'La gente ya está cansada de Mockus': Carlos Fernando Galán

Entrevista con el candidato a la Alcaldía de Bogotá por Cambio Radical.

La más reciente encuesta de Cifras y Conceptos lo ubica en el tercer lugar de la intención de voto de los bogotanos para llegar a la Alcaldía en las elecciones de octubre. Y en esta entrevista con El Espectador, Carlos Fernando Galán, el aspirante de Cambio Radical, muestra su faceta de político aguerrido porque, en medio de sus propuestas de ciudad —como por ejemplo que el metro debe ir por la Avenida Caracas—, lanza pullas para todos lados.

Dice, entre otras cosas, que tras la alianza de Peñalosa con el expresidente Uribe, los verdes cayeron en aquello de que el fin justifica los medios; que la gente ya está cansada de Mockus y quiere renovación; que Petro tiene un techo; que Gina Parody se parece a Uribe cuando quiere aplicar microgerencia en la administración de Bogotá y que hay sectores liberales que siguen al lado de la administración de Samuel Moreno.

¿Cómo ve la campaña, viendo que en la más reciente encuesta ya Petro le gana a Peñalosa y usted es tercero?

Estamos muy contentos. Hemos recogido muchas inquietudes de todos los habitantes de la ciudad y hemos hecho recorridos para ir alimentando el plan de gobierno que vamos a presentar. La encuesta refleja que los bogotanos quieren renovación, acabar con la corrupción y que la ciudad piense no sólo en resolver la problemática que nos afecta hoy sino en sembrar las bases de la ciudad del futuro.

¿Le sorprendió ver a Petro punteando?

No porque él viene de ser candidato presidencial y todavía está en la mente de los ciudadanos. Además, salió del Polo Democrático denunciando la corrupción en la Administración Distrital, sumándose a las denuncias que yo ya había hecho, y eso le da credenciales de transparencia.

O sea que Petro le robó el protagonismo en lo de las denuncias sobre el carrusel de la corrupción...

Eso no es de nadie. Yo denuncie antes que él, pero me parece bueno que haya salido como miembro del Polo Democrático, como alguien que trabajó de la mano con Clara López –que fue su fórmula vicepresidencial–, a ratificarlo. Es más, creo que o lo va a afectar en la campaña porque todo apunta a que amplios sectores del Polo, que han gobernado con Samuel Moreno, ahora quieren acompañarlo.

¿Entonces Petro se desinfla?

Creo que tiene un techo, producto de un negativo alto que le he visto en las encuestas. Y creo que le va a caer en parte la responsabilidad de estar rodeado de personas que viene  del Polo y que han gobernado con Samuel Morenos estos años. Yo percibo en sectores del Polo que tienen la intención de acompañarlo y ya veremos si él es rechaza por completo esos apoyos.  

Hay quienes lo ven como el candidato revelación y quien podría inclinar la balanza de cara al futuro, pensando en alianzas...

Yo he dicho que no descarto alianzas, pero tiene que ser sobre la base de ser coherentes en la visión de ciudad y coincidir en la manera de hacer política. Tenemos que ponernos de acuerdo eventualmente en qué hay que hacer en Bogotá. Si no hay coincidencia en esos dos temas, me parece un error hacer una alianza porque sería como que el fin justifica los medios.

¿Y esa alianza tendría que ser en torno a su candidatura?


Si uno está dispuesto a abrir la posibilidad de alianzas no puede poner ese requisito, pero yo aspiro a estar  en posición de ser quien lidere esa alianza.

¿Dicha alianza podría ser con Peñalosa, teniendo en cuenta que entre ustedes existe cierta afinidad política?

Respeto al doctor Peñalosa, creo que le aportó mucho a la ciudad, pero me parece que se equivoca al aliarse con sectores que precisamente han gobernado en estos años y han permitido que suceda lo que ha sucedido con la crisis que está viviendo Bogotá. Es un error y para mí sería imposible aliarme con esos mismos sectores.

¿Es un error entonces aliarse con el expresidente Uribe?

Con el Partido de la U y con algunos sectores de ese partido que han trabajado con  la administración de Samuel Moreno y que han permitido que suceda lo que ha sucedido con el carrusel de la contratación.

La alianza con Uribe ¿le suma o le resta a Peñalosa?

