Los dilemas de la U

A pocos días del cierre de inscripción de candidatos para las elecciones regionales, los partidos se encuentran en el proceso de definición de avales, coaliciones con otras colectividades y depuración de sus listas, trámites en los que no faltan las polémicas por presuntos intereses políticos o nombramientos a dedo de algunos de los aspirantes.

Lo que no esperaban en el Partido de la U era enfrentar una polémica por el ahora inexistente delito de bigamia. En la lista de candidatos con antecedentes que envió el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) a la colectividad aparece un aspirante que había sido condenado por este delito, que fue derogado hace más de 10 años, cuando el Código Penal de 2000 tumbó en su integridad el decreto ley 100 de 1980, que en su artículo 260 tipificaba como delito la bigamia.

Sobre esta polémica, el presidente del Partido de la U, Juan Lozano, manifestó que “ese delito ya no existe, es un tema sobre el cual no hay doctrina en el partido y ha generado un gran debate. Para muchos, aunque fue condenado, tiene derecho a recuperar sus derechos políticos toda vez que esto ya no es delito, por eso estamos haciendo consultas académicas”.

Aunque prefirió no dar el nombre del candidato ni la región a la cual pertenece, Lozano insistió en que la recomendación a los militantes de la U es “tener un solo partido, un solo aval y una sola mujer”.

Otro tema que podría generar polémica, con la sanción de la reforma política por parte del presidente Juan Manuel Santos, es la forma como se va a presentar en el tarjetón electoral la alianza entre el Partido Verde y el Partido de la U para apoyar la aspiración del candidato a la Alcaldía de Bogotá Enrique Peñalosa. Entrada en vigencia la reforma, las colectividades que respaldan a un aspirante en coalición son igualmente responsables por su elección y gestión.

Por este motivo, aunque Peñalosa fue precandidato a la Presidencia por el Partido Verde, en las negociaciones y acuerdos programáticos que están realizando con la U esta colectividad, estaría reclamando que en el tarjetón electoral se presenten los logosímbolos de los dos partidos.

Para el registrador delegado para lo electoral, Alfonso Portela, bajo el amparo de la reforma política esta es una solicitud válida y que se implementará siempre y cuando haya un acuerdo entre los dos partidos que respaldan esta candidatura única. Sin embargo, advirtió que en todos los tarjetones el espacio para el logo de las colectividades será de igual tamaño, sin importar las circunstancias.

Aunque la U negó más de 200 avales argumentando razones “de fondo”, ahora tiene que definir estos dos temas que, aunque parecen superficiales, implicarán arduo debate.