La jugada para no vender la ETB

El hasta ahora secretario de Salud tendrá la misión de detener en el Concejo Distrital la posible venta de la empresa.

El nombramiento del secretario de Salud del Distrito, Héctor Zambrano, como el nuevo secretario de Hacienda, es el cambio estratégico de la alcaldesa Clara López para dar marcha atrás al proyecto de acuerdo que busca la privatización de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y que está en curso en el Concejo Distrital.

Este cambio tendría que ver con la recomendación de la antigua secretaria de Hacienda Beatriz Arbeláez en el sentido de que lo mejor era vender las acciones de la empresa y poner en un CDT lo recaudado, propuesta que además le acarreó su caída del gabinete.

Pese a que la alcaldesa López aceptó por petición del presidente Juan Manuel Santos asumir su  cargo solamente después de que la alcaldesa ad hoc Cristina Plazas radicara el proyecto de venta de la ETB en el Concejo, desde su discurso de posesión el pasado 10 de junio dejó claro que no apoyaría la privatización de ninguna empresa distrital, y lo ha cumplido.

Además de la jugada estratégica que hizo en su gabinete con el fin de impedir la venta de la ETB, López había desautorizado al secretario general del Distrito, Yuri Chillán, por manifestar su apoyo a tal privatización en una carta de respuesta al concejal Jaime Caicedo, en la que el cabildante le pedía a la mandataria buscar la reversa del proyecto.

Aunque Zambrano —quien estaba al frente de la salud del Distrito desde el 2005— le había dicho a El Espectador que la mejor opción para la ciudad era vender las acciones de la empresa y así prevenir una quiebra, opinión compartida por el Gobierno Nacional y varios sectores del Concejo, hoy su posición está en la orilla opuesta.

Contrario a lo que señalaba hace apenas unas semanas, el también presidente de la junta directiva de la ETB asevera convencido que las ventajas competitivas de la empresa, sumadas al número de usuarios, son indicadores de que el Distrito debe mantener su papel preponderante en la compañía.

La idea, según el secretario, es hacer inversiones, acceder a mercados internacionales y buscar recursos para invertir el casi billón de pesos que requiere la ETB en los próximos años. “Hace 15 días se discutía la manera de encontrar esos recursos, por eso una de las salidas era la enajenación de las acciones, hoy sabemos que sí hay capacidad de endeudamiento”, sostiene Zambrano.

Y aunque no descarta la posibilidad de buscar alianzas para algunos servicios, como los de televisión, Zambrano desmiente que su propuesta sea buscar un socio estratégico. No es para menos después de que el Distrito fracasará en esta tarea en 2010, después de invertir más de $200 mil millones sin encontrar ningún socio que le inyectara capital.

La polémica por la venta promete ser aún más candente, debido a que el Gobierno Nacional sigue insistiendo en que la ETB será un bien en desuso si no se vende y que algunos concejales como Felipe Ríos advierten que se convertirá en un elefante blanco que sólo generará pérdidas.

El próximo martes, cuando se retome el debate en el Concejo sobre el tema, el nuevo secretario de Hacienda tendrá la misión de convencer a los concejales de que hay más salidas para la ETB que su privatización.