Es más lo que le resta. El Partido Verde surgió como una iniciativa para rechazar la corrupción y que en el gobierno del presidente Uribe se había conformado una especie de creencia de que lo importante era obtener resultados sin importar a qué costo. Y lo que están haciendo los verdes al aliarse con la U es replicar eso que sucedió en el pasado y ratificar que para ellos el fin justifica los medios.

¿Será verdad eso de que Peñalosa es buen gobernante pero mal candidato?


Pues él mismo lo ha dicho, pero dice también haber aprendido y vamos a ver si lo demuestra en esta campaña, que hasta ahora está empezando.

¿Qué pasó con lo de hacer una consulta interpartidista con David Luna, el candidato liberal?


No descarto una alianza en el futuro con él, pero creo que tiene que ser sobre la base de los elementos que ya he mencionado. Hasta ahora se están comenzando a dar debates sobre lo que ha pasado en la ciudad y lo que hay que hacer. Y me preocupa que haya sectores liberales que han seguido acompañando a Samuel Moreno.

Hay sectores del mismo liberalismo que le han dado la espalda a Luna y dicen que nada que despega...

Creo que él ha hecho un trabajo muy serio y disciplinado, que es una persona que conoce bien la ciudad y no descarto que se vuelva una figura importante en esta campaña.

¿Con qué candidato cree que tiene afinidad?


Con David Luna porque, a pesar de que hay sectores liberales que no han estado en la misma tónica, sí lo he visto como crítico serio de la administración de Samuel Moreno.

¿Con Gina Parody no hay afinidad?

Comparto su manera de hacer política en el sentido de que es una persona honesta y transparente, pero no comparto su rechazo a hacer equipo. Bogotá necesita hoy no sólo un alcalde sino un equipo y cuando uno dice que uno mismo va a hacer absolutamente todo, cierra muchas puertas.

¿Es como la microgerencia del expresidente Uribe?


Es un poco volver a qué así como el presidente hacia todo, ahora que el alcalde haga todo. Y vemos con los escándalos de corrupción que se están destapando del gobierno pasado, lo que puede producir esa microgerencia. No podemos cometer el mismo error en Bogotá. Aquí hay que hacer equipo y fortalecer la institucionalidad. Es clave que Bogotá tenga un aparato estatal y un servicio civil moderno, eficiente y capaz. Porque logros por parte de un alcalde, como una especie de mesías,  serán muy frágiles y no van a garantizar permanencia en el tiempo. Eso fue lo que nos pasó antes. Bogotá tuvo posibilidades, se volvió referente en muchos temas, pero fue muy débil, llegó otro gobierno y en cuatro años acabó prácticamente con todo porque eran logros débiles alcanzados alrededor de figuras y no de procesos colectivos.

¿A quién o quiénes se refiere cuando dice que hay liberales que han seguido acompañando a Samuel Moreno?

Entiendo que Yuri Chillán es liberal y él hace parte todavía de la administración del Polo.

Se está viendo que la tendencia es a una polarización entre Peñalosa y Petro ¿se podría pensar en una alianza entre usted, Luna, Gina Parody y otros?

No creo que esté definido que vaya a haber polarización. Y si se da, será negativo porque ello lleva a que la gente vote en contra de un candidato. Por el menos malo, dirán. Bogotá ya ha cometido ese error en el pasado y no podemos repetirlo. Por eso es importante que las propuestas se expresen y que la gente vote por el que más le gusta.

¿Cómo cambia el escenario la posible llegada de Antanas Mockus como candidato?

En mi opinión, golpea a Peñalosa porque Mockus viene de los verdes. Pero creo que la gente ya está cansada, Mockus ya fue alcalde dos veces, tuvo su oportunidad y Bogotá necesita no solamente aprender de esos logros del pasado –que fueron frágiles– sino plantear y sentar bases para la ciudad del futuro. Necesitamos innovar y que no sean los mismos de siempre.

Hay quienes dicen que el debate se ha centrado en movilidad y corrupción y que hay otros temas prioritarios que están olvidados...

