Medidas para contener el impacto ambiental

La capital cordobesa realizó un estudio de huella de carbono que le permitirá implementar acciones de mitigación del daño ambiental en este municipio.

El estudio desarrollado por Proactiva Medio Ambiente arrojó resultados que permiten concretar responsabilidades y acciones que garanticen una mejoría en el aire que respiran los monterianos, partiendo de que, en 2009, la emisión de dióxido de carbono  (CO2) fue de 1.239.247 toneladas. Montería comenzará a elaborar y ejecutar su plan maestro de cambio climático “Montería Ciudad Verde 2019”, para poner en marcha acciones de mitigación, adaptación, compensación de emisiones y sensibilización ciudadana.

Después de analizar cada uno de los sectores económicos predominantes en la ciudad se determinó que, en áreas rurales, los sectores agricultura, ganadería y usos de la tierra son los que aportan mayor volumen de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); Montería es uno de los principales centros ganaderos del país.

Lo anterior, de acuerdo con Marcos Daniel Pineda García, alcalde de Montería, es producto de la deforestación, el uso irracional y sin conocimiento de pesticidas y fertilizantes, además de la inadecuada disposición de residuos sólidos, emisiones de gases y ruido, y vertimientos domésticos, agropecuarios, industriales y mineros a las aguas. Como medida de contingencia, la Alcaldía pretende promover, a través del Plan de Acción Trianual (PAT), el uso de abonos orgánicos como fuente de nutrición para cultivos e incentivar la producción limpia y sancionar la contaminación, así como también brindar  asistencia técnica para el uso de plaguicidas y fertilizantes biológicos.

La administración municipal está ejecutando un proyecto para impulsar a Montería como un destino eco-turístico. Pineda García asegura que, “estamos promoviendo los mercados verdes como una oportunidad de generación de ingresos y para generar prácticas más responsables con el medio ambiente. Vemos, por ejemplo, que la ciénaga de Martinica tiene un alto potencial para entrar en los mercados verdes del sector ecoturismo y que la de Betancí es apta para producción ecológica libre de contaminantes. Lo que queremos es  sensibilizar a la comunidad productora y consumidora para que sus productos vayan dirigidos hacia este mercado”. Pineda García agregó que se incentivará a los productores en la implementación del uso de los ecoetiquetados y certificación ambiental.

En el ámbito urbano, el transporte es el que mayor volumen de emisiones de GEI genera con 166.065 toneladas de C02 -equivalentes al 53% del total de la contaminación del aire de esta ciudad- seguido por residuos (sólidos y Aguas Residuales) con 81.909 toneladas equivalentes al 26%, y la Electricidad con 40.494 toneladas que representan el 13% de contaminación.
Este es el primer paso que está haciendo la ciudad para  cumplir con  los compromisos adquiridos, en 2010,  tras la firma del Pacto de Ciudad de México, en la Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático (COP 16), acuerdo mediante el cual 138 ciudades del mundo se comprometieron a reducir sus emisiones de GEI.