Las víctimas de Mladic

La próxima semana el exgeneral serbobosnio Ratko Mladic podría ser extraditado a La Haya para ser juzgado.

La noticia de la captura del exgeneral serbobosnio Ratko Mladic al menos resultó tranquilizadora de para las víctimas del genocidio  Srebrenica. Si bien su captura no regresará a la vida a sus familiares, ni borrara el trauma de perder 8.000 ciudadanos de un solo golpe, queda abierta la puerta de la justicia, la posibilidad de una condena simbólica para el exmilitar.

“Estoy conmocionada y feliz. Nosotras, las madres, hemos esperado esto durante mucho tiempo. Lástima que no se produjo antes, ya que muchas madres murieron en espera de esta captura” , aseguró Hatidza Mehmedovic, presidenta de la Asociación Madres de Srebrenica. La lluvia de muerte que cayó sobre ese poblado llegó de manos de las tropas del general Mladic, del ejército de la República Srpska. En julio de 1995, después de arrebatar el control del terreno a los cascos azules de la ONU, se abrió paso a una matanza de musulmanes.

En su mayoría fueron hombres las víctimas, no importaba si eran niños de 12 años o ancianos septuagenarios. Todos fueron blanco de morteros, de francotiradores, de fusilamientos y también de incineraciones colectivas. Mladic parecía apuntar al exterminio de un etnia incómoda para los interese territoriales de la República de Srpska y sus soldados obedecían y ejecutaban.

Uno de los consuelos que hasta ahora han tenido las víctimas de la masacre, es al memorial de Potocari, a las afueras de Srebrenica. Cerca de 4.000 restos de personas identificadas mediante pruebas de ADN han sido trasladados al lugar, víctimas cuyos cuerpos han sido hallados en dolorosas exhumaciones en el sinnúmero de fosas comunes que se cavaron en 1995.

“Hay que destacar que esto es ante todo un espectáculo para los medios. Hay que preguntarse si esto cambia a alguien como individuo”, destacó, frente a la captura de Mladic, Hasan Nuhanovic, un hombre a quien la matanza le quitó a su familia y quien ha tenido la experiencia de hallar los restos de sus seres queridos en diferentes fosas comunes.

Después su la captura —llevada a  cabo por la policía serbia en una casa del pueblo de Lazarevo— Mladic, quien hoy con 69 años presenta un mal estado de salud, espera que se defina su suerte judicial. La justicia serbia anunció que el detenido cumple con todas las condiciones para ser extraditado a La Haya para comparecer ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Este proceso ya está en marcha y su definición podría tardarse una semana.

Allí, en La Haya, el exgeneral tendría que responder por los delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad, Mientras que su destino de define, Mladic pasa los días encerrado en las celdas del Tribunal de Belgrado.

Temas relacionados
últimas noticias