Todos los temas son prioritarios y la gente está esperando propuestas serias. Hay temas clave para mí como el empleo y cómo garantizamos que la ciudad cree las condiciones que permitan una actividad económica que verdaderamente genere trabajo. También tenemos que garantizar que los logros sociales del pasado –como los comedores comunitarios o los avances en educación– se consoliden y den el siguiente paso, es decir pasar de la política asistencialista a la de emprendimiento. Que las personas que han recibido el apoyo del Estado ahora tengan el impulso para tener su propio proyecto productivo.

¿Cuándo se va a conocer su plan de Gobierno?


He venido discutiendo mis propuestas en los diferentes escenarios, como los medios de comunicación. La propuesta completa y el plan de gobierno que hemos fortalecido en las localidades y directamente con la ciudadanía, lo vamos a presentar en la última semana de julio, antes de la inscripción de la candidatura.

¿Por dónde debe ir la primera línea del metro?

Por la Caracas, que es la columna vertebral de Bogotá y el escenario perfecto para generar proyectos de renovación urbana. Es el corredor de mayor demanda y siempre lo será y podemos aprovechar la infraestructura de Transmileno que está allí y trasladarla a otro sector de la ciudad que requiera también transporte público masivo. Sería un error si le apostamos a un corredor distinto.

¿Se debe vender la ETB?


Veo al doctor Zambrano, nuevo secretario de Hacienda, decir que van a buscar el endeudamiento por más de un billón de pesos para poder inyectarle esa plata a la ETB. Si para mantener la empresa como propiedad del distrito se requiere endeudarse o quitarle esa plata a otros sectores, como los sociales, estoy en desacuerdo y hay que venderla, garantizando que las ganancias se aprovechen para otros activos de la ciudad, como el metro.

Por cierto, Zambrano sale mencionado varias veces en el testimonio de Germán Olano...

Hay un foco de corrupción en el sector salud. Lo ha dicho Olano y creo que es un siguiente capítulo del carrusel de la contratación. Vamos a ver qué dirán las autoridades, pero yo sí creo que eso de la corrupción en la contratación apenas se está empezando a destapar. Hasta ahora hemos conocido sólo lo que tiene que ver con obras públicas y el presupuesto del Distrito en otros sectores también se ha gastado de manera irregular.

¿Cómo analiza la presencia de Clara López como alcaldesa encargada?

Es más de lo mismo. Ella estuvo no solo al lado de Samuel Moreno como su secretaria de Gobierno sino que como presidenta del Polo lo respaldó y dijo que lo que había era una persecución política y que no había pruebas de irregularidades en la contratación. Sólo cuando la Procuraduría lo suspendió, reaccionó. Ella le incumplió a Bogotá con su actitud y debe responder políticamente por ello.

¿Qué pasó con las denuncias sobre Julio Gómez y su papel en la contratación en Integración Social?


No he sabido nada. Yo presenté unas denuncias en la Procuraduría, la Fiscalía y los demás órganos de control, y espero que eso haga parte de todo ese capítulo que se está investigando para que realmente sepamos quienes participaron en ese carrusel y cuál fue la participación de Julio Gómez.

¿Se ha demorado la Fiscalía se ha demorado en tomar acciones judiciales contra los contratistas?

En  el cartel de la contratación participaron contratistas corruptos, funcionarios públicos y políticos que respaldaban a unos y a otros. Hemos avanzado hasta ahora en algunos funcionarios y queda que se avance en los componentes políticos y cuáles fueron contratistas que participaron en eso. Han sido mencionados Julio Gómez y Emilio Tapia, y hay que investigarlos.

Y también se ha hablado de concejales...

Hay muchos rumores hasta ahora, pero los mismos involucrados en el escándalo han dicho que tuvieron cercanía con miembros del Concejo. Hay que definir cuál fue esa participación y su respaldo, pero a mí sí me llamó mucho la atención que cuando hicimos las denuncias del cartel de la contratación, algunos concejales nos hicieron el debate fue a nosotros.

¿Cree que los bogotanos le van a cobrar al Polo en las próximas elecciones?

Le van a cobrar porque el Polo se presentó como una expresión de izquierda necesaria para la democracia colombiana y como una alternativa a los partidos tradicionales que habían caído en la representación de unos intereses particulares y no de los ciudadanos. Pero por lo que hemos visto  en la administración de Samuel Moreno, cayeron en lo mismo.

¿Sirve llevar el apellido Galán?

