Marchitar exenciones y revisar base gravable, ejes de la reforma tributaria

El costo fiscal en IVA, entendido como el efecto recaudatorio por punto de tarifa de los bienes y servicios exentos y excluidos, asciende en el año 2010 a $573,300 millones.

Un profundo revolcón en las exenciones y devoluciones tributarias se propone realizar el gobierno del presidente Santos en el proyecto de reforma tributaria que presentará, posiblemente en agosto al Congreso.

La iniciativa que excluye incremento en los impuestos, busca compensar ese desbalance ampliado la base gravable para que más colombianos paguen impuestos.

La idea es bajar el impuesto a la renta pero incrementar el número de contribuyentes obligados a pagar esta carga impositiva.

La decisión del Gobierno se aceleró una vez fue descubierto el carrusel descubierto en la Dian donde los protagonistas principales son exfuncionarios de la entidad recaudadora.

Todo este proceso será complementado con una reducción en la tramitología y la creación de incentivos a las empresas para que formalicen el pago de los impuestos que les corresponde.

El ministerio de Hacienda explicó que los beneficios tributarios constituyen aquellas deducciones, exenciones y tratamientos tributarios especiales, presentes en la legislación tributaria que implican una disminución en la obligación tributaria para los contribuyentes, generando menores recaudos para el Estado.

Estima un informe del Gobierno que las gabelas tributarias existentes se encaminan al “desarrollo de las regiones, la generación de empleo, la promoción de algunos sectores económicos, la protección y conservación ambiental, el fomento a la inversión nacional o extranjera y el impulso de las exportaciones”.

El costo fiscal en IVA, entendido como el efecto recaudatorio por punto de tarifa de los bienes y servicios exentos y excluidos, asciende en el año 2010 a 573,300 millones de pesos, una cifra cercana al 0,1% del PIB (producto interno bruto).
 

Temas relacionados

 

últimas noticias