Luis Suárez: "Los enfrentaría hasta de arquero"

El delantero uruguayo será titular hoy (5:15 p.m., Gol Caracol). “Son 14 copas contra 14 copas”, dice.

No lo tuvo nada fácil Luis Suárez ni en la vida ni en el área, pero se la buscó para llegar y para meter goles. El suyo es un caso insólito porque siendo un goleador tiene página en la historia por una tapada en un Mundial, contra Ghana, en Sudáfrica en el último minuto de la prórroga de los cuartos de final. Falló Asamoah Gyan y en la tanda de los penaltis se metió la selección charrúa en semifinales. Heredó el puesto del 9 en el Liverpool con la misma ilusión que hoy les buscará las espaldas a Milito y Burdisso en lo que para el fútbol suramericano es algo más que un partido.

¿Usted vive del gol o para el gol?

Vivo para el gol. Siendo delantero uno siempre tiene la sensación de estar cerca del momento decisivo y la obsesión de marcar goles, pero ayudando al equipo. Mi fútbol es algo más que goles, pues sufrí y peleé mucho para estar donde estoy. Por eso peleo cada pelota.

¿Recuerda todos sus goles?

No, todos no, si te dicen el partido te puedes acordar, pero no todos, no creo.

¿Por qué le llaman ‘El Toro’? ¿Le molesta?

No lo sabía, no tenía ni idea. Es normal que te pongan apodos pero a mí siempre me llamaron Luis. No, no me molesta.

¿Cómo era su fútbol de niño?

Muy sacrificado, muy humilde. Yo no era un jugador técnico y con calidad, era de mucho esfuerzo. No tenía las condiciones de otros, pero peleé muy duro por cumplir ese sueño. Mi madre sufrió mucho para comprarme mis primeras Adidas con la firma de Francescoli. Ahorró mucho. Iba a los entrenamientos con mi hermano, porque mi madre estaba trabajando. Mis padres se separaron cuando yo tenía 9 años, éramos seis hermanos, era difícil tener lo que queríamos. Mi madre siempre decía: “Esto es lo que hay”. Por eso ahora valoro tanto donde estoy y lo que tengo. En momentos como este me acuerdo mucho de eso.

¿Qué le dice ahora?

Está muy orgullosa.

¿Quién era su ídolo?

Batistuta. Siempre me gustó, por su trabajo, sus movimientos, su remate. También Fonseca, Rubén Sosa, Francescoli.

Para un uruguayo, ¿qué es un partido contra Argentina?

El partido que sueñas jugar siempre y más en una Copa América. En este caso es la invitación que nos da el torneo a demostrar para qué estamos acá. Son 14 copas contra 14 copas.

¿Tanto ha cambiado Uruguay desde el Mundial?

No, para nada. Nos ha faltado en momentos puntuales convertir las ocasiones... Creo que nos ha venido bien haber sufrido para clasificarnos como lo hemos hecho porque la gente se pensaba que esto era llegar y meterle cuatro a Perú y a México y por ahí a Chile le íbamos a ganar y no. Ya no sólo son Brasil y Argentina.

Si tuviera que destacar a un equipo, ¿cuál sería?

Venezuela. Está jugando muy bien, con errores defensivos que tiene que corregir, pero ellos se están sintiendo bien y su clasificación lo demuestra.

Si contra Argentina debe ponerse de portero, ¿se pondrá?

Obviamente. Si es necesario, el equipo sabe que puede contar conmigo. Los enfrentaría hasta de arquero. Pero no por lo de Ghana, siempre me gustó tapar.

Si la de Maradona es la mano de Dios, ¿la suya es la mano de Uruguay?

Dicen que mi mano es la mano más famosa de Uruguay, no sé... ¡Qué momento! Por fair play no está bien, pero tampoco lesioné a nadie, ¿no? El árbitro hizo lo correcto, me sacó la roja, pitó penalti y punto. Lo lanzaron y lo fallaron, pero eso ya no es cosa mía.

Para después sentenciar el partido en la tanda de penaltis con esa loca definición de Abreu...

¡Casi me muero! Vi al Loco y pensé: “No la piqués Loco, no la piqués”. Y la picó. Para tirar un penalti así no has de estar loco. ¡Has de estar loco, loco, loco!

¿Qué envidia de Messi?

No es envidia, es pensar que él tiene un don y los demás no. Pero tenemos recursos para frenarlo, somos un equipo muy organizado, que es lo mejor para evitarlo.

Dice el ‘Loco’ Abreu que hay que provocarlo...

Naaada, era una broma, Leo puede estar tranquilo... De rodillas para arriba (se ríe).

¿Mejor encarar a Burdisso o a Milito?

Los dos son buenos, están a un nivel muy grande en Europa. Vamos a ver si conseguimos complicarles las cosas.

¿Por dónde puede llegar el gol?

Da igual, sobre la hora y de Muslera. Lo importante es que gane Uruguay.

¿Sustituir a Torres en el Liverpool es su último acto de valentía?

Si vas al Liverpool pensando en sustituir a Torres va a ser difícil. Es imposible. La gente sabe qué puedo dar. No pretendo ser Torres, sólo Luis Suárez.

¿Le queda un sueño por cumplir?

Sí, claro, el de la Copa América. Me gustaría alzarla. Pero primero hay que ganarle a Argentina.

 

últimas noticias