La terapia de moverse paso a paso

Antonina Canal es la gestora de este espectáculo de danza árabe que incluye invitados internacionales y a más de 200 bailarinas.

A la danza árabe llegó por esa extraña costumbre de solicitar respuestas del universo. Antonina Canal no tenía contemplado bailar estos exóticos estilos musicales. Ella sólo quería algo que la llenara en todos los planos y de paso le diera la posibilidad de ayudar a los demás. En este proceso de búsqueda, el tarot fue cómplice y le pronosticó que, más tarde que temprano, terminaría haciendo figuras con un sable, una actividad que según indicaba la carta, ya había realizado antes.

Se burló de lo que, se supone, le tenía reservado el futuro y continuó con sus múltiples oficios: artista plástica, bailarina de ballet clásico, asesora en el Congreso de la República. Finalmente se la jugó por el aprendizaje. Estudió, se preparó y al cabo del tiempo montó una academia de danza árabe en un momento en el que lo único de esa corriente oriental que existía era su institución y un reconocido restaurante en el norte de la ciudad.  

“A mi primera clase hace 15 años llegaron 10 personas, pero a los seis meses ya tenía 100 alumnas. En este momento tengo cinco mil en toda Colombia y he dictado clases en Italia y Estados Unidos”, afirma Antonina Canal, quien se retiró de la escena del ballet clásico al ver el contraste que había entre los niveles técnicos de las bailarinas y el desastre de sus vidas privadas. Por eso en su academia hay tres reglas fundamentales: sin juicios, sin críticas y sin comparaciones. De esta manera ha hecho que no exista límite de edad ni de talla para practicar la danza árabe.

“En la danza llega un momento en el que cuerpo y espíritu son uno, las emociones hacen silencio y uno llega hasta el éxtasis. Mientras se danza se está más allá del cuerpo y cuando se logra salir se acaba el sufrimiento que viene de estar bloqueado,  por eso es una terapia que se realiza paso a paso”, dice Canal, quien diseñó el espectáculo Magia oriental, con la participación de más de 200 bailarinas en escena y la aparición especial de Elizabeth Strong (Estados Unidos), exponente de danza tribal; Mohamed Shahin (Egipto), maestro y coreógrafo de danza  sufí y Sonia (Estados Unidos) coreógrafa de Beyonce.

Esta propuesta parte de la estética como el lenguaje para crear belleza y por eso cada vestido tiene un significado. A Antonina Canal no le interesa tanto diseñar una escenografía imponente, ella prefiere los cuerpos que hablan, las mujeres que celebran y que se transforman, tal como le pasó a ella cuando le dio por lanzar preguntas al universo.

‘Magia oriental’. Hoy, 8 p.m., Teatro Jorge Eliécer Gaitán, Carrera 7 # 22 - 47. Informes: Tel: 5 93 63 00 y www.tuboleta.com