Latinoamérica triste

Este domingo, varias plazas de Guatemala y Argentina se llenaron de carteles para repudiar el asesinato del cantante argentino. Las autoridades confirman que el ataque no estaba dirigido a él.

“Así como no se puede culpar a los neoyorquinos de la muerte de John Lennon, tampoco se puede responsabilizar a los guatemaltecos de la muerte de Facundo”. Estas fueron las palabras de Ernesto López, embajador argentino en Guatemala, ante una plaza abarrotada de guatemaltecos que salieron masivamente el domingo a las calles de Ciudad de Guatemala con carteles improvisados y flores para mostrar su indignación por el asesinato del trovador argentino en la madrugada del sábado, cuando el carro en el que se dirigía al aeropuerto La Aurora fue atacado por hombres fuertemente armados.

La tristeza que se ha apoderado de toda Latinoamérica, todavía sin entender que el hombre al que le oyó profesar entre guitarras “me gusta el mar y la mujer cuando llora, las golondrinas y las malas señoras” haya sido asesinado con infamia, se ha transformado en una gran presión colectiva para que el gobierno de Álvaro Colom agilice las investigaciones (ver página 16).

Las primeras indagaciones apuntan a que el ataque no iba dirigido en contra de Cabral, sino contra el empresario Henry Fariña, quien conducía el vehículo en el que el cantante fue asesinado. “Sabemos que Facundo Cabral iba a abordar el bus del hotel donde se hospedaba para ir al aeropuerto, pero en la noche se encontró con el señor Fariña y él le ofreció llevarlo”, declaró Carlos Menocal, ministro de Gobernación de Guatemala, quien explicó que la Policía confirmó la hipótesis de que el atentado no iba dirigido en contra del cantautor argentino, esto con base en los análisis de la ubicación de los orificios de bala en el vidrio delantero del vehículo donde viajaba.

Fariña, herido de gravedad en el ataque, es un nicaragüense radicado en Guatemala desde hace varios años, quien según investigadores guatemaltecos es propietario de la cadena de clubes nocturnos Élite en toda Centroamérica y de diversas organizaciones sociales. La Policía, que lo considera como el testigo más relevante del crimen, ha mantenido su habitación bajo custodia en espera de que pueda ser sometido a interrogatorio.

Mientras se esclarecen los confusos hechos, los restos de Facundo Cabral yacen desde ayer en una funeraria privada de la capital guatemalteca a la espera de ser repatriados el martes a su país. Con la coordinación de la Embajada de Argentina, el cuerpo del trovador fue embalsamado y ubicado en una sala privada de Funerales Reforma, sin que los centenares de admiradores que han llegado al lugar desde el sábado puedan darle el último adiós.

Silvio Rodríguez recuerda a Cabral

Presidentes, artistas y otras personalidades de América condenaron el asesinato del cantautor y poeta argentino Facundo Cabral, quien murió tras un atentado en la mañana del sábado en Guatemala, y exigieron a las autoridades del país centroamericano justicia.

Ayer, el cubano Silvio Rodríguez rindió un homenaje poético a su amigo. Rodríguez reproduce en su página web el texto de la canción Está la puerta abierta, de su colega argentino Alberto Cortez, quien la interpretó a dúo con Facundo Cabral en alguna de sus presentaciones. Modifica la última estrofa para decir: “Facundo Cabral. Todas las cosas bellas comenzaron cantando, no olvides que tu madre cantando te acunó”.

Temas relacionados
últimas noticias