"Llegamos aquí por el azar": Nelson Haedo Valdez

El atacante paraguayo acepta que su equipo ha sido inferior a sus contrincantes durante el torneo.

"Sería espectacular ser campeones jugando bien. Y si no, no importa", dice.

De origen humilde, capaz de pasar más de una noche durmiendo sobre los tablones de madera del club Tembetary, su primera escala en el fútbol, Nelson Haedo Valdez está en la cúspide. Porque aquel niño que vivió en condiciones precarias en San Joaquín de Caaguazú es hoy uno de los finalistas de la Copa América. Y mientras se define su futuro en la próxima temporada, este potente delantero de 27 años festeja con toda la comunidad de Paraguay, que intentará ser campeón en Argentina, igual que hace 32 años, cuando dio la vuelta olímpica, casualmente, en el Estadio Monumental de Núñez.

“La verdad, parece que tenemos que sufrir para después poder festejar. Nos costó mucho Venezuela y llegar hasta esta instancia. Pero Paraguay es conocido como un país sufrido y ésta no fue la excepción”, dice el León, apodo que recibió por su melena. Y agrega: “A veces, el fútbol tiene estas cosas. Lo gana el que no lo merece. Quizá Brasil y Venezuela fueron superiores a nosotros, pero ahora queremos ganar”.

Pueden llegar a ser campeones sin haber ganado un solo partido.

Cierto, ¿verdad? Vamos a tratar de cortar la racha contra Uruguay. Ojalá que podamos imponer nuestro juego el domingo. Nos quedan un par de días para poder prepararnos para la batalla.

¿Por qué les cuesta tanto ganar?

No sé. Nos faltó suerte en algunos partidos, como contra Venezuela en fase de grupos. Pero, claro, ahora no podemos decir que no ligamos. Si llegamos hasta aquí, es por el azar.

Venezuela los superó durante la mayor parte del partido, ¿por qué?

Veníamos cansados de jugar 120 minutos contra Brasil, también Venezuela es un gran equipo y nos complicó mucho por arriba. En este partido teníamos que mejorar, pero el rival también fue duro. Tiene jugadores que en la individual te pueden marcar diferencia y parece que a nosotros nos está faltando un poco más de confianza.

¿Se confiaron por enfrentar a Venezuela?

Dicen que Paraguay se relajó un poco, no es así, estamos más hambrientos que nunca y el equipo está tranquilo. El deseo es darle la alegría a nuestro pueblo.

¿El cansancio puede influir en la final?

Lógicamente que estamos muy cansados por los partidos que venimos jugando, pero vamos a recuperarnos lo más rápido posible para el partido del domingo. A la hora que sea estaremos ahí de pie. Y cuando la pelota empieza a rodar, uno saca fuerzas de donde no las tiene y deja todo en la cancha.

¿Se van a despertar contra Uruguay?

Dios quiera. Sería espectacular ser campeones jugando bien. Y si no, no importa. Lo que queremos todos los paraguayos es ganar la Copa. Con un triunfo o en los penales, da lo mismo.

Sabe que en la Argentina hay una gran comunidad de inmigrantes paraguayos, ¿van a ser locales?

La verdad es que nos emocionó la gente en todos los partidos que jugamos. En Salta, en Mendoza, en Córdoba, en La Plata… Y en River esperemos que se repita. Va a ser una final y necesitaremos del apoyo de nuestro público. Y que se queden tranquilos que vamos a poner corazón y garra.

Muchos dicen que esta es una Copa rara, ¿considera lo mismo?

Lo que quedó demostrado en esta Copa es que ningún equipo es más que el otro, que todo es muy parejo, por eso no se sacaron tantas ventajas y muchos partidos se definieron por penales.

¿Y cómo se juega la final?

Sin ponerse nervioso, con mucha responsabilidad y sabiendo que enfrente tenemos uno de los mejores equipos de Sudamérica.

Haedo Valdez, actualmente, es como una novia solitaria con infinidad de pretendientes. Después de descender con el Hércules de Alicante, ya hubo varios equipos que intentaron ficharlo para la próxima temporada. Getafe estaría dispuesto a invertir cuatro millones de euros por su pase. Pero también está en la carpeta de los rusos Spartak de Moscú y Rubin Kazan, además del italiano Bologna y el inglés Wigan.

Él, mientras tanto, sólo piensa en ser campeón de la Copa América y poder gritar un gol en la final frente a los uruguayos.

¿Es lo que está soñando, Nelson, un gol a Uruguay en la final?

Lo que más deseo es poder ser campeón. No importa si ganamos con un gol mío o de algún otro de mis compañeros.

¿Y el futuro? ¿Dónde va a jugar la próxima temporada?

No lo sé. Sé que mi agente ha tenido charlas con algunos clubes, pero ahora mismo lo único que anhelo es poder ganar la Copa.

Después se sabrá el destino de este león guaraní que quiere rugir en la final de América.