Mala hora del gabinete Uribe

Andrés Felipe Arias detenido y los señalamientos para el exsecretario de Palacio son las decisiones recientes. Otros de sus hombres de confianza esperan a que los organismos de control definan su situación judicial.

Mucho antes de que el expresidente Álvaro Uribe Vélez terminara su mandato, la justicia ya tenía a varios de sus hombres de confianza en la mira. El cambio de gobierno y el nombramiento de fiscal en propiedad parece que ha acelerado los procesos y las decisiones empiezan a aparecer. A algunos ya les formularon imputación, otros han sido destituidos y muchos siguen en capilla a la espera de las decisiones de los organismos de control.

La medida de aseguramiento contra el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, por el caso de Agro Ingreso Seguro, y los señalamientos de las víctimas de las ‘chuzadas’ contra Bernardo Moreno, exsecretario de la Presidencia, demuestran que la semana que terminó se puede considerar el comienzo de la mala hora para el gabinete del exmandatario.

A pesar de las investigaciones que avanzan, el expresidente Uribe sigue defendiendo públicamente a sus funcionarios en los talleres democráticos y a través de su cuenta de Twitter. Cabe resaltar que hasta el momento, ante la justicia penal no existe condena en firme contra los miembros de su gabinete. Caso contrario ocurre en la Procuraduría General de la Nación, que tras el cambio de presidente empezó a destituir y hasta el momento ya ha cobrado la vida política de cuatro altos funcionarios.

Círculo cercano

El exvicepresidente Francisco Santos enfrenta una investigación penal. Además, cuatro exministros de Uribe están sub iúdice. El de Agricultura, Andrés Felipe Arias, enfrenta cargos por el escándalo de Agro Ingreso Seguro (AIS) e irá a juicio por contrato sin el cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros. Por este mismo caso lo destituyó hace dos semanas el procurador y lo inhabilitó por 16 años.

Al “club” se suman el del Interior, Sabas Pretelt de la Vega, y el de Protección, Diego Palacio, a quienes investigan por el caso de la yidispolítica. Al primero ya lo inhabilitó el procurador por 12 años y estaba ad portas de ir a juicio por cohecho, pero el pasado viernes declararon la nulidad del proceso, por lo que se tendrá que reanudar el proceso. En el caso del segundo, la Procuraduría lo absolvió y la Fiscalía avanza en la investigación.

Otra de sus fichas claves es el de Transporte. Andrés Uriel Gallego cuenta con una investigación preliminar en la Fiscalía y la Procuraduría por el caso del carrusel de la contratación y una investigación de responsabilidad fiscal en la Contraloría General. Aunque salpicado por varios escándalos, hasta el momento no tiene llamado formal.

Otros hombres de confianza

Pero las investigaciones no sólo están en su gabinete. Otros hombres de confianza del exmandatario están en líos judiciales. El escándalo más complejo que le ha tocado enfrentar al gobierno Uribe ha sido el de las interceptaciones ilegales del DAS. Por este escándalo acusan a Bernardo Moreno, su secretario en Palacio. También varios exdirectores del DAS, entre ellos la prófuga María del Pilar Hurtado, refugiada en Panamá. Al listado se suma Mario Aranguren, exdirector de la UIAF, quien estará la próxima semana en juicio.

En otros escándalos, a Edmundo del Castillo, su secretario jurídico en la Casa de Nariño, lo investigan por el escándalo de alias Job y recientemente en el escándalo por el carrusel de la contratación; al excomisionado de Paz Luis Carlos Restrepo lo investigan por irregularidades en las desmovilizaciones, y Carlos Albornoz, exjefe de la Dirección Nacional de Estupefacientes, también lo procesan por las anomalías en la entidad.

A estos casos se podrían sumar los funcionarios que resulten implicados en los recientes escándalos del carrusel de la salud y el desfalco a la DIAN. El listado lo cierra el propio expresidente Álvaro Uribe, a quien investiga la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes por el escándalo de las ‘chuzadas’.

A medida que avanzan las investigaciones, van surgiendo más escándalos. La cárcel de Ándrés Felipe Arias y el llamado a otros de los exfuncionarios de Uribe a rendir cuentas ante la justicia son la prueba de que la mala hora para el gabinete del expresidente apenas comienza.