La paz, pero no a cualquier precio

El presidente Juan Manuel Santos aseguró que cualquier persona tiene que estar enferma mentalmente si no quiere la paz, pero aclaró que está desautorizado cualquier intento de acercamiento con la guerrilla por parte de terceros.

El presidente Juan Manuel Santos dijo que espera que al final de sus cuatro años de gobierno haya logrado la paz. Para conseguirlo, le dio la bendición a la idea de que el próximo 20 de julio sea presentado al Congreso de la República un nuevo marco legal para la paz, a través de la justicia transicional, que será la fórmula para equilibrar las exigencias contrapuestas de paz y justicia. Sin embargo, el mandatario aclaró que esto no significa que haya autorizado a ningún colombiano o gobierno extranjero para buscar canales de diálogo con los grupos guerrilleros.

“Algunos me acusan de querer la paz. Esa acusación me honra. Creo que cualquier persona tiene que estar enferma mentalmente si no quiere la paz. Algunos están enfermos mentalmente. Voy a hacer todo lo posible por alcanzarla, pero no a cualquier precio, porque muchas veces del afán no queda sino el cansancio y los procedimientos a veces lo llevan a uno a más violencia”, explicó el mandatario durante el foro “Legislar para la paz”, organizado por la Revista Semana.

Para el presidente no resulta conveniente que alguien trate de establecer canales paralelos para buscar algún diálogo, por lo que desautorizó cualquier intento en esa dirección. En síntesis, él será el único encargado de buscar la forma y la oportunidad para ello. “Eso lo quería dejar muy claro, porque algunos han dicho que este solo hecho académico y esta reflexión ya era una especie de bendición para que comenzara ese periplo de mucha gente a tratar de establecer canales de diálogo paralelos, que lo único que hacen es dificultar”, agregó Santos.

El mandatario sostuvo que el Estado colombiano está dispuesto a hacer un gran esfuerzo para que se alcance la justicia y se logre la reparación de las víctimas, por eso la búsqueda de la justicia transicional.

Claro que sabiendo lo difícil que es trazar la línea divisoria entre justicia y paz, el presidente consideró que el escenario apropiado para dar tal discusión es el Congreso de la República, teniendo en cuenta por ejemplo la sentencia de la Corte Constitucional de 2005 en este sentido.

“En Colombia hemos avanzado en este proceso de forma importante, pero al tiempo hemos ido construyendo una colcha de retazos de justicia transicional a la que tenemos la obligación de darle coherencia y más capacidad. Reconocemos, al mismo tiempo, que es urgente fortalecer dicho marco de justicia y paz”, agregó.

Una de las preocupaciones de Santos es que se aclaren las reglas con las que se postula a un desmovilizado a Justicia y Paz, para que no quede duda sobre quién postula y cuándo pueden los desmovilizados solicitar la postulación.

“Si en Colombia queremos ser exitosos en nuestro proceso de justicia transicional, es necesario que logremos consensos de Estado entre las tres ramas del poder público”, dijo.

El senador del Partido de la U Roy Barreras aseguró que a partir del 20 de julio se presentarán propuestas legales y constitucionales para que cuando el Gobierno lo decida tenga a la mano un instrumento y pueda someter a la justicia a los violentos en un proceso de desmovilización a cambio de toda la verdad.

“No proponemos indulto ni amnistía, ni ley de punto final. Tampoco pretendemos sentarnos a la mesa con los violentos a discutir con ellos el futuro de Colombia”, sostuvo el senador.

Por su parte, el juez español Baltasar Garzón advirtió que la amnistía es necesaria pero cada vez está en mayor retroceso, por eso es importante definir el papel de los actores para ver un consenso. El magistrado pidió no fallarles a las víctimas, “debe partirse de las providencias de la Corte Constitucional. La verdad es un derecho de las víctimas a saber cómo se cometieron los hechos”.

Durante el foro, el director de la Corporación Nuevo Arco Iris, León Valencia, propuso que la Ley de Justicia y Paz sea ampliada también a los militares y recordó el caso del coronel Alfonso Plazas Vega, quien a su juicio tendría derecho a gozar de los beneficios de una ley como esta, pero a cambio de decir toda la verdad sobre los desaparecidos del Palacio de Justicia.

“Necesitamos justicia en todos los niveles, para las guerrillas y para los demás. Los militares deben estar en la justicia transicional también”, agregó Valencia.

Temas relacionados
últimas noticias