A marchar por la diversidad

Lesbianas, gays, bisexuales, transgeneristas e intersexuales de la capital se encontrarán al mediodía en el Museo Nacional para marchar hasta la Plaza de Bolívar.

Desde el mediodía y hasta las 2:00 p.m. del domingo, la carrera séptima estará abigarrada de diversos colores, tendencias, gustos, inclinaciones… albergará la diversidad y la tolerancia con que muchos sueñan, se convertirá en una calle de la democracia, de la libertad, de los derechos. Las Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgeneristas e Intersexuales (LGBTI) serán los protagonistas del desfile, pero la marcha estará abierta para todos los que quieran sumarse  al grito por una capital pluricultural, donde las minorías gocen de los derechos que tiene cualquier otro ciudadano.

La diversidad de tendencias sexuales es tan antigua como la historia del hombre y aunque algunas sociedades la han aceptado, en general ha permanecido escondida entre los tabúes a lo largo de la historia. Hasta hace cinco años la población LGBTI volvió a tomar fuerza y a abrirse campo en la sociedad, cuando comenzaron a aparecer centros especializados para ellos en Estados Unidos y Europa. En Bogotá, donde hay cerca de 14 mil personas LGBTI, los esfuerzos hechos por la Alcaldía y las iniciativas propias de esta población han cobrado fuerza desde 2007, cuando apareció en la localidad de Chapinero el primer Centro comunitario LGBTI de Latinoamérica, a donde actualmente acuden más de 1.200 personas cada mes en busca de apoyo. Además, el pasado miércoles entró en operación otro centro dedicado a ofrecer atención especializada a transgeneristas, en el barrio Samper Mendoza de la localidad Los Mártitres. Y el pasado jueves, otro centro dedicado a atender jóvenes de diversa inclinación sexual abrió sus puertas en Bosa.     

No son pocos, pues, los avances de la ciudad para abrirle espacio a la diversidad. Sin embargo, falta un largo trecho para que los miembros del sector LGBTI sean incluidos en las dinámicas sociales, laborales, culturales, económicas… Pese a que durante los últimos tres años se han alcanzado importantes logros en materia jurídica, como el reconocimiento de los derechos patrimoniales de las parejas homosexuales y la aceptación de su unión marital de hecho, aún falta un buen camino por recorrer para que en la capital y el país se garantice el pleno ejercicio de sus derechos como ciudadanos y se les permita, entre otros, adoptar. 

El desplazamiento forzado, el abuso por parte de las autoridades y la violencia generalizada siguen siendo factores que afectan la integridad de quienes difieren de los heterosexuales. El estudio llamado ‘Todos los deberes, poco los derechos’ que presentó la organización Colombia Humanitaria este año, muestra que entre 2008 y 2009 fueron asesinadas 127 personas LGBT en el país, de las cuales el 50% eran mujeres transgeneristas. La investigación también reportó 48 casos de abuso por parte de las autoridades. Para entonces, además, se conoció la distribución de panfletos intimidantes contra la población LGBTI en 32 departamentos del país. Hoy el panorama no es muy distinto, aún está en la memoria de los bogotanos lo ocurrido hace poco más de tres meses, cuando un patrullero de la Policía disparó contra tres transgeneristas e hirió a una de ellas.

Por eso, la Alcaldía Mayor, a través del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (IDPAC) y los Centros Comunitarios Distritales LGBT, se han encaminado a promover una ciudad de derechos y serán quienes acompañarán y apoyarán la marcha del domingo, que es la XV que se realiza en la ciudad. Aunque es común encontrar entre estas marchas trajes de novia, torzos semidesnudos, trajes rimbombantes y demás atuendos que para algunos capitalinos podrían parecer estrafalarios, el presidente del Consejo Distrital de Cultura para los sectores LGBTI, Felipe Correa, afirma que la marcha constituye más un acto de dignidad que de exhibicionismo, pues los marchantes muestran con orgullo aquello por lo cual han luchado y que les ha generado exclusión, discriminación y demás maltratos sociales.