La Haya aguarda por Ratko Mladic

El exgeneral del Ejército serbobosnio durante la masacre de 8.000 musulmanes en Srebrenica (1995), dice que todo se hizo a sus espaldas.

Después de haber sido detenido el jueves por la policía serbia, el exgeneral Ratko Mladic recibió el fin de semana a su familia en el centro de detención de los tribunales de Belgrado. Su esposa Bolsiljka y sus hijos, Darko y Biljana, salieron de los tribunales con una clara pesadumbre en sus rostros. Al final, los tres transmitirían a los periodistas el mensaje de quien fuera el jefe de su hogar: él no tiene que ver con la masacre que tuvo lugar en Srebrenica en 1995, que dejó a 8.000 musulmanes muertos a manos de soldados serbobosnios.

Mladic, en ese entonces al mando de las tropas, aseguró que él, como general, dio la orden de evacuar a los heridos, mujeres y niños de la zona, y que si después se cometieron actos de barbarie fueron ejecutados a sus espaldas. Es probable que la versión sea mantenida por el llamado ‘Carnicero de los Balcanes’ ante el juez alemán Christoph Flügge, quien lleva el caso en La Haya, en el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY). Cuando sea extraditado esta semana, como el gobierno serbio adelantó que lo hará, tendrá que comparecer ante Flügge, quien le dará la posibilidad de declararse culpable o inocente. De ser condenado, su pena, dicen los expertos, no sería inferior a la cadena perpetua por delitos contra la humanidad y genocidio.

No obstante, basado en las declaraciones previas del exgeneral, el proceso en su contra se prevé complicado, pues a través de uno de sus abogados, Milan Dilparic, anunció que no reconoce al TPIY como una autoridad válida para juzgarlo. Sería la misma actitud asumida también por quien fuera el líder político de los serbobosnios durante la masacre, Radovan Karadzic, detenido en 2008 y quien aún hoy es juzgado.

En este momento, Radko Mladic cuenta con el apoyo de Partido Radical Serbio (SRS), que a través de sus funcionarios convocó a un mitín frente al Parlamento de Belgrado: “La cooperación con el tribunal de La Haya es una política suicida que queremos condenar”, aseguró el vicepresidente del partido, Zoran Krasic, para luego llamar enemigos a  Estados Unidos, el Reino Unido, la OTAN y la Unión Europea.

De otra parte, otro de los abogados de Mladic, Milos Saljic, informó que el estado de salud del excomandante de 69 años se ha agravado. De acuerdo con su versión, las secuelas que han dejado dos infartos cerebrales sufridos en los últimos años —su defendido tiene paralizado el brazo izquierdo— lo hacen “incapaz de hablar sobre su defensa”.

 

últimas noticias