Las confesiones de la camarera

La mujer negó que hubo una relación sexual consentida con el director del FMI. Según ‘The New York Post’, la africana tendría sida.

“No paraba de llorar, un hombre que ella no conocía intentó violarla”, aseguró al periódico francés Le Parisien Drake Diallo, hermano de Nafissatou, la inmigrante guineana de 32 años víctima de una supuesta agresión sexual por parte de Dominique Strauss-Kahn, director del Fondo Monetario Internacional (FMI). “Ella es una musulmana practicante, honorable y decente que trabaja duro para criar a su hija, llora mucho, sigue en estado de shock”, agregó.

Esta mujer, que vive en Estados Unidos desde hace 8 años cuando se le concedió el asilo por motivos aún no especificados, asistió ayer al Tribunal de Nueva York en donde declaró que, contrario a lo que dijo la defensa de Strauss-Kahn, ella no consintió la relación sexual. “No hay nada de consenso en lo que ocurrió en esa habitación de hotel”, sostuvo el Jeff Shapiro, abogado de la mujer.

Los investigadores dicen tener evidencia física —incluyendo un examen médico efectuado inmediatamente después de la denuncia— que muestra un intento de violación. La Fiscalía inculpó a Strauss-Kahn de siete cargos, entre ellos acto sexual criminal, tentativa de violación y retención ilegal.

Mientras el acusado se presentará mañana ante el Tribunal otra vez, siguen apareciendo detalles escabrosos de la historia. Según reveló The New York Post, el político francés no sólo habría acabado con su carrera política y su imagen, sino que podría haberse contagiado de sida. Una investigación del periódico señala que Nafissatou Diallo vive en un apartamento alquilado a personas portadoras de VIH.

Dice el diario neoyorquino que el cuarto del Bronx en donde vive la supuesta víctima es administrado por Harlem Community AIDS United, una institución que ofrece domicilios en alquiler en diferentes edificios únicamente a enfermos de sida. Según las normas de alquiler, los apartamentos son exclusivamente para adultos portadores del sida que viven solos y para parejas o familias en las que al menos un adulto está infectado.

El tabloide neoyorquino reconoce no haber podido verificar que la empleada del hotel Sofitel de Manhattan realmente sea seropositiva, aunque considera que difícilmente podría vivir en esa dirección del Bronx sin serlo. La madre y su hija de 16 años se mudaron allí hace unos meses, procedentes de otro bloque de apartamentos de las mismas características.

El gran jurado, compuesto por 23 personas, se reunirá durante tres días para decidir si hay suficiente evidencia en las acusaciones en contra del director del FMI para ir a juicio. Este tipo de procedimiento es secreto, y la oficina del fiscal de Distrito de Manhattan no quiso adelantar información sobre el proceso.

Mañana, el director del FMI deberá asistir a la audiencia en el Tribunal en lo Penal de Nueva York para ser informado de las pruebas de la Fiscalía y tomar una decisión. En caso de ser inculpado, el jefe del FMI deberá comparecer ante un juez. Entonces deberá declararse culpable o inocente de los cargos.

¿Un complot?


 La detención de Strauss-Kahn sacudió a todo el espectro político francés a un año de las presidenciales, para las cuales se perfilaba como candidato del Partido Socialista y principal favorito. El escándalo también creó incertidumbre en el FMI, que debe dirigir la respuesta a la crisis de la deuda soberana de varios países europeos. Y hay muchos que piensan que todo lo que le está sucediendo al veterano político es parte de un montaje.

Un 57% de los franceses creen que Dominique Strauss-Kahn es víctima de un complot, según los resultados de un sondeo publicado ayer. Un 32% de los preguntados respondieron, por el contrario, que Strauss-Kahn no es víctima de un complot, y un 11% no se pronunció, indicó el instituto demoscópico CSA, que realizó este trabajo para tres medios de comunicación franceses.

El diario Le Figaro, por su parte, publicó un artículo en el que desmiente algunas de las declaraciones de Nafissatou Diallo, la presunta víctima. Según el diario, la mujer aseguró que no sabía quién era el hombre de la habitación y sólo sabe que la intentó violar. Sin embargo, otra empleada del hotel de Nueva York le aseguró al periódico que la dirección de ese establecimiento había colocado una foto de Strauss-Kahn en el local en el que se cambian los empleados con el objetivo de alertarlos de que se trataba de una persona destacable.

Unas declaraciones de una limpiadora de habitaciones de ese centro, que dice no conocer a Strauss-Kahn ni su cargo al frente del FMI, aclaró que aunque no sabía que era el director del Fondo Monetario Internacional, “sí tenía conocimiento de que era un VIP (very important people) de origen francés, porque se había difundido su fotografía antes de su llegada”.

Le Figaro pone en duda que la mujer presunta víctima de Strauss-Kahn no supiera quién era el huésped de la habitación 2806 y reveló además la esbelta morena de 1,80 metros, se hace llamar Ofelia.

Temas relacionados