La sombra de Proyectar Valores

Una firma comisionista de bolsa que estuvo muy cerca de la expansión del Grupo Nule. Organismos de control hoy la tienen en la mira.

Dos escándalos sacuden por estos días a la sociedad colombiana. El derrumbe del Grupo Nule, que tiene a sus tres gestores en la cárcel y a un puñado de servidores públicos y contratistas dando explicaciones ante la justicia, y la intervención estatal de la EPS SaludCoop por supuestos malos manejos financieros e inversiones que son objeto de inspección por parte de los organismos de control. Paradójicamente, en ambos escenarios ha salido a relucir la misma firma comisionista de bolsa, la sociedad antioqueña Proyectar Valores S. A.

Creada en mayo de 1950 en Medellín, por iniciativa de Hernando y Arturo Escobar, la sociedad Proyectar Valores S. A. fue creciendo a través de los años, y de firma líder en la Bolsa de Valores de Medellín, hacia 1995, amplió sus operaciones a Bogotá. Tras sucesivas reformas y acuerdos de fusión, la sociedad se consolidó en la prestación de servicios financieros personalizados, y hoy el 54,15% de las acciones está en poder del denominado grupo Proyectar Latinoamérica S. A. El resto de la participación se reparte entre 24 socios.

La primera vez en que salió a relucir el nombre de la firma Proyectar Valores S. A. en el escándalo de los Nule fue a raíz de un informe del CTI preparado en el primer trimestre de 2010, en el cual se documentó que la firma comisionista apareció en la ruta que los primos Manuel, Miguel y Guido Nule tomaron para utilizar los dineros que recibieron del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) como anticipo de las obras de la Fase III de Transmilenio en Bogotá. Los Nule participaron a través de la denominada Unión Temporal Transvial.

En el referido informe del CTI, incluido en el escrito de acusación presentado esta semana por la Fiscalía contra los primos Nule, quedó escrito, por ejemplo, que la Unión Temporal Transvial consignó casi $10.000 millones del anticipo en la firma Proyectar Valores y, posteriormente, mediante un contrato de mutuo se transfirieron los recursos a Gas Kpital, otra de las empresas de los Nule. La misma operación se hizo en otros negocios y todos los giros se realizaron por autorización expresa de la tesorería del denominado Grupo Nule.

El propio Manuel Nule, durante interrogatorio realizado en diciembre de 2010, admitió que “parte de ese anticipo fue utilizado en la ejecución de otros proyectos de la empresa, aproximadamente $25.000 millones”. Es decir, que los dineros que recibieron por concepto del anticipo del contrato se destinaron a otras actividades diferentes a la obra. Esta es la razón por la cual la Fiscalía les imputó cargos por el delito de peculado por apropiación. El dilema es si Proyectar Valores tenía alguna obligación frente a esos dineros públicos.

En los estrados

Durante la audiencia contra los primos Nule y Mauricio Galofre, fue el juez Juan Pablo Lozano quien calificó a la empresa Proyectar Valores como pieza fundamental para que el grupo desviara los anticipos que recibían en los contratos. Y precisó: “Ellos manejaban una unidad de caja y esta empresa era usada para consignar recursos de los anticipos, que eran girados a otras de sus empresas y luego volvían a Proyectar, en donde ya estaban limpios para gastarlos”. Incluso, con los anticipos pagaron cuentas de seguridad y hasta sus celulares.

El Espectador consultó al gerente de la firma Proyectar Valores, Mauricio Ospina, quien precisó que todas las actuaciones de su sociedad respecto a las empresas del Grupo Nule estuvieron ajustadas a la ley y al marco regulatorio de las firmas comisionistas. Ospina señaló que Proyectar Valores tiene que cumplir con contratos de comisión, que derivan una utilidad, pero tienen que efectuar las autorizaciones de quienes facilitan sus recursos. En otras palabras, que la firma acató lo que requirieron en su momento los primos Nule.

En su defensa, y claramente tomando distancia de sus antiguos clientes, otro de sus ejecutivos, Andrés Felipe Zúñiga, comentó que a Proyectar Valores le está pasando lo que le puede suceder a un taxista que recoge en la calle a unos clientes, que cuando se bajan del vehículo atracan un banco. El conductor nada tiene que ver. De la misma manera, agregó Zúñiga, la firma comisionista cumplió una gestión lícita e incluso atendió sus labores de vigilancia en lo que concierne a giros que puedan estar relacionados con lavado de activos.

Los organismos de control creen otra cosa y le tienen el ojo puesto a Proyectar Valores, específicamente para indagar qué tanto facilitó a los Nule sus negocios. Entre otros aspectos porque no es el único capítulo del escándalo donde la firma comisionista de bolsa aparece como coprotagonista. Por ejemplo, las autoridades, al evaluar el escenario de las llamadas mesas de dinero, también incluye a esta sociedad en el camino de los primos Nule para la realización de operaciones financieras no autorizadas.

