A la espera del río Bogotá

Los esfuerzos hechos durante las últimas semanas por evacuar las aguas al interior de la Capital y en los municipios que limitan con el afluente, podrían ser borrados durante las próximas horas.

Después de semanas en que el Ejército, la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca, la Gobernación de Cundinamarca, las comunidades afectadas y demás organismos de emergencia han luchado por evacuar las aguas del desbordado río Bogotá que ha inundado sus terrenos, el afluente amenaza con provocar más tragedias. La creciente originada por las fuertes lluvias desde el pasado sábado llegará a estas zonas y podría empeorar las inundaciones existentes.

La CAR de Cundinamarca advirtió a los pobladores ribereños sobre el riesgo y pidió evacuar las viviendas en cuanto se solicite. Sin embargo, la actual ola invernal ha demostrado que el arraigo de los habitantes a su territorio puede provocar tragedias mayores. El Ideam recomienda que autoridades y alcaldías agilicen la evacuación en los puntos más críticos y permanezcan atentos a los informes hidrológicos.

Aunque la creciente ocasionada el sábado por las fuertes lluvias en el Páramo de Guacheneque (donde nace el río Bogotá), ha reportado un descenso después de pasar por Sesquilé, con 70 metros cúbicos, y llegar a Tocancipá, con 40 metros cúbicos, esto no implica una disminución en el riesgo, puesto que el río ya está desbordado y cualquier aumento en su caudal incrementará las inundaciones.

El último reporte del Ideam pone en alerta roja la cuenca alta del río Bogotá, que va desde su nacimiento en el municipio de Villapinzón hasta las zonas bajas, que son los municipios de Cajicá, Chía y Cota donde más de 600 hectáreas de terreno están inundadas, hay alrededor de 100 familias afectadas y pérdidas millonarias en predios agrícolas y ganaderos.

Villapinzón es actualmente el municipio con mayores consecuencias en Cundinamarca. Más de cien viviendas quedaron destruidas después de la avalancha provocada por la creciente del río Bogotá el pasado sábado. Cerca de 50 casas tendrán que ser reubicadas por hallarse en zonas de alto riesgo. Los recursos para adelantar una relocalización serán solicitados al Gobierno Nacional, a través de la Gobernación de Cudinamarca y, según informó el alcalde del municipio, Germán García, alcanzarían los dos mil millones de pesos. En dos albergues temporales del pueblo se reubicaron 30 familias que perdieron sus hogares, mientras que otras 900 personas intentan reconstruir el pueblo y esperan que el río no se les venga encima otra vez. La Dirección de Gestión del Riesgo envió 10 carpas, 80 mercados, 80 kits de aseo, 80 kits de cocina, 250 colchonetas y 250 sobrecamas para ayudar provisionalmente a los afectados.

En alerta roja también están las zonas de la cuenca media del río Bogotá por donde corren algunos de sus afluentes como los ríos Juan Amarillo, San Francisco, Fucha, Tunjuelo y Balsillas. Las zonas de la cuenca media donde podrían provocarse mayores inundaciones son Funza, Mosquera, Bogotá y el municipio de Soacha.

El invierno también golpea el resto del país. En el departamento de Santander hubo un deslizamiento en la vía Bucaramanga – Barrancabemeja, dejando un muerto, un desaparecido y cuatro heridos. Más de 50 casas de los municipios de Piedecuesta y San Miguel, en el mismo departamento, presentan agrietamientos severos y corren peligro de colapsar, además la creciente de la quebrada La Miel podría provocar una avalancha que pone en riesgo a 2 mil habitantes de estas zonas. En el barrio San Cristóbal, del municipio de Piedecuesta, ya colapsaron 15 viviendas. En el departamento del Magdalena hay 45 barrios inundados y 7.900 familias afectadas. Las cifras indican que la ola invernal durante 2011 ha dejado 120 muertos y 1400 viviendas destruidas.

Lo preocupante es que, aunque el Ideam pronosticó que el invierno dará una tregua durante los próximos días, agregó que para el fin de semana volverán las fuertes lluvias. El agua no da tiempo suficiente para hacer el trámite de recursos y activar planes de evacuación y relocalización.

Temas relacionados
últimas noticias

Rescatan "mono aullador" en Bogotá

A ahorrar gas mientras se supera la crisis