Las cirugías plásticas que están de moda en Colombia

Conozca cuáles son los procedimientos estéticos más comunes en nuestro país.

Las cirugías estéticas se han convertido en uno de los principales aliados de la belleza, aunque no se debe abusar de estos procedimientos y es necesario asesorarse de un buen profesional antes de tomar la decisión de ir al quirófano.

Conozca cuáles son los procedimientos de moda en Colombia, en qué casos se aconseja realizarlos, cómo escoger a un buen cirujano y qué cuidados debe tener después de la operación.

En qué casos operarse

• Cuando la persona tiene un defecto que la acompleja y le impida estar cómoda para relacionarse con los demás.

• Para moldear el cuerpo. Se debe tener claro que las cirugías como la liposucción y la lipoescultura no tendrán resultados permanentes si la persona no cambia sus hábitos alimenticios y hace ejercicio.

• Cuando además de motivaciones estéticas existen razones laborales para, por ejemplo, realizarse una mamoplastia de aumento.

• En caso de que se presenten complicaciones de salud. Por ejemplo, hay mujeres con los senos muy grandes que sufren dolores de espalda y deben realizarse una cirugía para reducir el tamaño.

Cómo escoger un buen cirujano plástico:


1. Asesorarse de una persona que haya ido a un cirujano. La recomendación voz a voz es la más efectiva.

2. Consultar en la página de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica (cirujiaplatica.org.co) el directorio de especialistas.

3. La química entre paciente y cirujano es fundamental. Después de la primera cita tenga en cuenta si el médico la atendió bien, le mostró casos de pacientes que hubiera operado para ver los resultados y se mostró interesado en satisfacer sus necesidades.

4. La sala de espera es un buen indicador. Analice si está muy desocupada o muy llena, y trate de reconocer si los pacientes que están allí se muestran conformes o inconformes.

5. No se deje guiar por promociones o rifas, ni tampoco tome la decisión de acuerdo al precio.

Para tener en cuenta:

1. Debe estar convencida del procedimiento al que se va someter.

2. Saber y aceptar que se inflamará y le quedarán cicatrices.

3. Un anestesiólogo tiene que abalar el procedimiento.

4. Gozar de buena salud física y psicológica.

Cuidados durante el posoperatorio

1. Reposo los primeros ocho días para evitar la inflamación y la apertura de las heridas.

2. Evitar el sol.

3. En algunos casos se debe dejar al paciente hospitalizado.

4. Limpieza de las heridas cada tercer o quinto día.

5. Evaluación diaria por parte del cirujano.

6. Utilizar hielo en compresas heladas para disminuir la inflamación el primer día, los días siguientes se debe hacer una combinación de frío y calor.

7. En algunos casos se deben usar vendas elásticas o fajas para disminuir la inflamación.

Los procedimientos más novedosos

El cirujano plástico Ricardo Lancheros compartió con Ellas lo último que ha llegado al país:

• La cirugía mínimamente invasiva para la cara: consiste en realizar diminutas cortadas para estirar el rostro y hacer que luzca mucho más joven.

• La cirugía de párpados y de frente por vía endoscópica: se hace una pequeña cortada en el cuero cabelludo para tensar la frente y el terso medio de la cara y elevarlos.

• Laser y ultrasonido: procedimientos auxiliares a la liposucción que permiten que haya un menor sangrado y una mayor contracción de la piel. Son menos invasivos.

• Se está experimentando en el uso de grasa del paciente para rellenar los senos. Es un procedimiento más seguro, rápido y sencillo que la mamoplastia de aumento, y es ideal para quienes no desean someterse a una cirugía ni ponerse prótesis.

Las cirugías preferidas de las colombianas:

• La lipoescultura: elimina la grasa acumulada en áreas como el abdomen, la cintura y la cadera. Precio: $6 a $9 millones.

• Mamoplastia de aumento: mejora el tamaño y la forma de los senos, a través de la implantación de prótesis. Precio: $5 a $7 millones.

• Liposucción con lipectomía: elimina la grasa acumulada y estira el abdomen. Precio: $9 a $12 millones

• Cirugía de estiramiento facial en el rostro y en el cuello: se realiza para combatir los efectos del envejecimiento y lucir rejuvenecida. Precio: $6 a $8 millones

• Cirugía de nariz: es una de las más comunes entre los adolescentes. Se hace por estética o por problemas para respirar. Precio: $4 a $8 millones.

La belleza y su tiempo

Aunque los modelos de belleza que vemos en las revistas nos parecen naturales y la única forma de ser bella, lo cierto es que cada época ha acarreado con mandatos estéticos muy diferentes. Al darle un breve vistazo a la historia de la belleza queda claro que estos valores no son absolutos, y al contrario son construidos.

Históricamente los ideales de belleza estuvieron apegados a la idea curvilínea de la silueta femenina y siempre se consideraron deseables las mujeres de carnes rellenas. Incluso, está registrado en la historia del traje cómo en algún momento se usaron estructuras de madera redondas para abultar el abdomen porque se consideraba sexy. Los teóricos aseguran que fue solo hasta mediados de 1800, cuando empezó a popularizarse el espejo de cuerpo entero en todas las casas, que se inauguró la estética de la delgadez.

Siglo XVII

Las mujeres empezaron a intervenir su cuerpo. Muy a la manera de la reina Elizabeth, comenzaron a raparse la frente porque tener esta parte al descubierto era considerado señal de belleza y seducción. Además, con cremas que para la época eran dañinas, las mujeres buscaron blanquearse la piel, porque era sinónimo de pertenecer a la aristocracia, que se mantenía inmaculada al nunca trabajabar a la intemperie.

Siglo XVIII

Es el momento histórico en donde el corsé gana protagonismo. Las mujeres agudizan su cintura y con el uso de estructuras de alambre llamados crinolinas y bustles acentuaban sus caderas y reforzaban la curva de los glúteos.

Siglo XX

Aparece una nueva forma de intervención corporal. Si bien antes los cambios del cuerpo siempre fueron generados por agentes externos, como el corsé o el bustle, que tenían un efecto sobre la silueta, en el nuevo siglo el disciplinamiento fue más inmaterial. Para bajar medidas las mujeres empezaron a hacer dietas y a recurrir al ejercicio.

En los años 60, aparecen modelos como la inglesa Twiggy que van a marcar un ideal femenino inédito, uno andrógino, de caderas más estrechas de poco busto y de una delgadez pasmosa.