Los desafíos para la prensa en Venezuela

Los medios, incluso los digitales, obran con mucho temor y cautela por las normas restrictivas y las represalias que pueda ejercer el gobierno en su contra.

En Venezuela hay libertad de expresión, pero prima el miedo ante la aplicación de leyes, fue la conclusión de los panelistas del foro Desafíos del Comunicador en Venezuela, Capitulo I: acceso a la información, organizado por el Colegio Nacional de Periodista-Caracas, Comunicados por la Libertad, 5 D-5-V, el Centro Cultural Chacao y El Nacional, y que contó con la presencia del alcalde de Baruta, Gerardo Blyde.

Los periodistas Maryalejandra Pastram (RCTV), Magaly Ramírez (directora de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Santa maría), la diputada del Concejo Legislativo del municipio Carrizal, Clara Mirabal, y los profesores Marcelino Bisbal, Eduardo Orozco y Rafael Garrido, disertaron sobre el acceso a las fuentes y las prohibiciones que impone el Gobierno a la cobertura de la prensa.

Marcelino Bisbal presentó la ponencia “La nueva realidad comunicativa y política del país”, en la cual describe cómo Miraflores impone un cerco a la libertad de información y expresión y la oposición obtuvo un triunfo político en las elecciones parlamentarias que pueden conllevar a una derrota de Hugo Chávez en 2012.

Alertó que, si bien el Gobierno recula ante la presión social, más no olvida y, cuando puede, aprueba leyes que cercenan la libertad de expresión. Citó el caso de la creación de un punto único de Internet que fue descartado de la reforma de la Ley de Telecomunicaciones porque ya 85% de las conexiones dependen de Movilnet. “El desafío mayor de los periodistas es el proyecto político que se quiere instaurar desde 1998. El fin es la hegemonía comunicacional; una mala interpretación de la tesis de Grancis que proponía que el poder lo tuvieran los ciudadanos; en Venezuela, la hegemonía es sólo para el Gobierno”.

Bisbal denunció que el Ejecutivo reformó la Ley de Telecomunicaciones, vía Ley Habilitante, a pesar de no estar autorizado porque los poderes se ciñen a la solución del problema de los damnificados.

Relató cómo desde 2001 hasta 2010 el Gobierno ha impuesto leyes, desconocido la voluntad popular para avanzar en el proyecto político, ha dejado claro que los medios de comunicación son enemigos del proceso político y ha invertido en medios del Estado para tratar de afrontar las denuncias de corrupción y mala gestión. “El Gobierno diseñó una plataforma de medios sin precedentes en América Latina; ni siquiera la dictadura de Perón en Argentino logró eso”.

Durante la intervención, denunció que la reforma de la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónico restringe hasta las nuevas formas de comunicación: “Todo lo que se invente está regulado desde ya”. Advirtió que en el país se instauró la censura de “manera legal” y que los dueños de medios electrónicos la atribuyen al Gobierno y temen por la aplicación de la Ley de Telecomunicaciones que, en los artículos 5 y 22, declara de interés público a la red y les amenaza con suspender las licencias. Generando censura y miedo.

Eduardo Orozco, ex presidente del CNP, sostuvo que el periodismo tiene dos grandes desafíos: conocer y dominar el desarrollo de las tecnologías; y descifrar el entorno político.

Describió el panorama que signa la prensa en el mundo y Venezuela. En las escuelas hay 40.000 estudiantes de comunicación y más 18.000 egresados que obligará a repensar sobre qué hacer para generar fuentes de empleo, máxime cuando los medios impresos tienen al frente que convertirse en medios interactivos o de circulación gratuita ante la perdida de lectores y el desarrollo tecnológico: “The Times de Londres, muy conservador, cambió de plataforma en 4 meses. En España, los diarios de circulación gratuitos, que se distribuyen en el metro, tiene hasta 7 ediciones diarias. Lo significativo es que la prensa gratuita no cierra, los medios pagos sí, lo que obligará a los medios a ofrecer periodismo de calidad”.

Orozco señaló que, ahora, la prensa recurre a tres herramientas para atraer lectores: el impreso, una página web y la emisión vía radio y televisión por la plataforma 2.0. Sin embargo, lamentó que en Venezuela las páginas web no sean de calidad: “De 105 diarios que existen, hay 15 web y la cobertura es pésima. Por ejemplo, el pasado lunes hubo una protesta en Barinas y no había nada en las páginas web. ¿Problemas tecnológicos?, ¿falta de personal? La respuesta: Censura, miedo a la gobernación que dirige el hermano del Presidente, Adán Chávez. El entorno afecta a la libertad de expresión y a la información”.

La modernización de los medios, según Orozco, no es nueva. Dijo que en 1980 se creó una “flash-panel” que no prosperó por las limitaciones del entorno, y ahora, existe una “tableta” que significaría la desaparición de los periódicos impresos. “Los nuevos medios han dado una nueva característica a los periodistas; tienen que ser y pensar en la comunicación visual. Pensar en imágenes y audio. El medio no es la plataforma, sino la sensibilidad del periodista, un buen periodismo que sea reflejo de libertad. La BBC de Londres anunció que creará una escuela de comunicación virtual, ¿cómo competirán las nuestras?”.

Al profundizar en el entorno nacional, el profesor universitario dijo que la Ley del Ejercicio del Periodismo garantiza la profesión, pero que existe una “intención grosera”, por parte del Gobierno, de eliminarla. “Es un derecho negado; eso explica el abuso contra la libertad de expresión y de información; de hecho existe un proyecto para derogar el ejercicio del periodismo y eliminar el título de comunicador social. El Estado no está dispuesto a reconocer el título universitario porque crea ‘una elite’”.

Si bien señaló que las redes sociales son importantes alertó que tienen limitaciones: “El twitter es útil, pero no garantiza una lectura profunda para entender el entorno, la complejidad del entorno”.

De fuentes terribles a ser creativos: La directora de la Escuela de Comunicación de la Universidad Santa María, Magalys Ramírez, instó a ser creativos frente a la censura, a concebir nuevas formas de comunicación y ser solidarios entre los periodistas para enfrentar las agresiones: “Hay fuentes terribles como la Iglesia, el Ministerio de la Defensa y las policías, pero, en este momento, los límites son exagerados”.

Recordó que hace años los reporteros del extinto Congreso sentaron un precedente cuando un diputado insultó a la periodista Alba Sánchez (El Nacional) y éstos cuestionaron esa actitud: “Logramos que pidiera disculpa; el periodista tiene que hacerse respetar porque, lamentablemente, el atropello se ha democratizado; hasta un funcionario de tercer nivel armar líos contra los periodistas cuando les piden información. En este escenario, hay que ir a la calle y contar historias. En este momento, se requiere ética, solidaridad, gremialismo y apego a la verdad”. [email protected]

Por César Rengifo, colaborador de Soyperiodista.com