Libros gratis

La variedad facilita, aumenta el placer.

Y si un rasgo se destaca este año en la Feria del Libro de Bogotá, ese es la variedad: 120.000 títulos a disposición de sus asistentes. Una cifra abrumadora, de la que mucho se ha comentado y sobre la que han llovido críticas así de sangrientas como inconsistentes. La más frecuente: los precios de Feria son inalcanzables.

Paseando por los 26 pabellones de Corferias se encuentra uno con libros extravagantes, ediciones únicas, carísimos ejemplares, pero asimismo con meticulosas ediciones a bajo costo. ¿Cuán bajo? ¡Hasta la gratuidad!

Este año, para dar el primer ejemplo, Random House Mondadori publica la obra completa de Jorge Luis Borges, honor a los 25 años de su muerte, con bellos ejemplares a 26 mil pesos. Adquirir por ese precio la exquisita obra del argentino es en sí mismo una ficción. Pero, si aún fuera un precio elevado para el comprador, o acaso tuviese ya la obra de Borges en su biblioteca, podría querer darse un minucioso paseo por la mesa de promociones, en la que, para mi desconcierto inicial y súbita alegría, se hallan autores de la nobel talla de Orhan Pamuk y Doris Lessing, ¡a 10 mil pesos!

En la cara opuesta de la misma moneda brillan el más reciente libro ensayístico de Umberto Eco, El vértigo de las listas, con más de 150 ilustraciones en alta definición, y la colección de arte Electa, con volúmenes dedicados a Goya, diseño gráfico, desnudos, arte erótico y fotografía. Libros con precios entre los 80 y los 170 mil pesos.

Planeta, otra de las editoriales con más presencia en la Feria, promociona ejemplares de bajo costo para niños, con cuentos infantiles desde 9 mil pesos, y descuentos del 10 al 15% por compras de dos o más libros. Y un adicional: libros-regalo, que no serán —sin perdón de sus lectores— molestos títulos de Paulo Coelho, ¡horror!, sino de literatura (en la nota original diría “buena literatura”, pero a tiempo he visto que se trata de un pleonasmo).

Los caros: Magnum Magnum, libro fotográfico, con precio de 480 mil pesos; 240 mil en Feria. Y una hermosísima edición del Quijote, infaltable en cualquier biblioteca que se ufane de serlo, con ilustraciones en blanco y negro y color de, léase con atención, Salvador Dalí. Cree uno entonces que 180 mil pesos por ese Quijote deberían desplazar este libro al párrafo anterior.

Las editoriales extranjeras, y las nuestras independientes, han desplegado en la Feria una rara muestra de ejemplares. La editorial Taschen extendió en sus estantes La galería celestial, que con 61x42 cm es el libro más grande de la Feria, y I’ll be watching you, del exintegrante de The Police Andy Summers, en 945 mil pesos, uno de los más costosos. Superan este precio dos maravillas imperdibles, sea al menos para tomarse una fotografía a su lado: La filosofía de Aristóteles (1740), editado en pergamino, a la venta por 1’800.000 pesos, el libro más antiguo de la Feria, y… ¡la primera edición de María, de Jorge Isaacs!, que con sus 7 millones y medio de pesos es el más costoso de todos. Y el más apetecido.

Al otro extremo del pasillo una sorpresa: libros gratis. En el estand de las Naciones Unidas se ofrecen exquisitos ejemplares, como El calendario de paz, sin ningún costo, y en la editorial santandereana Sic, directora del proyecto “El libro total”, cualquier asistente tendrá acceso a una biblioteca de 30 mil libros, puestos en la red para ser leídos de manera gratuita.

Adiós a las excusas: vuelva usted mañana.