cargo del Congreso de EE.UU.) e implementación del Tratado. “Del lado colombiano, las tareas se cumplieron de forma que la aprobación podría tardar 90 días una vez inicie el proceso de implementación”, manifestó el funcionario.

El Ministro dijo que luego de éste paso, viene la fase de implementación del Acuerdo que “es preparar las correspondencias y una serie de decretos para ponerlo en funcionamiento” y aseguró que esto tardaría entre 10 y 12 meses. Agregó que cuando el acuerdo comercial quede en pie, el Producto Interno Bruto (PIB) del país puede estar creciendo 0,6% a 0,8% más del aumento registrado actualmente. Agregó que la producción de confecciones, frutas, alimentos, plásticos y manufacturas se vería impulsada con la aprobación del TLC.

Saúl Pineda, director del Centro de Competitividad de la Universidad del Rosario, consideró que las proyecciones del Gobierno en relación al incremento de las exportaciones son muy optimistas. “No se puede esperar que por la sola ratificación del  Tratado se vayan a aumentar las exportaciones. Mucho más ahora donde el 94% de las exportaciones son tradicionales (carbón, flores y café)”.

El académico consideró que el Gobierno debería ser más prudente con sus proyecciones y aseguró que el TLC es un proceso de desgravación arancelaria que toma tiempo, lo cual también implica la necesidad de optimizar el sistema productivo.

A su vez, el director ejecutivo de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero, dijo que para el sector textilero es muy importante la consolidación del TLC debido a que los aranceles para que estos productos ingresen a Estados Unidos están superando el 18%. “Tenemos una oportunidad importante”, dijo el directivo. 
 

Temas relacionados

 

últimas noticias