Los hombres que mataron a Bin Laden

La mansión en la que vivía el terrorista estaba muy cerca de una de las principales academias militares del país. Según la prensa estadounidense, su cuerpo yace en el fondo del mar.

Fueron 20 soldados de élite de la Marina estadounidense, armados con explosivos y rifles de asalto, los que tomaron la mansión de 2.500 metros cuadrados que ocupaba Osama bin Laden. La casa en pleno corazón de Abbottabad, una ciudad militar a una hora de Islamabad, era una guarida fortificada con muros de casi tres metros de alto coronados con alambres de púas y cámaras, ventanas alargadas y sólo dos puntos de acceso.

Según The New York Times la operación comenzó a las 3 de la madrugada cuando los 20 soldados del grupo SEAL, fuertemente armados, abordaron cuatro helicópteros con rumbo a la guarida del terrorista. Una vez cerca, bajaron de las aeronaves y se dieron a la toma del lugar.

Los SEAL (Sea, Air and Land —‘Mar, Aire y Tierra’—) son un grupo de soldados de la Fuerza de Operaciones especiales de la Marina estadounidense conformado por los mejores uniformados del país. Según fuentes militares, a este selecto cuerpo sólo pueden ingresar los soldados mejor entrenados luego de aprobar un difícil examen físico y mental. Según estadísticas, sólo el 40% de quienes se presentan logran ingresar. A él pertenecen miembros de los grupos especializados del Ejército (los Rangers), de los Marines y de la Fuerza Aérea (Delta Force).

Según la cadena Fox, Bin Laden murió de un disparo en la cabeza, más exactamente en el ojo izquierdo. Fue un francotirador de los SEAL quien recibió la orden de dispararle luego de que el terrorista opusiera resistencia y un pequeño grupo de hombres que lo custodiaban intercambiaran disparos durante 45 minutos.

El grupo SEAL nació en 1962 como consecuencia del fracaso estadounidense, un año antes, durante el desembarco en Bahía Cochinos (Cuba). El presidente John F. Kennedy dio la orden de crear un grupo especializado, tomando como referencia los SAS británicos. A esta selecta unidad sólo podrían pertenecer los mejores hombres de las Fuerzas Militares y se establecieron difíciles pruebas para poder ingresar.

Su debut tuvo lugar en la guerra de Vietnam, en donde participaron en operaciones clandestinas. También formaron parte del rescate de los rehenes de la Embajada de EE.UU. en Teherán (1980), pero sufrieron un duro revés. Luego fueron utilizados en operaciones de alto riesgo en Somalia, Afganistán e Irak. El año pasado fueron los que llevaron a cabo el exitoso rescate del capitán Richard Phillips, secuestrado por piratas somalíes. Desde hace un año están bajo órdenes de la CIA, que planeó y ejecutó al enemigo número uno de EE.UU.

Pakistán y el escondite del terrorista

Dos preguntas claves se desprenden de la operación que acabó con Bin Laden. ¿Hace cuanto tiempo el gobierno de Pakistán y su aparato militar sabían que el escondite de Bin Laden estaba en medio de su territorio? ¿Estados Unidos retuvo información hasta haber efectuado el golpe por temor a que se pondría en peligro la operación? Según el ‘think-tank’ Stratfor, en los últimos años la relación entre Estados Unidos y Pakistán ha estado ligada a la dependencia que Washington tiene con Pakistán en cuanto a inteligencia sobre Al Qaeda y los talibanes se refiere. Señalan que la cooperación estaba en su punto más bajo.


Paso a paso de la operación
Aporte de Guantánamo

Varios testimonios de detenidos en la prisión de Guantánamo, dedicada a recluir sospechosos de terrorismo desde 2002, entregaron y confirmaron a los cuerpos de seguridad estadounidenses la identidad de un hombre que servía de mensajero a Osama bin Laden.

El eslabón encontrado

La ubicación del mensajero tardó años. No obstante, ocho meses atrás, los organismos de inteligencia ubicaron al mensajero aproximadamente a 55 kilómetros de Islamabad, capital de Pakistán, donde era un asiduo visitante a una gran casa que era sospechosa para EE.UU.

Fotos satelitales

La mansión fue centro de los análisis y las investigaciones de la CIA durante los últimos meses mediante fotografías satelitales y operaciones de inteligencia. En septiembre pasado, Estados Unidos comenzó a tener serias sospechas de que en ese lugar se escondía el líder de Al Qaeda.

Cerca de la operación

El 14 de marzo pasado y  encabezada por Barack Obama, se llevó a cabo la primera de las cinco reuniones de seguridad nacional que tuvieron lugar antes del operativo. Algunos funcionarios sugerían que la casa había sido construida en 2005 con el único fin de esconder a Bin Laden.

Todo estaba listo

El domingo muy temprano, a las 8:20 p.m., Obama se reunió con sus asesores de seguridad para firmar el plan que incluía el envío de agentes y militares para allanar la mansión. El presidente prefirió mantener al gobierno de Pakistán aislado del operativo.

La caída del terrorista

La operación comenzó cuando los agentes descendieron desde helicópteros y atacaron la mansión por cerca de 40 minutos. Además de Bin Laden, tres hombres y una mujer murieron. El cuerpo del líder de Al Qaeda fue recogido y puesto en un helicóptero. Cuando faltaban 10 minutos para las 4 de la tarde, el presidente recibió la noticia.

últimas noticias