La otra agenda en el Congreso

Paralelo a los proyectos del Gobierno, los congresistas tienen sus propias propuestas.

Una de las críticas que habitualmente se escuchan en contra de los congresistas es la falta de iniciativa a la hora de la presentación de proyectos de ley. Incluso, los más críticos se atreven a afirmar que el Legislativo perdió por completo su independencia y se ha convertido en un “apéndice” del Gobierno, que sólo se dedica a tramitar la agenda que cada semestre plantea el Ejecutivo y que poco aporta al debate. Sin embargo, a pocos días de iniciado el período 2011-2012 en el Capitolio, parece que el objetivo es revertir esa imagen y ya han sido radicadas más de 20 propuestas de origen legislativo, que se espera inicien trámite en estos días de forma paralela con los proyectos del Gobierno.

El Partido Liberal, uno de los más activos de la era Santos, puso sobre la mesa varios proyectos, tres de ellos bastante llamativos. El primero, explicó Rafael Pardo, director de la colectividad, busca reducir las funciones del presidente en caso de ser reelegido, sobre todo en materia de nombramiento de los encargados de los organismos de control y magistrados de las altas cortes. “Queremos que eso quede claro: si hubiera la reelección de un presidente, que existan mecanismos para que no todo quede en manos del Ejecutivo”, dijo Pardo.

Además, el liberalismo propone la creación de un programa de ahorro subsidiado para que las personas que trabajan en la informalidad tengan una mejor calidad de vida en sus años de vejez y que el Estado tenga la primera opción de compra de terrenos baldíos ubicados en zonas urbanas para desarrollar proyectos de vivienda de interés social.

El Partido Conservador, por su parte, también tiene su agenda propia. El presidente de los azules, senador José Darío Salazar, le dijo a El Espectador que se mantendrá la propuesta de prohibir el aborto sin importar las condiciones. En este sentido, la idea es propiciar el arranque del debate en torno al ya radicado proyecto de acto legislativo que reza: “El derecho a la vida es inviolable, desde la fecundación hasta la muerte natural. No habrá pena de muerte”. De este modo se eliminarían las tres excepciones que planteó la Corte Constitucional para avalar el aborto: cuando el embarazo sea producto de una violación, cuando esté en riesgo la vida de la madre y cuando haya malformaciones en el feto.

Y de otro lado están las propuestas de legisladores como el senador nortesantandereano José Iván Clavijo, quien pretende que se establezca como hora de ingreso de los niños al colegio las 8:00 de la mañana, alargando de este modo la jornada escolar. O el también senador Carlos Ramiro Chavarro, quien ha dicho que radicará un proyecto para promover la pesca, y Jorge Hernando Pedraza, quien cree que el acceso a las nuevas tecnologías debe ser un derecho y le corresponde al Congreso tramitar una ley en ese sentido.

El Partido de la U no se quiere quedar atrás. El senador Juan Lozano, presidente de la colectividad, ya radicó un proyecto que plantea que el aumento del salario mínimo bajo ningún motivo puede ser menor a la inflación. “Esto ha sucedido en varias ocasiones y atenta contra la capacidad adquisitiva de los colombianos”, advierte. Y en materia laboral, el representante Libardo García propone volver al régimen de 2002, cuando la jornada diurna era entre las 6:00 de la mañana y las 6:00 de la tarde, por lo que después de dicho horario se tendrían que pagar horas extras.

Roy Barreras, senador de la U, considera que la reforma a la Ley de Justicia y Paz no da espera e insistió en la necesidad de un nuevo marco legal que permita el sometimiento a la justicia de todos los grupos violentos. “Mantenemos comunicación permanente con el Gobierno sobre estos asuntos y esperamos concertar esta iniciativa. Pero si el Gobierno no se anima, la Comisión de Paz del Senado presentará estos proyectos”, indicó. Asimismo, anunció que presentará un proyecto que aumente el impuesto al consumo de cigarrillos.

La senadora Dilian Francisca Toro presentará un proyecto de ley que busca endurecer las penas para los padres de familia que maltraten a los niños, el cual, agregó, cuenta con el respaldo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. También a favor de los menores, la senadora Claudia Wilches propone las “cunas de vida para recién nacidos”, que buscan la atención oportuna de los neonatos: “El objetivo es adecuar, en un plazo de cinco años, en todos los hospitales y clínicas públicas y privadas del país, un sitio especial para proteger del abandono físico a los bebés menores de seis meses”.

La bancada del movimiento MIRA también tiene varias propuestas. Una de ellas es implementar una política nacional que regule la restricción al tránsito de vehículos a través del pico y placa nacional. Y para pensionados de bajos ingresos proponen crear cuentas de ahorro social que no generen cobro de la cuota de manejo, retiros y consultas de saldo.

Por el lado del Polo Democrático, el senador Alexánder López ya prendió la mecha al presentar una iniciativa que busca acabar con la reelección presidencial porque, en su criterio, “acabó con los pesos y contrapesos, generó grandes descompensaciones en el momento de elegir órganos de control y, en materia de participación en política, fue evidente lo que ocurrió con el expresidente Uribe: sus ministros y funcionarios compraron congresistas para lograr la reelección”.

Y ni qué decir de la propuesta de la senadora Gilma Jiménez, del Partido Verde, que anunció un proyecto para endurecer las penas y crear la ley de la paternidad responsable, que incluye medidas de control de la natalidad. “Hay que implementar una política contundente en salud sexual y reproductiva que indique a cuántos hijos una persona o una pareja estable les puede garantizar el disfrute pleno de sus derechos. De esta manera será posible prevenir abandono, explotación, abuso, maltrato y hasta asesinatos de hijos no deseados”, explica la congresista.