Los gatos y la toxoplasmosis

El 19% de los casos de la enfermedad en Colombia se explican por contacto directo con gatos menores de seis meses.

La publicación del artículo “Toxoplasmosis, una enfermedad en alza”, el pasado 12 de julio en esta misma sección, provocó una gran discusión entre los defensores de animales. En sus mensajes argumentaban que era falso que los gatos sean los causantes de la trasmisión de esta enfermedad a la vez que hacían un llamado a no matar o abandonar animales por el temor a un contagio.

Jorge Enrique Gómez Marín, investigador del Centro de Investigaciones Biomédicas de la Universidad del Quindío y quien lideró el Estudio Nacional de Toxoplasmosis Congénita en Colombia, explicó algunos mitos y verdades en torno al parásito Toxoplasma gondii, en el centro del debate.

Como lo aseguran los defensores de animales, no es cierto que las embarazadas no puedan vivir con mascotas. “Los gatos domésticos y los gatos adultos difícilmente transmiten el parásito, pues adquieren inmunidad luego de la primera infección y no vuelven a transmitirlo”, explicó el especialista. Pero aclaró que las madres gestantes deben evitar el contacto directo con tierra, con las heces y con gatos pequeños. Los perros no transmiten la toxoplasmosis.

Según Gómez, el gato es un hospedero definitivo, “en él ocurre el ciclo sexuado y asexuado del parásito, lo cual es un hecho biológico constatado y verificado y sobre el cual existen más de 1.234 artículos en la base de datos bibliográfica PubMed”. Esta asociación entre gatos e infección varía según los países. En Colombia sólo existe un estudio de factores de riesgo en embarazadas en la ciudad de Armenia, y la fracción atribuible de riesgo fue de 26% para el consumo de carne poco cocida, otro 19% de los casos eran explicados por contacto con gatos menores de seis meses y el 50% por el consumo de agua de la llave sin hervir.

“Los gatos desempeñan un papel de primordial importancia para el hombre en el control de infecciones (por ejemplo, la plaga producida por Yersinia pestis) y no es recomendable su eliminación, pero sí es importante la responsabilidad de la sociedad de no abandonarlos y proporcionarles el afecto y cuidado que merecen. No es justo que los gatos padezcan el maltrato y abandono que estamos observando en nuestras ciudades. Esta es tarea y responsabilidad de todos”, apuntó el experto.

Es cierto, como lo expresó Johan Daniel Torres, representante de la Fundación Angelitos Gatunos, que “la convivencia armoniosa entre personas y gatos es perfectamente posible. El contagio de toxoplasmosis no es tan frecuente y con los cuidados básicos podemos prevenirla y convivir con ellos sin problemas ni preocupaciones”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

BMW actualiza la serie F

El carro que busca competir con las aerolíneas