La megafábrica de grúas abrió

La empresa colombiana, presente en más de diez mercados, apunta a ser líder en la región.

La pequeña empresa inmobiliaria comercial, Imocom, que fundó hace cerca de 60 años el inmigrante suizo Paul Etter, la misma que inició su operación negociando algodón y que con el paso de los años se fue vinculando a la venta de maquinaria, inauguró ayer en Siberia (Cundinamarca) la planta  de diseño y fabricación de grúas de gran tamaño. Una de las más importantes de la región.

Así, entre metales, soldaduras, hierros e ingeniería, con esta factoría Imocom se consolida como una de las 10 empresas líderes en la construcción de sistemas de izaje y puente grúas en todo el mundo.  Así lo señaló el gerente de la división de la Línea de Movimiento de Materiales, Carlos Eduardo Matajira Santos, quien desde hace 17 años está al frente de esta dependencia.

Un negocio de  grúas que Imocom  inició  luego de que el señor Etter y su hijo vieran la necesidad que tenía la industria en equipos de izaje; a partir de allí y con base en las  relaciones y asesorías de  los proveedores de equipos en el exterior, formaron la estructura requerida para incursionar en la fabricación de este tipo  de maquinaria.

Se trata de una empresa de familia que creó la línea de movimiento de materiales, esa misma que  arrancó tímidamente  con seis empleados, los que   luego de capacitarse iniciaron la venta de los sistemas de izajes y puente grúas. La compañía compraba los equipos en Finlandia y  subcontrataba en el país los servicios de montaje y mantenimiento.

Pero la  transformación de la empresa se dio gracias a que sus propietarios identificaron que, si bien eran líderes en la fabricación, tenían muchas fallas que empezaban a generarles problemas con los clientes. “Esa situación nos obligó en el año 2000 a crear la planta para la fabricación de la estructura, lo que nos permitió tener 50% del componente  de la grúa; luego se inició el montaje y el porcentaje de componentes colombianos ya era de 70%”, explica Matajira.

En 2005,  con la  cooperación tecnológica de la empresa española Taim Weser, se inició la construcción del polipasto (componente que permite levantar la carga) que representaba el 30 % de los elementos que le hacían falta a la factoría para completar la producción netamente colombiana.

De esta forma,  tras  la incorporación de tecnología de punta, la compañía hoy está en capacidad de diseñar y fabricar grúas  de más de 300 toneladas, como las que llevan los puentes que construye para el proyecto Hidrosogamoso, de la firma Isagén. Estas grúas tendrán un costo de US$10 millones y serán las más grandes que se hayan instalado en Colombia, con una capacidad para 332 toneladas. Además, la compañía ha participado en la fabricación de equipos para las hidroeléctricas  de Porce III y  El Quimbo.

La planta, que abrió sus puertas ayer, con un área de 4.500 metros cuadrados, está dotada de   equipos automáticos de última generación, lo que le permite desarrollar productos  demandados  en  varios continentes. Así es como la empresa ha fabricado más de 3.000 grúas para el mercado local y latinoamericano, y espera consolidarse no sólo entre las más importantes de la región, sino como la más grande de todas.

El empresario recalca que tras la  alianza con la española  Taim Weser, Imocom está  compitiendo exitosamente en licitaciones internacionales de gran capacidad. Actualmente exporta a  Estados Unidos, México, Venezuela, Perú, Ecuador,  Salvador, República Dominicana y Honduras. También ha realizado envíos hacia mercados no tradicionales, como China y Argelia. Su trabajo también se ve en Costa Rica, en las hidroeléctricas de Cariblanco y Garita.