Laurent Gbagbo, con las horas contadas

Acorralado en el sótano de su residencia, el dictador marfileño negocia su salida del poder. Sus fuerzas militares ya se rindieron.

Hace 12 años, Laurent Gbagbo se convirtió en el primer presidente de Costa de Marfil en ganar unas elecciones limpias y transparentes. Sustituyó a Robert Guei, quien se autoproclamó presidente tras unas elecciones fraudulentas que provocaron protestas populares. Gbagbo alzó la voz entonces contra las tendencias autoritarias de los gobiernos de su país, la corrupción y el abuso de poder. Pero pronto sus palabras se las llevó el viento y el poder lo cegó. En 2005, fecha en que debía elegir a su sucesor, Gbagbo retrasó las elecciones. Y lo hizo seis veces más hasta que por fin en 2010 accedió a celebrarlas.

Luego de conocer los resultados, que favorecían a su opositor, Alassane Ouattara, Gbagbo decidió que no entregaba el poder y se autoproclamó presidente, tal cual hizo el hombre que él sacó del poder hace varios años. Su negativa a reconocer el triunfo de Ouattara desató un baño de sangre sin precedentes. Según organizaciones humanitarias, hasta ahora miles de personas han muerto. Incluso, Naciones Unidas describió que en la capital económica de Costa de Marfil hay cuerpos tirados en las calles desde hace días, los hospitales están cerrados y comienzan a aparecer cientos de fosas comunes con víctimas de las fuerzas del gobierno.

“Hay explosiones continuas por toda la ciudad; los hospitales están cerrados, no se pueden trasladar enfermos porque si las ambulancias se atreven a salir son tiroteadas; los servicios públicos no funcionan, por lo que hay decenas de cuerpos sin vida tirados en la vía pública y que nadie recoge”, describió Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).

Tras la ofensiva final lanzada en Abiyán por las fuerzas de Ouattara, con apoyo de militares franceses y de Naciones Unidas, Gbagbo se vio forzado a pedir un alto al fuego y negociar su salida. Las fuerzas leales al gobernante también se rindieron, según informó la ONU. El gobierno francés dijo que Gbagbo firmará “su reconocimiento al nuevo mandatario”.

Temas relacionados