Los presos también tienen dignidad humana, recuerda la Corte

Favoreció a un reo que alegaba que al haber sido rapado estaba sujeto a burlas, por una cicatriz en su cabeza.

Los privados de su libertad por violaciones a la Ley Penal también gozan de dignidad como seres humanos, recordó la Corte Constitucional, al conceder una tutela a un  recluso que alegaba ser objeto de burlas por una prominente cicatriz en su cabeza, que quedaba expuesta con el corte al rape que había sido que le habían hecho por orden de las autoridades de un penal en Popayán, Cauca.

El alto tribunal llamó la atención al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, al respecto de situaciones de esta naturaleza, señalando que las normas de control interno de cada penitenciaría también deben ir de acuerdo al respeto por los derechos fundamentales que siguen cobijando a quienes se encuentran recluidos en las cárceles.

“Los sujetos recluidos en centros carcelarios conservan su dignidad humana”
, señaló la colegiatura, que aclaró que si bien las conductas contrarias a la Ley que despliegan quienes son  privados de su libertad por las mismas autoridades suponen la suspensión de algunos derechos y garantías para quien sobrepasa las normas, esta privación debe aplicarse gradual y razonablemente.

En consecuencia, la Corte requirió al Inpec para que en el futuro ordene a las máximas cabezas de la penitenciaría que garantice que el corte de cabello del preso se dé bajo condiciones que no hagan visible la cicatriz que tiene en su cabeza y que hoy lo tienen bajo las burlas y comentarios agraviantes de  sus compañeros.