La estrategia del general Yesid Vásquez

El comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá trabaja en fortalecer la Policía Judicial, el Escuadrón Especial de Reacción y la relación con la comunidad para neutralizar la delincuencia en Medellín.

Desde enero de este año el general Yesid Vásquez Prada tomó el mando de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, venía de Bucaramanga, una ciudad tranquila que en nada se parece a Medellín. Los retos para enfrentar la criminalidad son grandes y para eso tiene listas tres estrategias que espera le den resultados a corto plazo: fortalecimiento de la Policía Judicial, el Escuadrón Especial de Reacción y el acercamiento con la comunidad, punto este último que ha facilitado el desarme de varios combos delincuenciales.

¿Qué ha hecho para contrarrestar las bandas que delinquen en Medellín?

Fortalecí algunos grupos de investigación, por ejemplo para el caso de los homicidios porque la impunidad es bastante alta, así que trajimos algunos investigadores y hemos podido aumentar las capturas y los procesos de investigación.

¿Eso qué ha permitido?

Tenemos procesos fortalecidos, pues hemos venido mirando que son tan contundentes las pruebas, que los delincuentes han tenido que reconocer su culpa y colaborar inclusive con las autoridades. También hemos podido rebajar cifras: hoy tenemos 226 homicidios menos en el Área Metropolitana y 146 menos en Medellín respecto al año pasado. Aún son muchos muertos, pero estamos trabajando para seguir bajando los índices de homicidios.

¿De cuántos capturados estamos hablando?

Tenemos cerca de 500 miembros de combos capturados y judicializados porque las pruebas han sido contundentes.

¿Y qué pasa con el microtráfico de drogas?

Hemos fortalecido el grupo de estupefacientes para enfrentar a los combos en Medellín y el Valle de Aburrá, lo que nos ha permitido incautar este año 10,2 toneladas de estupefacientes entre cocaína, base de coca y marihuana. El año pasado llegamos a 6,1 toneladas. Además, hemos encontrado 11 laboratorios rurales y urbanos en el Área Metropolitana, así como cultivos hidropónicos de marihuana que tiene muy buena comercialización y que se puede producir en cualquier patio de una casa. En el centro de la ciudad hallamos 94 casas de vicio y capturamos a 1.117 personas por fabricación, tráfico, comercialización o posesión y consumo callejero de estupefacientes.

Hay un tema muy de moda y es el robo de celulares, ¿están atacando este delito?

Para el hurto a celulares diseñamos una estrategia para el centro de la ciudad y otros sectores, que se traduce en la incautación de 5.159 aparatos, la más alta del país, y hemos iniciado procesos por receptación.

¿Qué más se va a hacer para atacar la delincuencia?

Este año la Alcaldía, la Gobernación y el Gobierno Nacional le van a entregar a Medellín el laboratorio de policía judicial mejor dotado tecnológicamente en todo el país. Además, nos fortalecimos con más motos de alto cilindraje, en las que 120 de nuestros hombres refuerzan las reacciones especiales en la ciudad.

Pasando a otro asunto, ¿cómo enfrentar las asonadas en los barrios?, a ustedes les han quitado los delincuentes de las manos.

Hay una debilidad. Cuando recibimos la información de un delincuente que estamos buscando y tiene orden de captura y que hay que irlo a arrestar porque tiene un arma, llegamos y lo cogemos en flagrancia. Ahí es cuando se presentan estos casos. Cuando son operativos para hacer allanamientos pedimos el acompañamiento de la Personería y la Procuraduría y hemos podido minimizar estos hechos. Tuvimos una dificultad hace unos días en el sectores de La Sierra con alias El Rolo, que tenía muy bien adiestrado a un grupo de la comunidad, entre ellos su familia y a unos muchachos a los que les pagaba, al punto que nos atacaron hasta con granadas en tres ocasiones y hemos tenido policías lesionados, pero por fortuna logramos su captura en junio pasado.

¿Y cómo enfrentar esto?

Creo que ahí no es mostrar fuerza contra fuerza, tenemos que pensar en una estrategia de acercamiento más notorio con los habitantes de estos sitios con policía comunitaria, es lo que estamos pensando, incluso concientizar a la comunidad que si no van a contribuir para sacar a estos delincuentes de sus madrigueras, el esfuerzo que hacemos para judicializarlos no será suficiente.

¿Una campaña de concientización puerta a puerta?

Exactamente, hemos podido hablar con algunas madres que nos han dicho que prefieren que su hijo esté en la cárcel a verlo muerto y nos han ayudado en las capturas. Hemos ido a hacer operativos en la ciudad sin problemas, pero estos hechos de asonadas se registran en La Sierra, la Comuna 13 y el Limonar 1 y 2.