'Las grandes reformas no se hacen en el monte': Santos

Rechazó los actos violentos con los que las Farc buscan reformas y advirtió que no hay pretexto para la ilegalidad.

La independencia de poderes públicos, emanada de la Constitución Política de 1991, hacen que hoy Colombia sea un país en el que no queda pretexto para la ilegalidad, aseguró este jueves el Presidente Juan Manuel Santos Calderón.

“Las grandes reformas, las verdaderas reformas, no se hacen en el monte, secuestrando, volando torres, atacando pueblos, sembrando minas, reclutando niños y asesinando inocentes. Las grandes reformas, las verdaderas reformas, ¡las estamos haciendo desde la orilla de la ley!”, expresó el Mandatario al intervenir en un evento de conmemoración de los 20 años de la Carta Magna.

El Jefe de Estado enfatizó que Colombia cuenta con instituciones fuertes y balanceadas; con Cortes independientes; con un Congreso capaz de producir leyes históricas como las que salieron la pasada legislatura; con mecanismos efectivos para proteger los derechos -como la tutela-, por lo cual no queda pretexto para insistir en las vías violentas.

Luego citó como ejemplo la recientemente sancionada Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras, de la que dijo: “Pagará una deuda moral e histórica con las víctimas de la violencia, gracias a la vigencia de nuestras instituciones democráticas”.

Recordó que la Constitución del 91 surgió del llamado Tratado de Paz entre el Gobierno y el M-19: “En ella terminó de sellarse la paz con el M-19 que había renunciado –en un gesto de lucidez– al camino de las armas y había optado por la vía del debate democrático”.

Otros grupos armados, como el Epl, el Prt y el Quintín Lame, abandonaron también la ilegalidad y regresaron a la vida civil.

“Es más: aparte de los 70 constituyentes elegidos, participaron en la Asamblea, con voz pero sin voto, cuatro delegatarios pertenecientes a esos grupos en proceso de desmovilización”, subrayó.