Manny Pacquiao cumplió las expectativas y retuvo el cetro del peso welter

El pugilista filipino venció por decisión unánime al estadounidense Shane Mosley.

El púgil filipino Manny Pacquiao cumplió las expectativas y superó a su rival de turno, el estadounidense tres veces ex campeón mundial Shane Mosley, por decisión unánime para retener la corona de peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Los más de 16.000 aficionados que llenaron el recinto del MGM Grand, de Las Vegas (Nevada), no salieron desilusionados de la velada boxística, y vieron a Pacquiao vencer con puntuaciones de 119-108, 120-108 y 120-107, que le dieron los tres jueces encargados de la pelea.

Los pronósticos en las apuestas marcaban 7-1 favorito al filipino, y sobre el cuadrilátero Paquiao los hizo buenos al protagonizar un tipo de pelea a la que ha acostumbrado a sus seguidores, de gran velocidad de piernas, de puños, y de poder en su castigo.

Desde el primer episodio Pacquiao se hizo con el control de las acciones, y aunque ambos decidieron estudiarse para saber qué táctica desarrollar, el filipino empezó a ganar puntos castigando con poder a su retador, que estuvo siempre más preocupado en irse para atrás que en hacerle frente.

En el tercer asalto Pacquiao ya había demostrado que tenía la pelea bajo control, y con poderosas combinaciones empezó a sorprender a Mosley, hasta que con un gancho de izquierda lo mandó a la lona para que el estadounidense registrara su primera caída desde que se enfrentó a Vernon Forrest.

Mosley, de 39 años, usó la cuenta de protección y pudo levantarse para continuar la pelea, pero Pacquaio, convertido en una máquina de golpes, siguió castigándolo metódicamente durante el resto del asalto.

Durante el quinto asalto Mosley tuvo una ligera recuperación para acumular puntos, pero el filipino no quiso ceder más terreno, y en el sexto volvió a imponer sus condiciones sobre el cuadrilátero.

Confiado, Pacquiao siguió haciendo su pelea, y en el décimo, después de un intercambio de golpes, Mosley lo empujó y lo envió a la lona, y el árbitro Kenny Bayless la contó como caída oficial.

La decisión de Bayless de haber registrado la caída contra Pacquiao molestó al filipino, que como única respuesta empezó a castigar con más poder y frecuencia a Mosley, quien asimilaba los golpes, pero constantemente era sacudido por la racha de puñetazos.

Para la primera vuelta del undécimo asalto Pacquiao tenía pleno control de la pelea, y seguía por todo el cuadrilátero a Mosley, mientras que los asistentes pedían a gritos que lo dejara fuera de combate.

Mosley hizo un boxeo defensivo que lo protegió de volver a la lona nuevamente y acabar la pelea de pie como hizo cuando se enfrentó a Floyd Mayweather Jr., el rival que todos quieren ver enfrentarse a Pacquiao, que tampoco tiene problemas en hacerlo, todo lo contrario de lo que sucede con el invicto púgil estadounidense.

Pacquiao, sabiendo que la pelea estaba de su lado, salió al décimo segundo asalto, a reafirmar lo que había hecho en los 11 anteriores, pero sin buscar el k.o., mientras que Mosley no dejaba de hacer boxeo de piernas para permanecer alejado de los puños del campeón.

Pacquiao, que se llevó una bolsa garantizada de 20 millones de dólares, deja su marca en 53-3-2, con 39 fuera de combate, y 14 triunfos consecutivos.

Mientras que Mosley la baja a 46-7-1, también con 39 fueras de combate, pero confirmando que su tiempo dentro del boxeo ya forma parte del pasado, donde llegó a tener tres títulos mundiales en diferentes categorías.

Temas relacionados