Maradona, siempre Maradona

El astro argentino acusó la selección de su país de dopaje y sus palabras aún retumban por toda Argentina.

Diego Maradona, genio y figura hasta la sepultura. Cada vez que el astro argentino abre su boca, el mundo se conmociona para bien o para mal. Su más reciente perla fue la acusación que le hizo a la selección de su país de doparse en el partido que le ganó a Australia en la repesca clasificatoria para el Mundial de Estados Unidos 1994.

De inmediato, la Asociación del Fútbol Argentino desmintió que haya tolerado tal conducta. “Queremos reivindicar la dignidad de personas injusta e indirectamente atacadas por un exjugador”, dijeron en un comunicado en alusión a Maradona, quien había dicho que a él y otros jugadores argentinos les dieron a tomar café veloz.

Al calor de una áspera polémica con Julio Grondona, el presidente de la federación argentina, Maradona también se preguntó “por qué” no hubo controles antidopaje en la repesca clasificatoria para el torneo mundialista disputado en Estados Unidos. “No hubo control antidopaje, simplemente, porque no constituía obligación reglamentaria para ese tipo de disputas”, subrayó el comunicado difundido por la Agencia EFE.

Además remarcó que, a causa del dopaje positivo de Maradona en el Mundial de EE.UU., la selección de Argentina tuvo “el triste papel de ser uno de los tres casos” de consumo de drogas no permitidas registrado entre 1994 y 2008.

“Se ha generado en los últimos días una minúscula controversia personal, resulta de la cual un exjugador creyó que con sus dichos inexactos y mal intencionados vulneraba o intentaba vulnerar la deportividad de una dramática clasificación frente a Australia casi a fines de 1993, válida para el Mundial del 94”, puntualizó la Asociación.

“Sólo por una cuestión de respeto y amistad se convino previamente con nuestro eventual adversario (Australia) no marcar una excepcionalidad a una regla, que no existía”, subrayó. Recordó que los “controles obligatorios” de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (Fifa) “recién fueron de total alcance a todas las competencias fuera de los mundiales a partir de la creación de la Agencia Mundial Antidopaje, en 1998. Era la obligación de la federación argentina dejar a salvo la honorabilidad de todos los que tuvieron el honor de protagonizar aquel hecho estrictamente deportivo ante Australia”, aseguró la Asociación.

A mediados de mes, Maradona anunció que demandará a Grondona a raíz de que el presidente de la federación hizo unas declaraciones en las que sugirió que el exseleccionador de Argentina mantiene su adicción a las drogas, lo que avivó las polémicas entre ambos. “¿Por qué no hubo antidopaje en el partido con Australia si habíamos tenido en todos los partidos? Lo que pasa es que para jugar con Australia te daban un café veloz. Al café le ponían algo y por ahí corríamos más”, había declarado el excapitán de la selección argentina.

El juego de palabras fue más allá y Maradona demandó a Grondona. El abogado del ex 10 de la selección de Argentina  afirmó que Julio Grondona puede ir a la cárcel por haber difamado e injuriado a su cliente. “Vamos a ir fuerte contra Grondona para tratar de poner las cosas en donde corresponde”, afirmó Alejandro Kalbermatten en declaraciones a la radio FM Identidad, de Buenos Aires. “Tenemos elementos como para que, en una de esas, pueda ir preso. Nos vamos a enfocar en todo lo que ha dicho Grondona sobre Maradona en los últimos días. Lo ha injuriado, lo ha difamado, lo ha discriminado. Diego ha dispuesto ir a fondo con este tema”, confirmó el abogado.

Entre tanto, Maradona insiste en que Grondona tiene que dejar el cargo que ocupa en la AFA desde hace más de tres décadas porque está viejo y el dirigente respondió: “Estoy viejo, pero sano. No como otros que no lo están y no por problemas naturales sino por problemas creados”.

“Esto no queda acá. Esta vez, voy a pisar el acelerador a fondo y voy a pisarle la cabeza al que sea”, afirmó Maradona en declaraciones a Clarín.

últimas noticias

Vettel logró la pole en el GP de Alemania

Así será el nuevo Milan