Los otros riesgos del invierno

La MOE advierte alteraciones en el censo electoral por desplazamiento de damnificados.

Obligatoriamente la reciente agenda de Gobierno se concentra en la ola invernal agravada por el fenómeno de La Niña. Ha sido el foco de los últimos siete discursos del presidente Juan Manuel Santos y ha motivado largos consejos de ministros, pero indudablemente la distribución de la ayuda humanitaria, en medio de un año de elecciones regionales, es uno de los temas más espinosos en medio de la tragedia.

Colombia Humanitaria es la responsable en el Gobierno de recoger y distribuir las ayudas a través de operadores. El temor a que las contribuciones fueran utilizadas con fines políticos, se concretó ayer con la denuncia de anomalías en Cartago, Valle, hecha por el senador del Polo Democrático Alternativo, Alexander López: “Más de 350 cajas con alimentos entregados por Colombia Humanitaria fueron encontradas en una vivienda y no habían sido dadas a las víctimas porque el alcalde de este municipio, Germán González, no lo permitía. Finalmente iban a ser entregados por un candidato amigo del actual dirigente”.

Ante las exigencias y reclamos de los congresistas, el senador conservador, Carlos Ramiro Chávarro, propuso la conformación de una Comisión Accidental para hacer seguimiento a la entrega de las ayudas humanitarias, acción cuestionada por supuestos casos de corrupción y demoras en las tareas. La iniciativa fue aprobada por unanimidad.

No obstante, pese a las duras críticas, durante el foro de la Revista Semana “Atención Humanitaria”, el gerente de Colombia Humanitaria, Everardo Murillo Sánchez, defendió el proyecto del gobierno  y a los operadores que distribuyen las ayudas que son Cajas de Compensación familiar, Cámaras de Comercio, Defensa Civil y Cruz Roja.

De otra parte, debido al fallo de la Corte Constitucional que declaró inexequible el decreto número 020 de 2011, mediante el cual se decretó, por segunda vez, el Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica por razón de grave calamidad pública, algunos alcaldes se resisten a asignar los recursos para atender a los damnificados.

Al respecto, Murillo, consideró que no tener el fallo sí ha generado “desinformación” en las regiones, pues los mandatarios locales se resisten a ejecutar recursos por temor a los fallos. “Como varios puntos se declararon inexequibles, entonces, los alcaldes no creen que puedan ejecutar los recursos que Colombia humanitaria les gira”.

Según el gerente de Colombia Humanitaria, lo que ocurre en la práctica es que después de estudiar las solicitudes de los proyectos, esta entidad  les  gira los recursos a los alcaldes a través de una fiducia, que los desembolsa directamente al contratista después de analizar los documentos y que todo esté en regla para comenzar la obra.

En medio del panorama, la Misión de Observación Electoral (MOE) según su directora ejecutiva, Alejandra Barrios, ya advierte tres graves riesgos electorales en medio de la emergencia invernal. El primero es un plan para inscripción de cédula en calle, pues se teme que un buen número de los damnificados ni siquiera alcanzaron  a recuperar sus documentos de identidad, otros afectados que sí llevan la cédula consigo debieron desplazarse de su lugar de origen por lo que requieren que les ofrezcan facilidades para la participación democrática, situación que podría afectar el censo y la jornada electoral.

La segunda preocupación de la MOE es que algunos políticos presionen la inscripción de cédulas en los albergues. “La gente debe entender que nadie les puede ofrecer ayuda humanitaria a cambio de  nada, la ayuda es gratis, con Colombia Humanitaria vamos a empezar una campaña para decirles  a los ciudadanos que no se dejen comprar el voto”, añadió la directora de la MOE.

El último punto sobre el cual advierte la Misión es que en caso de ampliarse el periodo de lluvias habrá que disponer de una organización especial de puestos de votación.

El director de Gestión de Riesgo del Ministerio del Interior y de Justicia, Carlos Iván Márquez, dijo que para ellos es una garantía que los organismos de socorro hagan parte de los operadores en este proceso, pero hizo un llamado para que se haga un trabajo de veeduría ciudadana y agregó: “Los organismos de control,  como la Procuraduría,   tienen participación directa e incluso revisan en cada región el proceso de Colombia Humanitaria y de Gestión de Riesgo. Eso nos da la posibilidad de que se cumpla con la atención a los damnificados”.

Los nuevos estragos de la ola invernal