En concreto, dice el informe oficial que dentro de las actuaciones realizadas por la Superintendencia Financiera se evidenció que la Unión Temporal Transvial, responsable de la obra de la Fase III de Transmilenio en Bogotá, “a través de Proyectar Valores y de otros intermediarios convenció a un número de personas para hacer supuestas inversiones en las obras correspondientes al contrato celebrado entre el IDU y la Unión Transvial, a cuyo servicio se encontraba un fideicomiso constituido con la empresa Fiduoccidente”.

Y luego agrega que utilizando el mismo procedimiento de recaudo, la sociedad Ponce de León y Asociados Ingenieros Consultores, “al parecer con el mismo intermediario”, y con un esquema similar, con el objeto de recaudar financiación para el desarrollo de un contrato con el Distrito para la prestación de servicios de patios para vehículos particulares, “recaudó dineros que, como propios, depositó en los fondos de un fideicomiso con la fiduciaria Helm Trust”. En otras palabras, sin autorización hubo intermediación de recursos públicos.

Polémica en Pereira

Pero tampoco es el último episodio donde vuelve a aparecer la firma Proyectar Valores. Desde la semana anterior, el secretario de Hacienda de Pereira, Javier Monsalve, le ha insistido a la Superintendencia de Sociedades que investigue a la firma comisionista, porque cerca de $40.000 millones de la Empresa de Energía de Pereira fueron a parar a un fondo que manejaba Proyectar Valores, que a su vez prestó ese dinero a la empresa Bitácora, de propiedad de los Nule. Con esta operación “lograron rendimientos privados a partir de dineros públicos”.

El alegato de las autoridades municipales en Pereira apunta a demostrar que la Empresa de Energía de la ciudad fue sometida a un irregular proceso de capitalización a través de la empresa comisionista Proyectar Valores, sin que se consultara a la junta directiva de la entidad. Sobre este asunto los investigadores oficiales   han manifestado que se creó un fondo de capital privado sin autorización de la junta directiva, pero con la participación de la firma comisionista y que hoy no es claro lo que sucedió con recursos públicos del municipio.

En su defensa, los voceros de Proyectar Valores han manifestado que primero debe evaluarse el contexto de esa intervención y entender que sus actuaciones se hicieron a partir de un fondo de capital privado que se creó para manejar excedentes de liquidez. Según los organismos de control, la intermediación de los recursos a través de Proyectar Valores se hizo incumpliendo disposiciones legales. Hoy esta pelea se libra a través de una acción popular por presunta violación a la moralidad administrativa y la defensa del patrimonio público.

El gerente de Proyectar Valores, Mauricio Ospina, insistió que mientras hay muchos negocios del Grupo Nule donde se perdió el dinero, en las inversiones de Pereira no se perdió un peso. “Todo el dinero se puede verificar en la Tesorería de Pereira, en cambio hay otros hechos graves que no se están investigando”, insistió el ejecutivo. De todos modos, la firma comisionista hoy está en el ojo del huracán. Entre otros aspectos porque también han sido encontrados giros de dineros del Grupo Nule a Italia, Estados Unidos, Venezuela o Brasil, con la participación de Proyectar Valores.

La hermana de los Nule

La prueba más clara de la estrecha relación entre los Nule y Proyectar Valores la dio un asunto menor. Hace dos semanas Viviana Nule, hermana de Manuel y Miguel, le protestó a la firma comisionista que no se le hubieran pagado sus dividendos como accionista de Ecopetrol. Proyectar Valores le contestó que sus 11.270 acciones estaban congeladas. Mientras se resuelve el pleito, El Espectador le preguntó al gerente de la firma comisionista, Mauricio Ospina, sobre este caso y contestó de manera enfática: “Fue una orden de la Fiscalía”.

En otras palabras, no es fácil el camino por el que hoy atraviesa la firma comisionista Proyectar Valores. Según sus voceros, es bueno que se destapen los escándalos de corrupción, pero respecto a sus actuaciones hay poco dominio sobre el tema en los medios de comunicación y muchas imprecisiones técnicas. “Sólo falta que nos acusen de provocar el invierno”, resaltó el gerente de la sociedad, Mauricio Ospina, quien además insistió en que todas sus inversiones con los Nule o SaludCoop se hicieron cuando eran grupos reconocidos.

Claro está que la firma comisionista Proyectar Valores no es la única que ha sido relacionada con el tema Nule. En la medida en que aparece más información, surgen otras empresas. Como la firma comisionista Interbolsa S. A., que resultó vinculada al proceso a través del cual en la concesión Bogotá-Girardot que el Inco entregó en 2004 al Grupo Nule, surgió como intermediario. Como los accionistas de la concesión necesitaban recursos, apelaron a Interbolsa S. A. por medio de un hábil procedimiento.

Según los investigadores de los organismos de control, los integrantes de la concesión Bogotá-Girardot, controlada por el Grupo Nule, realizaron dos emisiones de bonos en octubre de 2005 y en 2008. En total, la emisión fue por $250.000 millones. En ambas emisiones el comprador de todos los bonos fue la firma comisionista Interbolsa, que después colocó los mismos bonos entre sus clientes. La operación no fue ilegal, pero de altísimo riesgo. Hoy se averigua dónde más participó la firma comisionista Interbolsa S. A.

