"Lo tuyo es mío, lo mío es mío"

Compartir es un aprendizaje paulatino pues la reacción natural es ejercer autoridad sobre lo que les pertenece. Cómo lidiar con el egoísmo.

Aunque la canción era el himno a la generosidad “Lo tuyo es mío, lo mío es tuyo. El compartir nos enseña a vivir”, Daniel que tenía solo dos años y empezaba asistir al jardín infantil, le trastocó las palabras dejando en claro que no estaba dispuesto a compartir.

Todos los niños que empiezan la vida preescolar tienen que enfrentarse al terrible momento de ‘compartir’ y de esperar su turno. En casa, las mamás se ven obligadas a hacer las veces de árbitros de boxeo cuando hay más de un pequeño en la familia. Gritos, mordiscos, enojo y el reclamo de que “Eso es mío. –¿Me lo prestas? No”. Todo hace parte del cotidiano de los niños que empiezan a vivir la independencia de los dos años. “Esta fase tiene todo de bueno para los pequeños. Y nada para los padres”, explica con humor la psicóloga de familia María Elena López. “Encarna todo el rudimento de la autonomía. Los niños se vuelven autoritarios, egoístas y contradictorios porque están forjando su identidad. Los padres tienen que armarse de paciencia porque siempre estarán dirimiendo conflictos y lidiando con pataletas”, explica la experta.

Posteriormente aprenden a compartir por momentos; a jugar por turnos y a respetar los objetos de los demás. Como explica López, la primera es una etapa egocéntrica y los niños tardan un poco en entender que ellos no son el centro del planeta. Luego comprenden que: “si lo tuyo es mío, lo mío es tuyo”.

Para tener en cuenta

Si tiene niños de edades cercanas debe dar regalos a los dos por igual.

Pueden ser distintos o complementarios para que ellos aprendan a intercambiar.

No le quite las cosas con las que está jugando, muéstrele que puede entregarlas por un rato y las recuperará.

Si hay otro niño que quiere el juguete de su pequeño, intercambie o reemplace uno por otro.

Refuerce los hábitos y los límites en casa, esto ayuda a sembrar valores como la consideración por el otro, la empatía y la generosidad.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El chupo previene la muerte súbita

¿Cuándo destetar a los hijos?