Manifestantes de Madrid mantendrán su campamento al menos una semana

Los manifestantes tienen la intención de volver a organizar el próximo domingo una nueva asamblea.

Los manifestantes concentrados desde hace siete días en el centro de Madrid para protestar contra la crisis económica y el actual sistema político decidieron este domingo en asamblea mantener al menos otra semana su campamento en la céntrica Puerta del Sol de Madrid.

"Hemos decidido quedarnos como mínimo hasta el domingo a las doce horas, dijo uno de los organizadores del movimiento de protesta al dar a conocer el resultado de una votación a mano alzada.

Los manifestantes tienen la intención de volver a organizar el próximo domingo una nueva asamblea para decidir si mantienen su campamento de protesta en el corazón de la capital española.

Varios cientos de personas han decidido en asamblea mantener el campamento, declarado ilegal por las autoridades electorales españolas, más allá de los comicios locales y regionales que se celebran este domingo en España.

La misma decisión de mantener los campamentos de protesta que han proliferado por varias ciudades españolas ha sido tomada por algunos de los participantes en estas movilizaciones como es el caso del levantado en Oviedo, la capital de la región de Asturias (norte).

El pasado domingo, al término de una manifestación de protesta contra la crisis económica y el sistema político español, que prima a los dos grandes partidos, el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el opositor Partido Popular (PP, derecha), un grupo de manifestantes decidieron quedarse en la Puerta del Sol.

Pese a ser desalojados, al día siguiente, volvieron hasta crear el campamento que se ha convertido en el epicentro de iniciativas similares en varias ciudades de España.

Identificar propuestas para "una democracia limpia de corruptos", más justa y representativa y que no gobierne bajo el dictado de los mercados es la agenda del movimiento, que dice no representar a ningún partido político y que se ha extendido por toda España y a algunas capitales del extranjero.

En la noche del sábado, decenas de miles de personas se acercaron a estos campamentos, organizados en diversas comisiones para cubrir las necesidades de los manifestantes.