Los fósiles ocultos

En Colombia hubo dinosaurios, y muchos. Sin embargo, parece que sus fósiles son los más esquivos para nuestros científicos.

En la historia del país sólo se han dado tres hallazgos de estos restos (ver infografía). El último de ellos se dio a conocer ayer por científicos de la Universidad Nacional de Colombia.

“No los encontramos fácilmente porque, como dirían los paleontólogos, las rocas donde se encuentran no afloran”, explica la profesora e investigadora de la Universidad Nacional María Páramo, líder de este estudio.

Hace aproximadamente 70 millones de años, el mar que cubría la mitad del país comenzó a retraerse debido a la formación de la Cordillera de los Andes. Cerca de este tiempo, y por una extinción masiva que aún no tiene una explicación única, los dinosaurios desaparecieron. Según Páramo, la formación de una cordillera llevó a que los sedimentos de rocas que contienen fósiles de dinosaurios se ocultaran muy bien.

Por eso la conmoción del último descubrimiento, hecho por ella y su alumno David García. Ellos tuvieron a su cargo los estudios de dos cabezas de fémur encontradas por un campesino en Villa de Leyva hace seis años, ya que tenían la sospecha de que podían pertenecer a un dinosaurio terrestre.

Luego siguió un arduo trabajo de investigación, que consistía básicamente en la comparación de los huesos encontrados con otros documentados alrededor del mundo. Para esto tuvieron que recurrir a una gran variedad de libros, muchos de ellos casi imposibles de encontrar en Colombia.

Finalmente, maestra y alumno pudieron asegurar con certeza que sí se trataba de un espécimen terrestre. No sólo esto, sino que pertenecía al grupo de los saurópodos, grandes dinosaurios herbívoros, conocidos por sus largos cuellos.

“Este hecho nos hace pensar que la costa de lo que era el mar de Villa de Leyva no debía estar tan lejos como se creía, y que la zona en la que se encontraron los restos debía tener poca profundidad”, dice Páramo.

La información que tienen de los restos encontrados es poca, ya que “la muestra es muy pequeña”, explica Páramo. Por el momento, el equipo investigativo busca saber si el saurópodo encontrado es del tipo que tiene extremidades delanteras unidas (que están alineadas con el eje del cuerpo) o separadas (que están por fuera del eje del cuerpo).

Aunque todavía falta saber bastante sobre los dinosaurios terrestres en Colombia, Páramo asegura que los fósiles de animales marinos, que han sido encontrados en gran cantidad en Villa de Leyva, también tienen que ser estudiados. Para ella, la mayoría de dinosaurios que habitaron estas tierras todavía no han sido identificados.