Sirve para abrir puertas pero no me van a elegir alcalde por eso. Tengo que demostrar que estoy en capacidad de liderar la ciudad y eso es lo que estoy haciendo en esta campaña.

Otro tema neurálgico es el de la seguridad ¿qué propone?


Primero, nunca habíamos tenido tanta plata como hoy para invertir en seguridad. Se necesita autoridad y liderazgo del alcalde para que haya gestión. Segundo, creo que se necesitan más y mejores policías. No nos sirve de nada coger al ladrón de la calle si no desmontamos la banda completa que está detrás de él. Y no nos sirve desmontar la banda completa si no atacamos el origen del atractivo que tiene el negocio de lo ilegal. Por ejemplo, en el robo de celulares, no sirve de nada atrapar al atracador si no desmontamos la banda y toda la operación ilícita para vender celulares robados. Y la ciudadanía juega también un papel clave porque no puede seguir comprando donde sabe que lo que venden es robado. Tercero, necesitamos tecnología, cámaras de video, aparatos de comunicaciones y fortalecimiento del plan cuadrantes. Y la plata está allí pero no la han invertido bien. Y hay que apoyar a la policía judicial para que las investigaciones sean más efectivas.

¿Cómo es eso de que en Bogotá habría hoy influencia de la guerrilla y los paramilitares?

En el caso de los paramilitares, si nosotros pensamos todavía que fueron una fuerza contra-insurgente, nos quedamos en la teoría de que ya desaparecieron. Pero los paramilitares fueron otra expresión del narcotráfico y lo que he visto en el país es que eso ha tomado un nuevo nombre en las ‘bacrim’, y eso hace presencia en Bogotá, que es un mercado del narcotráfico. Aquí se presenta ese narcomenudeo, como dice la Corporación Arcoiris, en el que interviene también la guerrilla, y hay que desvertebrarlo.

Con metro o sin él, con Transmilenio ¿estamos condenados los bogotanos a los eternos trancones?

No, pero todo depende de que nos sentemos a planear la ciudad a largo plazo y que no sólo apaguemos incendios. Y para planear a largo plazo tenemos que construir un sistema de transporte que cumpla su misión, que sea de total cobertura y de buena calidad. Y tenemos que avanzar en la implementación de medidas que tienen un impacto rápido y a bajo costo en la movilidad, que no se han estudiado a fondo, como un sistema de gestión de tráfico eficiente, una policía de tránsito que actué para generar movilidad y para que las principales intersecciones de la ciudad se muevan. Y tenemos que construir metro, más transmilenios, un tranvía y cables aéreos en algunas zonas como San Cristóbal y Ciudad Bolívar.

Hay una licitación muy millonaria en curso –la de recolección, barrido y limpieza de basuras–  que va a entregar una funcionaria suspendida por la Procuraduría, Miriam Margoth Martínez, suspensión que está hoy en apelación ¿debería la alcaldesa hacerla a un lado?


Esa licitación se necesita porque va a producir un cambio en lo que tiene que ver con las tarifas, pero si me genera mucha duda que no le estemos apostando en serio al reciclaje y que la licitación fue estructurada por una funcionaria cuestionada, en un gobierno cuestionado. Lo que le pido a la doctora Clara López es que congele el proceso mientras que estudia a fondo y convoca a sectores de la academia, de los medios de comunicación y de los mismos órganos de control, para que evalúen si esa licitación es transparente o si los pliegos no fueron amañados, como el mismo Inocencio Meléndez nos ha dicho que sucedió en las obras públicas de Bogotá.

En lo de las irregularidades por la adjudicación de las obras, hay quienes quieren echarle parte de la culpa a ‘Lucho’ Garzón ¿qué piensa?

Su gobierno cometió el error de adjudicar la fase tres de Transmilenio sin los diseños completos. Y por eso ya está respondiendo ante las autoridades. Pero lo extraño fue que nosotros denunciamos que iban a iniciar y que habían iniciado la etapa de preconstrucción y construcción de esa obra y si Samuel Moreno hubiese querido corregir el problema, lo habría podido hacer. Pero no quiso, se inició la obra y eso llevó a los problemas que hemos vistos de sobre costos por más de $500 mil millones, una sesión irregular y un impacto en la demora para los ciudadanos. La gran responsabilidad es de Samuel Moreno. En la administración actual hay corrupción, que es muy distinto a cometer un error de gestión. Samuel Moreno debe pagar por abrirle la puerta a la corrupción.

