Los hombres de Osama Bin Laden en Colombia

Las autoridades norteamericanas investigan una serie de episodios y capturas que demostrarían cómo Colombia es utilizada por el terrorismo árabe para ocultar a sus militantes y lavar capitales destinados a la financiación de atentados internacionales.

El 19 de julio de 1998 la DEA y el FBI enviaron un mensaje de alera a las autoridades colombianas: durante los siguientes días llegaría al país un avión comercial procedente de Panamá en cuyo interior habría varias maletas de doble fondo que contendrían información sobre atentados terroristas en varios países de América Latina patrocinados por organizaciones de origen árabe. El supuesto cargamento podría incluir armas, explosivos o documentos.

Todos los vuelos de Panamá fueron sometidos a estrictas requisas en busca de indicios de terrorismo, pero lo único que se descubrió fue medio millón de dólares en efectivo decomisados a un ciudadano de origen árabe en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, en Palmira, dinero que luego tuvo que ser devuelto al no demostrarse su posible origen ilícito.

Sin embargo, la advertencia norteamericana quedó vigente. El Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) envió un reporte a sus oficinas de control migratorio en todo el país y el 16 de octubre siguiente los detectives que patrullan ocasionalmente la terminal de transporte terrestre de Bogotá se encontraron de frente con un hombre de aspecto árabe que acababa de bajarse de un Expreso Bolivariano proveniente de Ipiales, en la frontera con Ecuador.

Decidieron seguirlo hasta un hotel del centro de la ciudad para ver con quién establecía contacto. Pasó dos días encerrado en su habitación, así que los detectives decidieron abordarlo. Su pasaporte era egipcio, pero no tenía sello de ingreso a Colombia ni visado. Mohamed Ebid Abdel Aal, de 37 años, había entrado ilegalmente al país. Se negó a hablar en español y fue conducido a los calabozos del DAS, donde valiéndose de un intérprete de la embajada de Egipto contó que se dirigía a Maicao para trabajar como profesor de árabe.

A través de Interpol se solicitaron antecedentes de Abdel y el FBI confirmó que se trataba de “un elemento terrorista de alta peligrosidad”. Ostentaba un cargo directivo dentro de la organización Al Gama-At Al Islamiya, un brazo militar y político al servicio de Osama Bin laden, el líder árabe acusado de dirigir los atentados terroristas ocurridos el pasado 11 de septiembre en Nueva York y Washington.

Interpol estableció que el egipcio había intentado conseguir visa de ingreso a Colombia en el consulado de Colombia en Milán, Italia, pero le fue negada. Entonces decidió tomar un vuelo en Amsterdam con destino a Quito y allí estableció contacto con una red de tráfico de inmigrantes que lo ayudó a ingresar de forma clandestina al país. Toda la operación que hizo para entrar a Colombia dejaba sin piso su versión de un hombre en busca de un modesto trabajo y, más bien, puso en evidencia su pertenencia a una organización que se movía con facilidad entre Europa y América. Abdel Aal era investigado por su participación en ataques terroristas contra un hotel en El Cairo donde perecieron 20 turistas en 1996 y en Luxor donde murieron 58 turistas, incluidos dos colombianos en 1997.

A pesar de los antecedentes pasaron 36 horas sin que ningún gobierno hiciera una petición de extradición por lo que las normas internacionales obligaron al DAS a deportarlo por la misma ruta de ingreso. Lo entregó a la Interpol en Quito desde donde fue conducido a Egipto y allí, se supone, permanece preso.

Por esos días las autoridades de inmigración de Nicaragua informaron sobre la llegada a su país de “misteriosos grupos árabes” provenientes de Colombia y con documentación irregular. Diez de ellos fueron detenidos en Bluefileds cuando desembarcaban provenientes de la Isla de San Andrés. Habían iniciado su viaje en España con una escala en Cuba. “Tememos que el territorio nacional esté siendo utilizado para el tránsito de presuntos terroristas con destino a los Estados Unidos”, notificó Frank César, viceministro de Gobernación.

Temas relacionados
últimas noticias