La otra cuenta de la roya en el país

En 2010 las plagas causaron la pérdida de un millón de sacos de café y este año podrían arruinar 20% de la producción estimada.

Mientras que la Federación Nacional de Cafeteros reveló que la cuenta de cobro que pasó la roya a los productores del grano  durante el año pasado significó una caída de un millón de sacos en la producción ($525.000 millones), el gerente de la agremiación, Luis Genaro Muñoz Ortega, aseguró que si las condiciones climáticas siguen perjudicando en lo que resta de este año “Colombia perderá de su potencial teórico normal otro 20%”.

La Federación aspira a que, a pesar de la roya, el país esté produciendo al cierre de este año  9,5 millones de sacos de café. Si con mal clima se llegara a perder el 20% de esta proyección, esto equivaldría a 1,9 millones de sacos de 60 kilos. Aunque el invierno ha puesto en aprietos la normal floración de los cafetales, se proyecta que al finalizar este semestre se produzcan 4,5 millones de sacos.

Renovar los cafetales es para Muñoz una tarea inaplazable.  “En 2010 se renovaron 82.000 hectáreas. Aspiramos a renovar al año 130.000 hectáreas con variedades resistentes a la roya”, agregó.  

Además, la Federación busca recuperar la producción cafetera con un plan de emergencia que tiene un área objetivo de 190.580 hectáreas de cultivos tecnificados jóvenes, cuyas edades oscilan entre dos y siete años. Para este proyecto de $64.000 millones, el Fondo Nacional de Calamidades (FNC) aportará $57.000 millones.   

De la mano con la renovación cafetera, las metas del gremio son ambiciosas. Se espera que en 2014 Colombia produzca 14,1 millones de sacos; 18,2 millones en 2017 y 17,4 millones en 2020. Si las condiciones climáticas se estabilizan durante 2012, el país podría producir 10,5 millones de sacos.

Mario Gómez Estrada, integrante del Comité Nacional de Cafeteros, manifestó que la cosecha del grano para finales de 2011, “queda en observación. El clima hace que se tema que la producción proyectada no se logre”. 

A su vez, el director ejecutivo del Comité de Cafeteros del departamento, Gerardo Montenegro Paz, dijo que los caficultores del departamento se vieron en la obligación de renovar las plantaciones. “En el Cauca vemos más cantidad de café nuevo. Hay altos precios y la gente está motivada”, manifestó el directivo.

Otro de los objetivos que tienen los cafeteros, según el gerente de la Federación, es llegar el próximo año a la Bolsa de Valores de Colombia a través de su división Procafecol, la cual maneja la marca Juan Valdez. Para cumplir con esta meta se están haciendo los estudios respectivos. Además dijo que Federacafé está replanteando el modelo de tiendas en Estados Unidos para centrarlas en lugares de alto tráfico como los aeropuertos.