La extinción de los cigarrillos al menudeo

A partir de este jueves está prohibida la publicidad alusiva a este producto y su venta por unidad. Los tenderos y venderos ambulantes se oponen.

Este es el perfil del fumador colombiano: el 52% compra a diario cigarrillos, el 91% lo hace en tiendas de barrio, el 22% confiesa que consume por necesidad y el 19% por gusto; y, para terminar, el 48% los adquiere al menudeo (cifras de Raddar). Esta última costumbre será erradicada desde hoy, cuando empiezan a regir las últimas disposiciones de la Ley 1335 de 2009, que prohíben la venta del tabaco por unidad, la publicidad alusiva a este producto y los patrocinios de eventos culturales y deportivos al amparo de marcas tabacaleras. La misma ley ya había prohibido el consumo de cigarrillo en sitios públicos cerrados.

En las últimas semanas, Fenalco y Coltabaco recorrieron 22 ciudades y 801 municipios del país para explicarles las reglas del juego a los comercializadores y productores, retiraron cerca de 1.616 avisos exteriores, y recordaron que también a partir de hoy empiezan a ser obligatorias las nuevas cajetillas con advertencias sanitarias. “Los comerciantes podrán continuar vendiendo las cajetillas que lleven advertencias sanitarias del período anterior hasta que se agoten sus inventarios”, explicó el gerente de Fenaltiendas, Juan Ernesto Parra.

El no consumo de tabaco es una lucha internacional en cabeza de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que argumenta esta misión con cifras como éstas: este año morirán seis millones de personas en el mundo por males asociados al cigarrillo. Si los gobiernos no toman medidas más radicales, para 2030 las víctimas mortales alcanzarán los 8 millones anuales. En Colombia, las cifras oficiales hablan de 25.000 muertes al año, principalmente por cáncer y enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

La lucha de la OMS está focalizada en el Convenio Marco para el Control del Tabaco, que fue ratificado en 2003 y firmado por 172 países, entre ellos Colombia. El último parte de esta organización señala que sólo 19 naciones están obligando a productores y comercializadores a imprimir en los paquetes imágenes sobre los efectos de consumir cigarrillo y 31 prohiben fumar en lugares públicos.

Aunque apenas hoy empiezan a regir estas estrictas medidas en Colombia, ya se están escuchando las voces en contra, lideradas por los pequeños comerciantes y vendedores ambulantes que viven de la venta al menudeo (Fenalco estima que los tenderos perderán entre 600 mil y un millón y medio de pesos al mes). Para hacerle frente a la medida algunas tabacaleras están estudiando el formato de cajetillas de cinco unidades.

Temas relacionados
últimas noticias