El Espectador contactó a uno de sus accionistas, el reconocido comisionista Juan Carlos Ortiz, quien manifestó que apenas posee el 6% de la compañía, de la misma forma como tiene acciones en Proyectar Valores. No obstante, aclaró que está al margen de cualquier circunstancia ilegal asociada con el Grupo Nule. En cambio Ortiz aceptó que es uno de los inversionistas, que junto con 23 personas más está empeñado en convertir al club profesional de fútbol Millonarios en una sociedad anónima, para llevarla a la bolsa.

Su esposa es la reconocida presentadora Viena Ruiz, quien tuvo que acudir en pasados días a la Fiscalía para aclarar la supuesta versión de que había sido testigo de un encuentro entre el suspendido alcalde Samuel Moreno y Miguel Nule en la sala VIP del aeropuerto Eldorado. Viena Ruiz le aclaró a El Espectador que mientras esperaba un vuelo a Miami los vio a los dos, pero en sitios opuestos. El otro personaje en el mismo escenario fue Andrés Ortiz, comisionista, con inversiones en Interbolsa y vicepresidente de Global Security.

Entre Proyectar Valores e Interbolsa hay accionistas comunes y relaciones comerciales, pero las administraciones son independientes. Lo que los organismos de control tratan de indagar es qué papel cumplieron en la expansión del Grupo Nule. Una fuente comentó a El Espectador que al menos la primera firma fue tan cercana, que habría que descartar si no fue así la banca personal de los Nule. Sus voceros lo niegan rotundamente y expresan que siempre obraron dentro de la ley y que sólo esperan a que se aclaren las especulaciones.

Por el momento, la Fiscalía sigue indagando sobre los Nule y sus negocios, pero el tema de Bogotá ya parece corto. De otras plazas empiezan a llegar reportes. El contrato para la segunda calzada Ancon Sur-Bolombolo, en Antioquia, donde la sociedad Ponce de León del Grupo Nule no honró sus compromisos; la interventoría de la carretera Irrá-La Felisa, donde pudo haber indebida destinación de recursos; o la vía Riohacha-Manaure, donde otra interventoría del Grupo Nule dejó su rastro de deficiencias administrativas y financieras.

En síntesis, falta mucha tela por cortar y las autoridades saben bien que la responsabilidad de los Nule en el llamado carrusel de la contratación en Bogotá es apenas un capítulo de la defraudación nacional. El escándalo SaludCoop y otros episodios relacionados con recursos de la salud también buscan respuestas. Pero el tema Nule no puede agotarse en sus actos de corrupción en la capital de la República. Ya está claro que no fueron sólo los Nule. Hubo contadores, revisores fiscales, socios y comisionistas de bolsa que tienen mucho que explicar.

Otra inversión de excedentes de tesorería

En el caso SaludCoop, Proyectar Valores expidió un comunicado en el que señala que “la firma comisionista de bolsa Proyectar Valores S. A., en apego a la ley, observando su deber de profesionalismo y debida diligencia, siguiendo precisas instrucciones de la tesorería de la EPS SaludCoop, realizó operaciones rutinarias en el mercado de valores, conocidas como de ‘liquidez y a la vista’, en las cuales los dineros siempre están a disposición del cliente en caso de ser requeridos”.

En su comunicación la compañía indicó: “A través de este tipo de operaciones, las tesorerías de las entidades regidas por el derecho privado invierten sus excedentes en forma temporal, con el fin de obtener mejores rendimientos. Debe tenerse en cuenta que una vez redimidas las operaciones de este tipo, los dineros invertidos son regresados en su totalidad, junto con sus rendimientos, a las respectivas tesorerías, como se dio en el caso específico de SaludCoop”.

Los giros de Proyectar al exterior

Varios giros internacionales hacen parte de los movimientos financieros que, atendiendo instrucciones de los directivos del denominado Grupo Nule, hizo la compañía Proyectar Valores. Por ejemplo, el 3 de abril de 2009, Elba Stella Barrera Gallón y Luis Rafael Monterrosa, directivos de la empresa matriz del Grupo Nule, MNV S.A., le solicitaron a Juan Felipe Tascón, asesor financiero de la comisionista, efectuar un giro por US$300.000. Según la comunicación, se ordenó el giro a Paula Galofre Amín, esposa de Manuel Nule, a la cuenta 1050164568 del Helm Bank de Miami.

El 5 de enero de 2010, pero esta vez por orden de los directivos de Bitácora Soluciones, Jorge Luis Betin y Elba Stella Barrera se ordenó el giro de US$100.000, nuevamente a Paula Galofre y a través de Proyectar Valores.

También se hicieron otras transferencias al Bank Of America en Miami, a Panamá, vía el Wachovia Bank o a Venezuela.

Clic aquí para ver facsímil de una página del escrito de acusación contra los primos Nule en donde la Fiscalía hace referencia a Proyectar Valores. A la derecha, facsímil de orden de giro a Proyectar Valores por 300 mil dólares de empresa de los Nule a cuenta de Paula Galofre esposa de Manuel Nule.

Los dueños de Proyectar Valores

 

últimas noticias