La OCDE corta por la mitad la proyección del PIB de Japón en 2011

El Producto Interno Bruto (PIB) debería luego "tener un fuerte repunte a partir del tercer trimestre" de este año.

La OCDE cortó por la mitad, a 0,8%, su previsión de crecimiento en 2011 en Japón, golpeado por un sismo y un tsunami, pero aumentó la de 2012, al estimar que la actividad se intensificará en la tercera economía mundial gracias a las obras de reconstrucción.

"El terremoto ocurrió en momentos en que Japón parecía haber encontrado el camino del crecimiento, después de la desaceleración observada a fines de 2010", destacó la Organización para la Coooperación y el Desarollo Económicos (OCDE) en su informe publicado este jueves.

"El impacto inmediato de estos espantosos desastres será importante, y ello más allá de las zonas destruidas por el sismo y el tsunami", estimó la entidad que agrupa a una treintena de países desarrollados.

"No obstante, la experiencia de desastres precedentes en Japón y en los países desarrollados indica que ese choque a corto plazo será seguido por un repunte alentado por los gastos de reconstrucción", agrega.

Por ello, la OCDE considera que el crecimiento de Japón se limitará a 0,8% en 2011 (cuando precedentemente se esperaba un 1,7% ), pero alcanzará a 2,3% en 2012, en vez del 1,3% estimado hasta el presente.

La OCDE calcula en unos 25 billones de yenes (303.000 millones de dólares, 208.000 millones de euros) los daños en las infraestructuras y las construcciones ocasionados por los desastres naturales.

Pero el archipiélago sigue dominado por "muchas incertidumbres", como por ejemplo las que se refieren a "la duración de la penuria de electricidad, a los problemas en la central nuclear de Fukushima y al calendario de gastos públicos para la reconstrucción", señala la OCDE.

Una docena de reactores nucleares dejaron de funcionar desde el sismo del 11 de marzo, afectando el abastecimiento eléctrico de Tokio, una megalópolis de 35 millones de habitantes, motor de la economía nipona.

"Los daños en las industrias de Tohoku (noreste) causaron perturbaciones en las cadenas de aprovisionamiento de industrias estratégicas, sobre todo la automovilística, en Japón y otros países", destaca la OCDE.

Muchas empresas pequeñas que abastecían de repuestos al sector fueron dañadas o destruidas por el sismo de magnitud 9 y el tsunami gigante que arrasó el noreste del país.

A consecuencia de todo ello, el PIB nipón tendrá "una caída importante en el segundo trimestre de 2011, aunque mucho menos importante que el derrumbe de 20% interanual que se produjo tras la quiebra repentina del banco estadounidense Lehman Brothers en septiembre de 2008", indica el informe.

El Producto Interno Bruto (PIB) debería luego "tener un fuerte repunte a partir del tercer trimestre" de este año, gracias al efecto conjugado del aumento del gasto público para las obras de reconstrucción, a las inversiones de empresas obligadas a sustituir su material dañado y a una intensa construcción inmobiliaria para alojar a los sobrevivientes", estima la OCDE.

Pero "la deflación debería persistir", dado que el consumo corre el riesgo de ser inferior al ritmo de la producción hasta fines de 2012.

El PIB japonés se contrajo un 6,3% en 2009, debido a la crisis mundial, y creció un 3,9% en 2010, aunque con un ligero retroceso en el cuarto trimestre debido a una desaceleración del consumo y de las exportaciones.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), en un informe publicado el 11 de abril, rebajó de 1,6% a 1,4% su previsión de crecimiento de Japón en 2011, e indicó que esos datos estaban supeditados a una "fuerte incertidumbre" sobre el impacto económico del sismo y el tsunami. Para 2012, el FMI aumentó su proyección en 0,3 puntos porcentuales, a 2,1%.

Temas relacionados