"A mí no me digan salvador": Sergio Agüero

La solución de los problemas ofensivos que mostró la selección de Argentina en los primeros dos partidos de esta Copa América estaba en el banco.

Ante Bolivia, en el debut, quedó claro que Sergio Agüero estaba dispuesto a explotar todo su poder de gol. Ante Colombia, no se pudo torcer el resultado. Y frente a Costa Rica, más allá de la notable actuación de Lionel Messi, el  Kun fue contundente como pocas veces frente al arco del equipo centroamericano. Desde entonces, la figura del delantero del Atlético de Madrid resulta inamovible en la alineación titular. La excepción no será este sábado, frente a Uruguay, por los cuartos de final.

Ese clásico del Río de La Plata es lo que se viene. “Tenemos que seguir jugando de la misma manera. Creo que, después de lo demostrado el lunes en Córdoba, tenemos que estar más fuertes que nunca. Mostramos que estamos enteros”, dice Agüero del duelo que se disputará en Santa Fe. Pero, claro, todavía está fresco el éxito ante los ticos de Ricardo La Volpe y ese doblete que lo impulsa como el máximo artillero del certamen, seguido de cerca por Radamel Falcao García y el peruano Paolo Guerrero.

¿Por qué tardó tanto en despertar la selección?

Nosotros sabemos de lo que somos capaces de hacer, de cuál es nuestro aporte. Pero, lamentablemente, a veces las cosas no salen bien. Esta vez, nos salió todo como habíamos planeado. Por eso ganamos y conseguimos la clasificación para la próxima fase.

Ahora le van a poner de segundo nombre ‘Salvador’, como a Carlos Bilardo, el mánager de este seleccionado…

A mí no me digan “salvador”. Sólo no se salva nadie. Este es un equipo y jugamos once. Por suerte, pude embocar las dos situaciones que tuve en este partido. Pero lo importante no es quién hace los goles, sino que gane el equipo. Necesitábamos este triunfo para darle una alegría a la gente y a nosotros mismos, que dejamos todo por la camiseta de la selección.

Suele decirse que los futbolistas argentinos aparecen en los momentos decisivos. ¿Este era uno de ellos?

Sí. Si no ganábamos, nos quedábamos afuera. Hubiera sido una catástrofe. Gracias a Dios el equipo respondió con autoridad. Ganamos bien, construimos una goleada y la gente quedó contenta. Más no se puede pedir. O sí. A partir de ahora, cuando empiezan los partidos de matar o morir, hay que entregar un plus.

¿Encontró un socio ideal en Messi?

Con Messi nos entendemos muy bien. Jugamos juntos en el Mundial Sub-20 y los Olímpicos. Por eso siempre trato de buscarlo a él, es un generador de fútbol fantástico, único, el mejor del mundo. Es una suerte tenerlo de compañero.

El nivel que mostró Messi ante Costa Rica fue espectacular...

La verdad, lo suyo fue notable. Es una solución tener a un jugador como él en el equipo. Te devuelve la pelota redonda, a un toque. La asistencia que me dio en el segundo gol fue genial. La verdad, le tengo que agradecer que haya podido volver a convertir.

¿Le molesta que hayan cuestionado tanto a Messi?

Leo es un jugador de otro planeta. Entonces, uno no entiende cómo puede ser que se lo critique tanto. En Barcelona hace maravillas con la pelota. Y nosotros tenemos la gratificación de poder contar con él. Tenemos que aprovecharlo.

¿Se siente cómodo jugando contra la raya, como puntero izquierdo?

Algunas veces, en Atlético, me tiré por ese costado. Es una posición en la que sólo me tocó jugar en los Olímpicos de Pekín. De todos modos, con tal de hacerlo, lo hago en cualquier sector del campo. Uno siempre quiere estar, aunque no más sea por un rato. Y si uno es titular, mucho mejor, claro. La idea es sumar minutos y colaborar permanentemente.

A propósito de este concepto, ¿le llamó la atención ser suplente en los primeros dos partidos?

Es que en este plantel hay muchos buenos jugadores. Entonces, uno tiene que seguir bien enchufado, a todo lo que da. Batista siempre me dice que me desmarque y busque las diagonales. Si yo mantengo esos conceptos, seguramente voy a tener más posibilidades de estar en la cancha.

¿Se ve como goleador de la Copa?, ¿es el objetivo?

No, mi meta no es ser goleador, mi meta es ser campeón. Lo grupal es más importante que lo individual, sin ninguna duda.

¿No regresará al Atlético?

Hable con el club, ahora mis representantes están negociando mi salida y el acuerdo no sé cuándo llegará, pero quiero enterarme cuando acabe la Copa América.