Merkel y Santos esperan que el TLC impulse las relaciones

Ambos mandatarios reiteraron su deseo de profundizar las relaciones bilaterales tanto en lo político como en lo económico.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reiteraron su deseo de profundizar las relaciones bilaterales tanto en lo político como en lo económico, ámbito este en el que esperan que sea impulsado por el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y la UE.

El presidente y la canciller coincidieron en señalar que la ley de víctimas y restitución de tierras promovida por el gobierno colombiano es un paso fundamental para el fortalecimiento de la democracia y la reconciliación en Colombia.

En esta primera visita oficial de Santos a Alemania, Merkel ofreció al presidente colombiano todo su apoyo en la implementación de esa ley y en encontrar fórmulas que ayuden a la superación pacífica del pasado en Colombia.

"Queremos hacer un aporte para que se llegue a una superación pacífica del pasado. Lo que podemos aportar es nuestra experiencia en la superación de nuestro propio pasado como un paso hacia la reconciliación", dijo Merkel en una comparecencia conjunta ante la prensa en Berlín.

Santos, por su parte, subrayó que Alemania ya ha venido ayudando a Colombia en la recuperación de algunas áreas que estuvieron "bajo el control del terrorismo y el narcotráfico", y subrayó que ahora los campesinos que vuelvan a sus tierras necesitaran apoyo tecnológico para poder producir y acceso a mercados.

"En todo ello, la ayuda alemana va a ser muy importante", dijo el presidente colombiano.

En el tema del acceso a los mercados, el Tratado de Libre Comercio con la UE puede ser clave para Colombia. Las negociaciones para el mismo ya están terminadas y tanto Merkel como Santos expresaron su esperanza de que supere rápidamente los trámites para que entre en vigor lo más pronto posible.

Ese tratado puede, según Merkel, ser un nuevo impulso para unas relaciones comerciales que ya han venido creciendo vertiginosamente en los últimos años.

"Entre 2005 y 2010 el comercio bilateral entre nuestros países ha crecido un 45 por ciento. Sin embargo, creemos que todavía hay un gran potencial y esperamos que el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y la UE traiga un enriquecimiento de nuestras relaciones bilaterales", dijo Merkel.

Asimismo, Santos subrayó que espera no sólo un aumento del comercio sino también de las inversiones directas en Alemania.

"Tenemos la esperanza de que con el tratado aumenten los flujos de comercio y los flujos de inversión. En Colombia hay grandes posibilidades de inversión", dijo Santos quien esta noche se reunirá con un grupo de empresarios alemanes para exponerles las ventajas de invertir en su país.

Por otra parte, Santos subrayó que las relaciones de Colombia con Alemania no se limitan a lo económico y la cooperación en los organismos multilaterales sino que son también intensas en otras áreas como la educación y la cooperación tecnológica para la protección del clima.

Sobre el tema educativo, los dos gobernantes constataron que hay un número creciente de estudiantes universitarios colombianos en Alemania, que, según dijo Merkel, ya forman el tercer grupo en tamaño entre los latinoamericanos.

Por ello, los dos gobernantes manifestaron el propósito de firmar un Memorando de Entendimiento para establecer consultas a nivel técnico en temas de educación, ciencia e investigación.

Los dos gobernantes también abordaron el tema de la lucha contra el narcotráfico y subrayaron que se trata de un problema que ningún país en el mundo puede combatir solo.

"Efectivamente, se trata de un problema que ningún país puede afrontar solo", dijo Santos.

"Colombia es el país que más ha sufrido con él en todo el planeta. Pero el narcotráfico es la fuente de financiación de grupos terroristas en todo el mundo y no sólo en Latinoamérica. Piensen por ejemplo en Afganistán", agregó.

El presidente colombiano también admitió que los éxitos de Colombia en la lucha contra el narcotráfico han terminado generando problemas en otros países de la región y dijo que su país está dispuesto a cooperar para resolverlos.

Merkel, por su parte, subrayó que el narcotráfico es un problema que debe enfrentarse a nivel regional.