Las razones de Cameron

Aumenta la presión alrededor del primer ministro británico por haber contratado como su asesor a Andy Coulson, exdirector del tabloide y hoy acusado de espionaje.

Según William Hill, una casa de apuestas en el Reino Unido, el primer ministro británico, David Cameron, habrá dejado de su cargo antes del próximo domingo a la medianoche. “La apuesta es de 16 a 1”, señala en su página de internet. La razón para el pronóstico es el curso que está tomando el escándalo por las escuchas ilegales que desde el año 2000 habrían hecho las directivas del diario sensacionalista News of the World a más de 4.000 personas, entre políticos, la realeza, actores y víctimas de la violencia, con la intención de encontrar exclusivas periodísticas.

Aunque el escándalo estalló en 2006, hasta hace apenas un mes se está descubriendo la trama, que vincula a personal de la Policía británica, investigadores privados, al magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch, periodistas y editores del tabloide, además de exasesores del primer ministro, David Cameron. Específicamente a Andy Coulson, redactor jefe de News of the World entre 2003 y 2007, fecha en la que ocurrieron las escuchas ilegales.

En enero de 2007, Coulson dimitió y negó haber estado al corriente de las escuchas. A pesar de las sospechas, Cameron lo contrató como jefe de comunicación y luego de ganar las elecciones se lo llevó a Downing Street como su asesor. Pero Coulson tuvo que renunciar en enero cuando la Policía lo vinculó con las escuchas ilegales, con lo cual dejó a Cameron en una situación muy difícil. Durante su comparecencia ante la Cámara de los Comunes, a donde fue citado para dar explicaciones por el escándalo, el primer ministro afirmó que lamentaba haber contratado a Coulson. “Analizando con perspectiva y en vista de todo lo sucedido, no le habría ofrecido ese trabajo”, dijo Cameron. “Lo lamento y lo siento mucho por el impacto que ha causado la decisión de contratarlo”, agregó el primer ministro, que debió hacer frente a una salva ininterrumpida de preguntas sobre sus vínculos con el grupo de Rupert Murdoch, propietario del periódico.

“Pero las decisiones no se toman con perspectiva, sino en el presente. Uno vive y aprende, y créanme, he aprendido”, se defendió Cameron, quien fue abucheado por la oposición durante su declaración ante el Parlamento, programada de urgencia.

El líder de la oposición, el laborista Ed Miliband, calificó de “decisión catastrófica” la contratación de Andy Coulson, quien fue detenido el día 8 bajo la sospecha de haber sobornado a policías e interceptado comunicaciones. “Es chocante que Paul Stephenson (jefe de Scotland Yard) haya asumido su responsabilidad y dimitido por contratar al segundo de Coulson, mientras el primer ministro ni siquiera haya ofrecido disculpas por darle un cargo a Coulson”, aseveró Miliband.

Para tratar de calmar la tempestad, el primer ministro presentó detalladamente la anunciada comisión de investigación independiente, que entregará sus conclusiones en un plazo de 12 meses.

Así va el caso

2011

Julio 4

El periódico ‘The Guardian’ revela que ‘News of the World’ espió el buzón de mensajes Milly Dowler, de 13 años, que fue hallada muerta. La chuzada dio esperanzas a su familia y desató todo el escándalo.

Julio 6, 7 y 8

Comienza la presión sobre el primer ministro David Cameron, a quien acusan de proteger al imperio Murdoch para que no se dañe el negocio de televisión satelital de BSkyB, de la que Murdoch ya posee el 39%. La Policía detiene a Andy Coulson para interrogarlo.

Julio 11-15

Se conoce que el exprimer ministro Gordon Brown también fue espiado. Murdoch retira la oferta de compra del 100% de BSkyB. Renuncian el  jefe de Scotland Yard, Paul Stephenson, y el jefe de la Policía antiterrorista, John Yates.

Julio 19

Rupert Murdoch y su hijo James llegan a la Cámara de los Comunes para explicar su papel en el escándalo. Wendy Deng, tercera esposa del empresario (foto), se convierte en la protagonista al detener a un hombre que intentó agredir al magnate.

Julio 20

Rupert Murdoch deja el país. El FBI anuncia que todavía no tiene el resultado de las investigaciones que abrió por sospechas de que familiares de víctimas del 11 de septiembre hayan sido espiadas. David Cameron habla ante el Parlamento por el escándalo.