La revolución de los negocios

Los negocios no son los mismos.

O al menos la forma como se establecían cambió desde que internet se dio a conocer al mundo: hubo un recorte de personal en las mensajerías, las empresas productoras de papel casi se declaran en bancarrota, las agencias de publicidad dejaron de pensar en las costosas vallas publicitarias para hacer animaciones y los periódicos más famosos e importantes del mundo se vieron en vía de extinción.

Algunas empresas se negaron a incursionar en este nuevo escenario y otras echaron la casa por la ventana para acoplarse al nuevo modelo, ya fuera para publicitarse, ofrecer y vender, o integrar sus clientes y proveedores en su mismo home o website.

La internet no sólo creó una manera de generar ingresos, sino una mayor competencia entre las compañías, sin importar de qué país o continente sean. También, generó empresas netamente virtuales, nuevos segmentos y negocios antes increíbles e inviables, como es el caso exitoso de Amazon, Apple, Microsoft, Google, Facebook, Ebay y Oracle, las cuales hoy están en el tope de las compañías más importantes y con mayor facturación en el mundo. Así lo demostró el reciente informe entregado por Millward Brown, que ubicó a Apple como la marca más valiosa del planeta, seguida de Google e IBM, dos gigantes tecnológicas.

Aparte del inevitable surgimiento de innovadoras empresas, la web ha revolucionado las comunicaciones, transacciones y la información que se maneja dentro y fuera de las compañías, principalmente en los costos.

 Ricardo Marulanda, director de divulgación de nuevas tecnologías de Microsoft Colombia, considera que “la internet ha logrado una relación más directa entre las empresas y sus clientes. Y ha abaratado los costos de comunicación. Ahora basta con mandar un mail a cualquier número de personas por el servidor corporativo”. Otro medio es el microblogging empresarial, plataforma que fue implementada para el Twitter.

En el caso colombiano, el efecto se ha desarrollado con cierta parsimonia, sobre todo por parte de las empresas, pues sólo el 7% de la totalidad tienen acceso al servicio, según un estudio del Ministerio de TIC. Tal vez falta evangelizar sobre los beneficios de la plataforma, pero es un hecho que, según Víctor Solano, un reconocido bloguero del país, “falta una cultura de pago y compra online por parte del colombiano y esto se debe a que no hay confianza en la seguridad que ofrecen las entidades bancarias en este tipo de transacciones”.

Temas relacionados

 

últimas noticias