¿Qué hacer con el IDU?


Hay que reformarlo porque el IDU arranca los proyectos desde una etapa de prefactibilidad, sigue con la factibilidad, los estudios, los diseños, contrata, ejecuta y vigila. Hace todo y eso hay que dividirlo. Debemos tener una agencia que estructure los proyectos, que los madure y los contrate. Y otra que sea la encarga de hacer la revisión de las mismas. Y creo que el cobro y la administración de recursos como el de la valorización lo debe hacer la Secretaría de Hacienda y no el IDU.

¿Su campaña va hasta el final?


Va hasta el final. Voy con el tanque de gasolina lleno a pesar de lo que piensan muchos en esta campaña.

En lo que tiene que ver con el asesinato de su padre ¿cuál va a ser la posición de la familia Galán frente a la Ley de Víctimas?

Nosotros respaldamos la Ley pero no vamos a pedir ninguna reparación. A lo que aspiramos es a que haya justicia y que se conozca la verdad. Ese es el primer paso para una verdadera reconciliación. En nuestro país muchas veces a una madre, lo primero que le preguntan los periodistas frente al cadáver de un hijo asesinado, es si perdona al asesino. Y esa madre dice sí, que está la justicia divina. Pero creo que esa obligación de un perdón sin que sea auténtico, sin que haya un proceso de duelo, sin que haya conocimiento de la verdad, es ficticio. Lo que yo pido es que se haga justicia.

¿Y qué piensa de la manera como se ha desenvuelto el caso, como la captura del general Maza Márquez y todo lo demás?

Se están develando todas esas aristas alrededor del magnicidio, no solamente del narcotráfico –que ya se sabía– sino también de paramilitares y de agentes del Estado. Me preocupa eso sí que la Corte Suprema de Justicia tenga desde hace dos años el caso de Alberto Santofimio Botero en casación y no haya dicho absolutamente nada.

Como víctima frente al magnicidio de su padre

En lo que tiene que ver con el asesinato de su padre, ¿cuál será la posición de la familia Galán frente a la Ley de Víctimas?

Respaldamos la Ley, pero no vamos a pedir ninguna reparación. Lo que queremos es que haya justicia y verdad. Ese es el primer paso para una verdadera reconciliación. En Colombia muchas veces a una madre lo primero que le preguntan los periodistas frente al cadáver de un hijo asesinado es si perdona al asesino. Y dice sí y habla de justicia divina. Pero creo que esa obligación de un perdón sin que sea auténtico, sin un duelo y un conocimiento de la verdad, es ficticia.

¿Y qué piensa de la manera como se ha desenvuelto el caso, como la captura del general Maza Márquez?

Se están develando todas las aristas alrededor del crimen, no sólo del narcotráfico, sino también de paramilitares y agentes del Estado. Me preocupa eso sí que la Corte Suprema tenga desde hace dos años el caso de Alberto Santofimio Botero en casación y no haya dicho absolutamente nada.

Lo que todavía falta por investigar en la contratación

¿Qué pasó con las denuncias sobre Julio Gómez y su papel en la contratación con Integración Social?

No he sabido nada. Yo presenté unas denuncias en la Procuraduría, la Fiscalía y los demás órganos de control, y espero que eso haga parte de todo ese capítulo que se está investigando para que realmente sepamos quiénes participaron en ese carrusel y cuál fue la participación de Julio Gómez.

¿Se ha demorado la Fiscalía en tomar acciones judiciales contra los contratistas?


En  el cartel de la contratación participaron contratistas, funcionarios públicos y políticos que respaldaban a unos y a otros. Hemos avanzado hasta ahora en algunos funcionarios y queda por investigar el componente político y cuáles fueron los contratistas que participaron en eso. Han sido mencionados Julio Gómez y Emilio Tapia, y hay que investigarlos.

¿Y los concejales?


Hay muchos rumores, y algunos implicados han dicho que tuvieron cercanía con miembros del Concejo. A mí sí me llamó mucho la atención que cuando hicimos las denuncias del cartel de la contratación, algunos concejales nos hicieron el debate fue a nosotros.