La furia del río Bogotá

La creciente súbita que comenzó en el nacimiento del río, en Villapinzón, es una de las más altas de la historia.

La tragedia de Villapinzón prendió las alarmas de las autoridades. Luego de que la creciente del río Bogotá provocara la madrugada del sábado una avalancha que arrasó con más de 100 viviendas de ese municipio cundinamarqués, los organismos de emergencia declararon la alerta roja en por lo menos ocho poblaciones del departamento que podrían ser gravemente afectados por el caudal del afluente.

Tan crítica es la situación en Villapinzón, que el presidente Juan Manuel Santos había agendado  una visita a la zona para evaluar los daños ocasionados por la avalancha y ofrecer ayudas a los cerca de 500 damnificados. Sin embargo, según explicó en su cuenta de Twitter, las difíciles condiciones climáticas no le permitieron viajar al municipio. “El mal tiempo nos impidió llegar a Villapinzón para acompañar a afectados por el invierno. Por fortuna, ayuda humanitaria llegó desde ayer”, escribió el mandatario.

Y es que  las intensas lluvias que caen desde la noche del viernes en el páramo de Guacheneque, lugar de nacimiento del río, provocaron un preocupante aumento en la creciente, con un caudal de más de 60 metros cúbicos por segundo.

Por eso los organismos de emergencia mantienen especial vigilancia en los municipios de la cuenca. La emergencia también afecta a Tocancipá, Gachancipá, Chocontá, Sopó, Chía (donde también se desbordó el río Frío), Cajicá y Suesca, por donde pasará  hoy la creciente del río.

“Con funcionarios de la Corporación Autónoma Regional estamos realizando monitoreos constantes para saber en qué zonas se podrían presentar más inundaciones”, explicó Jaime Matíz, director de la Oficina de Atención de Emergencias de Cundinamarca.

Otra difícil situación se registra en la laguna de Fúquene, en dónde las fuertes lluvias produjeron nuevos incrementos en el nivel de sus aguas. De acuerdo con la Red Hidrometeorológica de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), el nivel de precipitación en la vereda El Triángulo, sitio de nacimiento del río Lenguazaque, fue de 62 milímetros, lo que provocó una creciente que superó sus niveles históricos.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias