La estrategia del infractor

Justo en una de las épocas en que más viajan los colombianos y en medio del caos vial por el invierno, los conductores cesaron labores por cuatro horas como protesta contra los comparendos por ruido y otras infracciones en carretera.

Ya es costumbre que los gremios de conductores inmovilicen sus vehículos cada vez que no están de acuerdo con alguna medida.

Hace apenas una semana, los taxistas informaron que están programando un paro para el 26 de abril con el fin de que se les condonen las deudas por comparendos impuestos antes de 2006 y los bogotanos todavía recuerdan  el colapso vial en la capital en los primeros días de febrero por cuenta del paro de camioneros en contra de la eliminación de la tabla de fletes.

Esta vez los protagonistas de una nueva manifestación fueron los conductores de la Terminal de Transportes de Bogotá, quienes entraron en cólera ayer cuando se disponían a iniciar sus recorridos habituales en plena época vacacional y se encontraron con una sorpresa: comparendos por tener vidrios polarizados, cornetas y señales luminosas intermitentes  (licuadoras), entre otros accesorios prohibidos.

Los operativos de control sólo empezaron a regir desde el lunes en el lugar con el fin de evitar incidentes en época de Semana Santa, cuando debido al gran flujo de pasajeros aumenta el riesgo de accidentes en las carreteras.

Cerca de 40.000 pasajeros que salen en un día normal de Semana Santa desde la Terminal de Transportes estuvieron a punto de perder sus viajes debido al bloqueo que desde las 10:00 a.m. iniciaron alrededor de 300 conductores, quienes pedían la presencia inmediata del director de la Policía de Tránsito, general Rodolfo Palomino.

La exigencia funcionó. En una de las temporadas en las que más viajan los colombianos y cuando las carreteras del país están en caos por la temporada invernal, las autoridades no podían permitir un bloqueo de ésta índole y los conductores lo sabían. En menos de dos  horas llegó el general a escucharlos.

Varios de los manifestantes aseguraron que no conocían las restricciones contempladas en el Código Nacional de Tránsito desde agosto de 2002, pero el coronel Juan Francisco Peláez, subcomandante de la Policía de Tránsito de Bogotá, quien también llegó a resolver el bloqueo, fue tajante al respecto: “No conocer una norma no es justificación para violarla”.

Para atenuar el malestar de los transportadores por los comparendos emitidos, el general Palomino aceptó analizar la posibilidad de eliminarlos y agregó que se realizará una evaluación técnica con el fin de determinar la pertinencia de los accesorios.

Y es que el incidente puso de manifiesto la pugna por la conveniencia de estos elementos. Los encargados de llevar a los bogotanos a diferentes destinos del país por tierra insisten en que cada uno de estos objetos es útil en carretera. “La luz intermitente ha salvado muchas vidas, es indispensable cuando hay neblina y poca visibilidad”, dice molesto un conductor de la empresa Coonorte con un comparendo en sus manos.

En cuanto al uso de la corneta, el general logró que los conductores se comprometieran a usarla únicamente en zonas poco habitadas y en situaciones extremas. También aseveró que se va a evaluar el número de personas que pueden ir de pie en los trayectos sin poner en riesgo su seguridad.

Otro de los compromisos del general Palomino fue la creación de una oficina de quejas y reclamos para los conductores en las instalaciones de la Terminal y aumentar las medidas de control para los transportadores piratas que actualmente prestan el servició en el lugar sin contar con el aval legal.

El coronel Bejarano, encargado de la seguridad de la Terminal de Transporte, señaló que continuarán las revisiones técnico-mecánicas habituales, que tampoco son bien recibidas por los conductores.

De haberse extendido el paro habrían sido afectados alrededor de 500.000 pasajeros presupuestados para época de Semana Santa. Aunque el lunes llegaron a un acuerdo con el general Palomino, los conductores no descartan la posibilidad de hacer un paro de gran magnitud al final del mes si no se revisan las medidas.

Una vez más el mal hábito de hacer paros y bloqueos para evitar sanciones funcionó.

Operativos de  tránsito

Como  parte  de  una  alianza  entre  la  Policía  Nacional,  la Empresa de Acueducto de Bogotá,  el Fopae y el Cuerpo Oficial de Bomberos,  el lunes comenzaron unos operativos especiales en los ingresos y salidas  de  la  ciudad,   para  atender  cualquier emergencia que se pueda presentar  durante la Semana Santa, como consecuencia del incremento de las lluvias. Igualmente,  se  ubicarán  Puntos  Especiales en la Autopista Norte,  en la Autopista  Sur a la entrada de Soacha, en la Calle 13 y en la vía al Llano, donde  habrá  maquinaria  y  motobombas  listas  para  apoyar  a  las autoridades de tránsito en caso de urgencias.

 

últimas noticias

Los retos para una Bogotá nocturna